jueves, 11 de octubre de 2012

Año de la Fe

Con motivo del cincuentenario la inauguración del Concilio Vaticano II, el Papa ha declarado el Año de la Fe, que inicia hoy 11 de octubre de 2012 y concluye el 24 de noviembre de 2013, Solemnidad de Cristo Rey del Universo. El objetivo es "dar un renovado impulso a la misión de toda la Iglesia, para conducir a los hombres lejos del desierto en el cual a menudo se encuentran en sus vidas, a la amistad con Cristo que no da su vida plenamente".

Para mayor información sobre el Año de la Fe y cómo celebrarlo, ingresar por aquí.

También Benedicto XVI ha considerado oportuno enriquecer este Año con la concesión de indulgencia plenaria para todos los fieles que en esos meses den testimonio público de la fe cristiana en la vida diaria:
La indulgencia, según el decreto firmado por el cardenal Manuel Monteiro de Castro, penitenciario mayor de la Iglesia romana, será aplicada en las condiciones que establece la Iglesia, es decir, si el fiel se ha confesado, ha tomado la comunión y ha rezado según las intenciones del sumo pontífice.
Los fieles conseguirán la indulgencia durante todo el año cada vez que, entre otras, participen en las lecturas de textos sagrados en las iglesias, cada vez que peregrinen a una basílica, catacumba cristiana, catedral, basílicas menores o santuarios marianos y participen en alguna función sagrada o mediten y al final recen el Padrenuestro.
También si un día de ese Año de la Fe el fiel visita el baptisterio u otro lugar en el que recibió el bautismo y renueva las promesas bautismales según la fórmula legítima.
Los fieles que no puedan participar en celebraciones como las anteriores, debido a que están enfermos, encarcelados, son ancianos, etc, podrán lograr la indulgencia plenaria en las mismas condiciones “si se unen espiritualmente a los actos en los que las palabras del pontífice o de los obispos son transmitidas por televisión o radio, recen el Padrenuestro y hagan la profesión de Fe”.
 
Para saber qué sin las indulgencia y cómo de obtienen, ingresar por aquí. La indulgencia no es una patente de corso para pecar, ni la compra de un perdón, sino que representa un mayor esfuerzo por parte del fiel para liberarse de la pena temporal por los pecados ya perdonados.

Como quiera que los obispos venezolanos organizarán las actividades correspondientes en nuestras diócesis.  Estemos atentos para asistir a ellas. Es una buena ocasión para renovar la fe, enmendarse y vivir como cristianos.

Sólo me resta indicar algunos de los lugares de peregrinación de los mencionados por el decreto. En Caracas, por ejemplo y sólo por citar algunos, además de la Catedral (esquina de La Torre), tenemos la basílicas menores Santuario de Santa Capilla (esquina de Santa Capilla), Santa Teresa (Palma a Santa Teresa), y San Pedro Apóstol (Los Chaguaramos); en Maracaibo la Basílica de Nuestra Señora de Chiquinquirá; en Margarita la Basílica de la Virgen del Valle; en Guanare el Santuario de Nuestra Señora de Coromoto, además de todas la catedrales y muchos otros santuarios que podremos visitar con devoción. Por aquí, un listado con las basílicas menores y santuarios en Venezuela, y por acá las catedrales de las diversas diócesis. Cliqueando en el nombre del templo nos llevará al mapa con su ubicación y algunos datos de interés.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada