jueves, 26 de julio de 2012

Las esquinas de Caracas

Carmen Clemente Travieso
1900-1983
Autora
Recuerdo que tendría yo unos nueve años cuando mi tía Trina (María Trinidad Virginia -o Titá, como la llamábamos sus sobrinos) me mostró un libro que para mí encerraba todos los arcanos de la vieja Caracas. Se trataba de Las esquinas de Caracas, obra de la periodista y luchadora social Carmen Clemente Travieso, en su primera edición (1956). La información contenida en ese libro me sirvió para planificar mis correrías y aventuras por el centro de Caracas, o para apreciar mejor sus puntos de interés histórico.

Por supuesto, nunca le robé el libro, sino que, libreta y lápiz en mano, revisaba con reverencia sus, para mí, interesantes artículos, anotaba, y luego lo devolvía sin daño alguno. Por muchos años busqué un ejemplar propio, sin hallarlo. La segunda edición fue en 1966, pero para entonces no trabajaba y cuando ingresé al mercado laboral ya estaba agotado.

Edición de 1966
Hace poco lo conseguí en el mercado de libros usados del puente de la Av. Fuerzas Armadas con Urdaneta; o para decirlo en caraqueño clásico: "de Romualda a Plaza España, cerquitica del callejón de Manduca" (así se deberían dar las direcciones en Caracas). Se trata de la segunda edición (Talleres Gráficos de México S. A., México, 1966).  Claro, ya maduro y jubilado, no me dice lo mismo de cuando cursaba primaria, pero el libro conserva su encanto.

La Editora El Nacional editó de nuevo, en 2001, esta obra de Clemente Travieso en un bello formato, que se consigue en muchas librerías, y otra de bolsillo en 2004; aunque sigo prefiriendo mi viejo ejemplar que me recuerda a la edición de 1956.

Voy a permitirme extraer de un artículo contenido en Las esquinas de Caracas, que ilustra en algo el pasado de la ciudad y la nomenclatura de sus esquinas:
Las esquinas cambian sus nombres
A raíz de la Independencia, las esquinas de Caracas cambiaron sus nombres. La ciudad se hallaba dividida por una gran cruz que va de Norte a Sur, o sea del Ávila al Guaire y de Este a Oeste, o sea de Quebrada Honda a Catia, cuyo centro es la Torre de Catedral. Al viajero Deponds (sic) le llamó la atención sus calles rectilíneas "que orientan hacia los cuatro puntos cardinales" y Humboldt encontró que sus calles eran "anchas, bien alineadas y cortadas en ángulos rectos". Otro viajero la comparó a "un tablero de ajedrez levantada por uno de sus ángulos".
Cuadrilátero histórico de Caracas
Imagen tomada del grupo Caracas en Retrospectiva
Cortesía de la amiga Maria F. Sigillo
El año de 1847 Caracas tenía cinco puentes: Carlos III en La Pastora, Trinidad, San Pablo, Cruz de Punceles y uno en Candelaria: Ña Romualda. La gran cantidad de barrancos que rodeaba la ciudad necesitaba unos 25. Existían también unos pequeños puentes, como el de "Los Suspiros" sobre El Guaire, cerca de El Empedrado; el de San Francisco sobre el Caroata (calle de La Faltriquera); el de la Misericordia a Candelaria, Calle del Rosario y el del Anauco.
Antes de continuar, aclaremos un poco la confusión creada por la aplicación curiosa de los signos de puntuación de nuestra amiga Carmen La Feminista: 1) el puente Carlos III queda en La Pastora, bastante bien conservado y mantiene su nombre realista; 2) el de La Trinidad queda  (o quedaba) cerca del Panteón Nacional. La zona ha cambiado mucho desde que hicieron un viaducto y construyeron el mamotreto de la Biblioteca Nacional; 3) San Pablo quedaba en El Silencio, cerca de la esquina de San Pablo (Av. Baralt a la altura de la Plaza Miranda) Casi toda la quebrada de Caroata pasa embaulada bajo el centro de Caracas; 4) el de Cruz de Punceles, sobre la quebrada de Catuche, quedaba en el callejón que sube de la esquina de Punceres en la Av. Urdaneta (una media cuadra hacia el oeste queda la esquina de Plaza España y el "Puente de las Viudas" o de la Av. Fuerzas Armadas, donde está el mercadillo de libros viejos y usados, y 5) el de Ña Romualda (hoy esquina de Romualda), también sobre la quebrada de Catuche, también desapareció y las aguas infectas pasan, embauladas, bajo la calle, para luego resurgir entre edificios hacia la esquina de Puente Yánez. ¿Nos ubicamos?

Caracas en 1775. Este plano en su firma original tiene en su
parte superior el Poniente. Lo he volteado para que nos
ubiquemos mejor. Al extremo derecho la quebrada Anauco;
cruzando la ciudad por el centro en diagonal la de Catuche, al oeste
la de Caroata y abajo el río Guaire.
Menciona también como un puente menor al del Anauco. Al contrario, este puente fue importante porque en él terminaba la Calle Real de Caracas. Para ubicarlo nada más tenemos que ir a la esquina de Alcabala, en Candelaria (donde está el restaurant La Cita), y mirar en dirección este (hacia la Cruz Roja o esquina de Barrilito); allí comienza a descender la calle y a media cuadra veremos el puente con la quebrada de Anauco embaulada (una vez fue paseo peatonal, pero hoy es refugio de maleantes y fumadores de crack). El puente tiene una bellas arcadas ¡Acérquense sin bajar! Después comienza el camino a Petare, que fue el que tomó Bolívar en la emigración a Oriente en julio de 1814. Desconozco los otros puentes y tal vez desaparecieron en vida de Carmen Clemente.
En 1775 las 24 manzanas primitivas se han multiplicado y existen para esta fecha 134 manzanas de 150 varas cada una. En 1843 tiene 8 puentes; 10 calles Norte-Sur; 17 Este-Oeste; 140 esquinas....
Sí, Carmen, la ciudad fue creciendo. De 6.000 habitantes que tenía Caracas en 1677, llegó a tener alrededor de 45.000 a finales del siglo XVIII, para luego decaer hasta casi desaparecer a causa del terremoto de 1812 y la guerra de Independencia. Para 1876 la población llegó a las 50.300 almas y luego, con la pacificación del país y el surgimiento de la industria petrolera la población subió a 320.646 habitantes en 1946, 926.042 en 1954; llegando al millón en 1957 y a los dos millones en 1968. Ese crecimiento vertiginoso trajo cierto desarraigo en la población y la pérdida de ciertas costumbres caraqueñas. Cada vez es más difícil conseguir un caraqueño de pura raza, pero ese no es el tema que tratamos.
Algunas esquinas de Caracas cambian sus nombres. Así la "Esquina de Jesús" se llamó primero de "Las Cabezas", porque en ella se fijaban en grandes palos las cabezas de los patriotas. La esquina de "San Francisquito" recibió ese nombre cuando los frailes se retiraron allí después del terremoto del 4 de abril de 1812. La esquina de "Viento" se llama así porque allí se extendía una sabana frente a la plaza de Santa Rosalía que el pueblo bautizó con el nombre de "Sabaneta del Viento". La esquina de "Manduca" rememora el nombre de José González Manduca, quien tenía su casa en aquel sitio.
Iglesia de Santa Rosalía
Santa Rosalía a Candilito
Para este artículo, Carmen Clemente Travieso usó como fuente al libro La ciudad de los techos rojos, de Enrique Bernardo Núñez, y como don Enrique, salta de un tema a otro, lo que le da cierto sabor a su texto.  Bástenos con saber que los curiosos nombres de las esquinas del centro de Caracas (extendido hasta la zona de Los Caobos) no es obra de las autoridades municipales, sino del pueblo caraqueño, necesitado de una orientación en una ciudad en las que todas las casas se parecían. A veces los munícipes, por ignorancia o por soberbia -o ambas-, se les ocurre inventar un nombre que tal vez no perdure. 

Citemos dos casos: 1.) la Alcaldía del Municipio Libertador, en un arranque anticlerical, revolucionario y ateo y para celebrar el bicentenario de 1810, puso una placa de mármol de mala calidad al pie de la ceiba de San Francisco con letras muy coloradas y grandotas "Esquina de la Ceiba"... ¿Qué tal? Díganle a cualquier caraqueño que los oriente hacia la esquina de Ceiba... No podrá dar indicaciones y tal vez nos dirija a La Pastora, donde hay una esquina de ese nombre. El nombre de San Francisco precede a la siembra de la ceiba y en la próxima esquina hacia el oeste (esq. de la Bolsa) hay otra ceiba más frondosa y sana que la de San Francisco.
Iglesia de San Francisco
Esq. de San Francisco
2.) Nací en la Clínica Razetti en la esquina de Cervecería, Parroquia Candelaria. Hace unos dos años pasé por allí y vi una placa en la pared que decía "Esquina de la Razetti"; no era una placa reciente. Posiblemente las nuevas generaciones no sepan dónde quedaba la fábrica de la Cervecería Caracas, pero todo el mundo sabe dónde queda la clínica Razetti. Tal vez pronto todo el mundo la conozca sólo como Razetti y desaparecerá Cervecería.

La designación de una esquina con un nombre no tiene nada que ver con la importancia histórica o política de algún vecino, sino a la su valor social. Simón Bolívar nació de San Jacinto a Traposos (no se menciona a los Bolívar); En cambio un bodeguero isleño da el nombre a la esquina de Miguelacho (o Ño Miguelacho), también lo dieron una tabernera llamada Romualda y un pequeño comerciante (Ño Pastor). A veces es el anonimato el que aparece en nuestra nomenclatura popular, como El Muerto; otras veces algún objeto de utilidad pública: Pilita, Dos Pilitas, Hospital, Cárcel... o tal vez sea un lugar importante como Principal (por el Cuartel Principal) o Torre (de la Catedral); otras veces son plantas: Urapal, Mamey, Palma, Palmita, Bucare o Cardones; o es una advertencia: Pele el Ojo a Peligro. Nos puede parecer caprichoso, pero en su momento tuvo su lógica. Podríamos escribir un tratado clasificando las esquinas, pero mejor es visitarlas y conocer su historia.

Plaza de San Pablo
Esq. de san Pablo
Un último punto antes de concluir: las esquinas de Caracas tienen su jerarquía propia, correspondiendo a Torre el primer lugar. Así la Calle Real de Caracas en dirección Este sería: Torre a Madrices, Madrices a Marrón, Marrón a Cují, Cují a Romualda, Romualda a Manduca, Manduca a Ferrenquín, Ferrenquín a Cruz (de Candelaria), Cruz a Alcabala. Alcabala a Puente Anauco. Es incorrecto decir Puente Anauco a Alcabala. Es correcto decir Gradillas a Sociedad, e incorrecto Sociedad a Gradillas.

Volveremos en otra oportunidad a Carmen Clemente Travieso y su libro, que recomiendo especialmente a forasteros y jóvenes. Por el momento, les dejo un plano de la parte oeste del centro de Caracas como un incentivo a descubrir y explorar Caracas y sus esquinas.



34 comentarios:

  1. Le pido,por favor, que busque en su libro y me diga el origen del nombre de la esquina El Cristo frente a la Av. Fuerzas Armadas, en la misma cuadra que la esquina El Muerto , El Viento e Isleños ¡Me ge rebanado el cerebro buscándolo!

    ResponderEliminar
  2. No es un libro, sino varios. Déjame ver si Cristo aparece. Lo más probables es que se deba a una imagen de Cristo crucificado entronizado en el zaguán de una casa. Ya te hago saber.

    ResponderEliminar
  3. Ok, lo encontré en la página 161. Cito: en aquellos tiempos, los alrededores de la hoy conocida Esquina del Cristo eran, como casi toda la ciudad, un peladero rodeado de barrancos. Allí un día apareció un nicho con una imagen de Cristo dentro, al cual se le hacían fiestas y se le colocaban flores y luces todos los añois en memoria de una leyenda que corría de boca en boca entre los vecinos estremecidos de pavor.

    La historia es larga, pero está relacionada con un bodeguero mala gente, a quien se lo "llevó el diablo"; es decir, se puso peor. Los vecinos recurrieron al párroco quien los propuso colocar el Cristo en el sitio. ¿Te satisfizo? Te prometo otras entregas con la nomenclatura caraqueña.

    ResponderEliminar
  4. Pues alimentó más mi curiosidad y por enésima vez lo busqué en internet y me apareció por arte de magia el libro con la cita de la Esquina EL Cristo ¡Qué coincidencia! y mire que me cansé de buscar por la red en otras ocasiones. Debo encontrar esos libros. Por estos días pasaré por el puente de las Fuerzas Armadas ( Por fin encuentro a alguien que reconoce la plaza España o lo que queda de ella ) o iré a la pulpería del libro. ¡No sabe como le agradezco! Ya tengo su blog en mis páginas favoritas para aprender más de Caracas. Ojalá pudiera ver fotos la Esquina en tiempos pasados. Pero eso sería pedir un milagro jejejejeje
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando Carmen Clemente escribió el libro el Cristo aún estaba en la esquina. Seguro que cuando hicieron la avenida destruyeron el lugar, aunque en Cruz de Candelaria aún está la pieza del siglo XVIII y en la esq. del Carmen se conserva la imagen original pegada a un edificio de los años 40. Me pregundo si el de la esquina del Cristo sigue allí. En Facebook hay un grupo que se llama Caracas en Retrospectiva (son dos) que tiene fotos antiguas de Caracas. Busca por allí. Feliz domingo.

      Eliminar
  5. No el cristo no está en la esquina. Llevo toda mi vida viviendo aquí. Estuve leyendo toda la mañana sus publicaciones y nunca me he detenido en ver estos detalles y eso que frecuento La Candelaria y Santa Rosalía. Me encanto el de los rigores de Santa Rosalía.Muy divertido e interesante. Feliz domingo para usted también.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias; espero que te hayan gustado. En estos días vienen unos amigos del interior y los voy a llevar de paseo al centro. Una mañana la voy a dedicar a Santa Teresa y Santa Rosalía. Tal vez almorcemos en la esq. del Muerto.

      Eliminar
  6. Actualmente escribo un ensayo sobre los solares iniciales de Santiago de León y sus vecinos y primeros pobladores. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debe ser interesante, te los conoces mejor que sus madres. ¿Has leído la novela Catalina de Miranda? El otro día la vi y no quise llevarme una mala sorpresa. Un abrazo.

      Eliminar
  7. Busco informacion de las esquinas de Pepe Aleman y Doles y me ha sido bastante dificil conseguirla. Me puede orientar en donde ubicar esta informacion.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con gusto. Creo que el mejor libro con información sobre las esquinas de Caracas es "La nomenclatura caraqueña", de Rafael Valery. Lo editó Armitano en 1978. Difícil de conseguir porque no ha sido reeditado. En la página 172 aparece la reseña histórica de la esq. de Dolores, que en los planos de 1843, 1852 y 1856 aparecía como de Echezuría. "El nombre Dolores aparece en la nomenclatura dada a Caracas por el Obispo Diez Madroñero, pero en ella se identifica con la cuadra de Nuestra Señora de los Dolores, la comprendida entre Carmelitas y Altagracia. Además, para la época del Obispo Diez, la esquina no era más que un lugar despoblado". En el mismo libro, Valery cita don José García de la Concha quien comenta "que tampoco se sabe si le dieron ese apelativo por alguna bella dama que habitara por allí, por algún mal que sufriera alguna persona, por el famoso grito mexicano o en recuerdo de algún pueblecito español, ya que en sus contornos habitaba buena parte parte de la colonia española, principalmente canarios dedicados a la horticultura de las vegas y vaqueros en los establos".

      En la pág. 252 está Pepe Alemán, antes llamada de Amaaro. A partir del plano de 1875 se le llama de Alemán y a partir de 1906 Pepe Alemán.. "Debe tratarse de un personaje popular que tuviese allí su morada o su negocio en la segunda mitad del siglo XIX, ya que por los contornos también hubo un pescador, una cochera u un ennegrecido horno de alfarería". El artículo es largo pero allí está lo esencial.

      Espero que sea de utilidad. Siempre a la orden.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    3. De allí los nombres de las esquinas Horno a Cochera y Pescadores a Albañales, esquinas muy conocidas de la parroquia San Juan. Unas muy curiosas como Truco y Balconcito en el norte de la ciudad, creo que es la parroquia Altagracia.

      Eliminar
  8. Si me pudiera informar el origen del nombre de la muy concurrida esquina de TRACABORDO, ya que por mucho que lo busqué, no encontré nada sobre ésta. También le pregunté a un cordial viejito, muy entendido en topónimos caraqueños y no me "dió razón" como dicen en el Zulia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al parecer, nadie te podrá "dar razón". Según Rafael Valery, aparece por primera vez con ese nombre en el plano de 1856 y agrega: No he podido conocer la etimología y el origen fe tan extraño nombre; podría guardar relación con trácala y tracalería, y provenir de algún juego o jugador.

      ¿Quién sabe? En la zona hay nombres un tanto curiosos, como Pele el Ojo y Peligro.

      Eliminar
  9. ...Y que hubo de aquellas placas que en cada esquina contaban un poco de su historia y que con el tiempo desaparecieron como si los lateros se hubiesen aprovechado de ellas, la última creo existió por allí en la pared de un muy céntrico edificio público. Estas placas las recordará el caraqueño de los principios de los ochenta amante de su ciudad y que gracias a Nuestra Señora de Caracas no ha perdido por el arte y parte de nadie la nomenclatura antigua que está envuelta en una dura coraza de tradición.
    Sin embargo sitios del viejo casco no han tenido tanta suerte y en este momento pienso por culpa de fulana politiquería: el Paseo del Calvario, calvario cuando era árida colina que Guzmán Blanco embelleció con un Paseo y Parque que con sus apellidos rebautizó y que el nombre desapareció cuando el pueblo derribó al Manganzón y que luego durante años se llamó el flamante Paseo de La Independencia. Pero quitaron a Colón y Zamora tom´o su lugar por obra, gracia y desgracia de los coloraos y ahora quieren que se llame Paseo Ezequiel Zamora.
    En fin...podría agregar que entre los viejos sitios casi sagrados de los casi únicos y supervivientes en nuestra tan maltratda capital: el Pasaje Linares que a duras penas se mantiene entre la tradición, el amor, el olvido y el abandono. Hace más de treinta años existió en el ángulo noroeste de la bocacalle sur una grande y larga placa en peltre azul y blanco que indicaba "Pasaje del Mercado" lo que me indica que aquellos indicadores que las esquinas de Caracas tuvo por años debieron ser probablemente de los años 30 porque para los ochentas el viejo Mercado de San Jacinto ya había pasado hacía más de treinta años a la historia.
    ...Y creo todavía cacarean eliminarle la vieja nomenclatura a la vieja Caracas, deberían comprarse el libro Nomenclatura Caraqueña de Valery que todavía puede conseguirse en TecniCiencias y hacerle un aporte constructivo a la capital.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es. Las placas, que creo que eran de bronce, debieron ser"recicladas" en beneficio de alguien. Queda una en la esq. de Pelota, otra en un edificio público y en la de Cervecería otra, que no creo que sea de las originales, que dice "Esq. de La Razetti..." .

      Lo del parque El Calvario es trágico. No sé si lo has visitado recientemente. Fui en un tour organizado y era como visitar una ruina a la que le limpiaron y le echaron "una lechada". No es restauración propiamente dicha; estatuas mutiladas, nichos vacíos, esculturas de gusto coloraito (me llamó la atención un indio volador)... En fin, se recuperó el espacio para los vecinos pero no para la ciudad. Tomé unas fotos el año pasado y las puse con una leyenda sobre el Tirano Aguirre.

      Esa idea de cambiar la nomenclatura es absurda. Existe una, la oficial, que fue establecida en tiempos de Guzmán y es obra de Arístides Rojas, que es en base a puntos cardinales. Los nombres los pone el pueblo para orientarse. En verdad deberían leerse a Valery. El caso, para mi emblemático, es la placa al pie de la ceiba de San Francisco en mármol barato y letras rojas que muestra orgullosamente "esquina de la Ceiba"... Más brutos imposibles.

      Saludos

      PD. Recuerdo la placa del Pasaje Linares. Coincido un mil por ciento contigo.

      Eliminar
  10. Señor Abraham Quintero, soy caraqueño y nacido en una policlínica que existió en la parroquia de Nuestra Señora de Candelaria, esquina de Puente Brión cerca de otra de esas esquinas acaso rebautizadas llamada "Esquina de Colimodio" gracias al edificio y a una razón social famosa de los años 50, 60 y acaso 70 de quipos médicos ya desaparecida.
    Me contenta mucho si no me emociona que personas como usted amen y se preocupen y hayan estudiado la historia menuda de esta ciudad que pudo ser más pero que abusaron de su generosidad desbordante y aun despues de que las pobaciones por años la hayan destruido (desde la muerte del Benemérito hasta la fecha la aniquilaron mil veces) y aun pretenden sembrar el término Cuadrilátero Histórico o de promocionar tours por el llamado y desdibujado Casco Historico, sí y aunque todavía esta ciudad tiene edificios como el Pasaje Linares de 1891, la Casa Mendoza primer asiento jesuítico en Caracas, el Templo de San Francisco donde por cierto fueron revelados por la prensa de Diciembre detalles de su casi desconocida "catacumba" estremecedor espacio como esa cisterna que alberga la Casa Mendoza.
    Yo nací en 1958 acaso no tan tarde como para haber disfrutado de los alrededores de la Plaza del Panteón masacrados para un absurdo y faraónico proyecto inconcluso llamado Foro Libertador para nada menos que el Bicentenario de Bolívar, se llevó toda una zona que bien o mal se había conservado desde antes de Humboldt.
    Parapetearon el antiguo Puente de La Trinidad, colonial como el de Anauco y Carlos Tercero pero tuvieron la desgraciada idea de tumbar la Quinta Guzmán, la propiedad que "El Venezolano" tenía cerca del Cuartel San Carlos de 1799 y que le dió el nombre a esta remota esquina a la salida del Puente de El Cuño.
    Vi demoler la ultima casa de estilo Neoclásico entre Pinto y Viento, ví demoler la casa más famosa de La Pastora y que existió en la esq. de Portillo y desmejorarse todo desde Altagracia, Cuartel Viejo a Pineda hasta más allá de la iglesia de La Pastora a pesar del esfuerzo titánico de un grupo de pastoreños en los años 70 y 80 que imprimían un periodiquito que se llamó El Pastoreño.
    Estoy seguro de que si en algun momento nos encontrásemos y nos pusiéramos hablar de lo que hemos conocido y aprendido invertiríamos largas y satisfactorias horas.
    A mi me conocen en La Gran Pulpería del Libro, El Buscón y trabajo de lunes a viernes en una conocida franquicia de medicinas y equipos médicos.
    Ojalá tenga ese placer algun día.
    Saludos y un provechoso 2014.
    Por cierto que hasta los sapitos "culí" casi han desaparecido pues que calamidad, la ciudad crece y se llevan por delante bonitas casas y hermosos jardines con grandes árboles, floresta cuidada y olorosas y tupidas matas de mango para construir como es el caso de Campo Alegre un montón de edificios colorados y casi sin gracia todos de la misma altura y que vistos desde un cercano PH de Chacao paree más bien un cementerio hebreo (túmulos alineados) El Rosal y Las Mercedes son un recuerdo y La Castellana con Altamira van por ese camino.
    Solo nuestro Avila y nuestra Silla de Caracas espectacular parecen eternizarse con el Naiguatá y toda la cordillera hacia el Este.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus expresiones. La desgracia de Caracas viene marcada por el desarraigo, la falta de conocimiento y amor por la ciudad y un falso sentido de la modernidad. No se puede amar y ciudar lo que no se conoce. Por eso edificios que fueron parte de la historia han desaparecido para ser remplazados por cosas mediocres. Un amigo arquitecto opina que eso se debe a que nos avergüenza un pasado de pobreza. ¿Quién sabe?

      En verdad, da gusto conocer a alguien que le interese el tema. Cuando desees podremos vernos. Tengo tiempo de sobra.

      Coincido plenamente contigo.

      Eliminar
  11. Buenas...bien atractiva esta página tuya y bien de estos tiempos cuando el libro impreso se debate en una incesante pelea con el libro digital y computarizado. Google es fantástico y una computadora realmente imprescindible para muchas cosas (las señoritas Pardo siempre llevaron su negocio Soberbia C.A de forma entéramente manual, inclusive sus inventarios les tomaban dias y semanas pero durante los más de 50 años de ese negocio jamás se usó una computadora ni caja registradora, pero calculadora sí porque las buenas ventas lo requería) Para ellas que vivieron entre libros y que tuvieron varias sedes que mudaban ellas solas (yo las conocí frente al antiguo Hotel Waldorf en una esquina que no sabría decirte ciertamente su nombre pero que está cerca del Puente Anauco, "Puente Anauco" la llamé siempre, Av. de La Industria, imagínate y eso porque esos predios y en la cercanía estuvo la Cervecería creo originalmente "El Aguila" tal vez luego Caracas si mal no me equivoco frente a un teatro que conocí casi desmantelado ya: el Teatro Caracas, de los años 20 o 30. Era casi el extremo Este de Caracas, hubo casas habitadas por buenas familias, estuvo el edificio central de los Tranvías Eléctricos (donde hoy está la Torre Provincial), más al Este el Hospital Militar que en sus primeros años creo se llamó Hospital Linares construido por el mismo Linares del Pasaje en 1890 creo y que hoy es la Cruz Roja; del edificio original queda la parte frontal pero la planta creo fue modificada con los años. Si seguíamos más al Este: la entrada a la Carretera del Este. En fin me extendí. Las Pardo no conocen el libro digitalizado pero su foto está en Google en la última sede hacia 2005 poco antes de liquidar. Antes habían estado en la Calle Pedroza de La Florida (1986-2003) y de Tracabordo a Puente Yánez (1981-1986). Donde está el Sambil hurtado e invadido estuvieron 25 años hasta 1981 y en los primeros años en un caserón de Santa Teresa.
    Tocar y oler libros, sus páginas, su impresión, palparlos y apreciarlos solo lo puedes con el libro impreso.
    Vuelvo a felicitarte por tu biblioteca, casi enciclopedia digital, hace rato me llamó la atención el artículo sobre La Manzanita Criolla y había escrito algo sobre la pasión por los mangos más allá de las fronteras de nuestro valle de Caracas-Chacao-Petare pero como trabajo en una corporación el uso de Google tiene grandes restricciones por razones obvias para muchos y no guardó lo escrito, se borró.
    En mi casa tomando prestada la única laptop viejita seguiré examinando con más libertad y no con libertinaje tus muy coloridos anaqueles.

    Saludos nuevamente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, amigo. Hago esto para entretenerme. Siéntete en libertad como si estuvieras en casa (se aceptan críticas, peticiones y sugerencias). No hay nada como un libro de papel, y hojearlo en un placer sensual que o te puede dar ninguna computadora.

      Ahora que lo mencionas, en los años 70 había una librería muy interesante en la esq. de Puente Anauco, donde hoy está el Sambil robado e invadido. Recuerdo haber comprado allí un libro sobre iconos griegos que sigo conservando.

      Saludos cordiales.

      Eliminar
  12. Caracas es un ciudad pontálida, desde los primeros puentes que probablemente fueron muy rústicos o acaso había que sortear los cauces, Anauco, Carlos III y Trinidad. Seguro que el de Doña Romualda escondido está bajo capas y capas del mal llamado progreso.
    Puente Victoria es un puente con doble arcada como Puente Páez. El de La Trinidad tiene un arco curioso y creo que el de Anauco tuvo si no están allí más de tres arcos.
    Por Quinta Crespo hay dos puentes de la época de Don Joaquín uno de ellos o acaso los dos Casacoima y Junin son de estructura de hierro acaso de la misma industria que hizo el segundo Puente de Hierro. Hace treinta años uno de ellos conservaba los postes de los faroles a gas y una gran placa de inauguración como placa alusiva a su conclusión la tuvo Puente Páez, en marmol blanco, pequeña, 1888; esta desapareció hacé treinta años.
    Puente Yánez con sus curiosos estribos es de la época de Guzmán Blanco. El estribo Oeste único existente.
    fué rescatado por el Cronista Montenegro.
    Y deben de haber más puentes como el de Canónigos de 1904, el de Santa Bárbara a Canónigos, el de Las Brisas, el de El Cuño, Puente de La Pastora, Guanábano, Puente de la Regeneración, de Hierro, el pequeño de mampostería en Caño Amarillo, etc, etc
    Y los de la Caracas Moderna como los bautizados "Las Nalgas de Rómulo" hasta los Morochos Metálicos de Las Mercedes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El de Romualda quién sabe cuándo lo demolieron. Ahora la quebrada de Catuche pasa embaulada bajo las Av. Urdaneta y Fuerzas Armadas, para ver un poco de luz por Puente Yánez, desaparecer y volver a reaparecer frente al Guaire.

      Hay uno que no mencionas. El Puente san Pablo (entre san Pablo y López). Caroata discurre debajo de El silencio en ruta imprecisa para salir más abajo, casi en el Guaire.

      Pontálida si es, pero los puentes styán mal ubicados y no hay casi conexión Norte-Sur.Voy a chequear en los libros para ver qué hay y de allí podrá salir un artículo para esta bitácora. Creo que muchos de los puentes "nuevos" ya son lo suficientemente antiguos como para entrar en la lista de viejos o tradicionales. Ej: Las Acacias y Las Mercedes. Hasta las "Nalgas" ya son viejas.

      Eliminar
  13. Como tu mencionas la edición en bello formato de los Libros de El Nacional de "Las Esquinas de Caracas" en 2001, ayer en una larga caminata que conclutó en la Librería de Alejandría", encontré entre otras la que supuestamente es la edición que tu mencionas en un formato con el de una guía telefónica ¿Es la que tu mencionas? pues me nace la curiosidad. En ese formato, bonita presentación y nítido contenido El Nacional reeditó las "Leyendas Históricas" de Don Arístides Rojas con profusión de ilustraciones.
    Te menciono haber visto tambien una edición de 700 ejemplares de una excelente edición titulada mas o menos como "El Despotismo del General Castro" y que es la traducción de una tesis foránea. Le edición es del 2013 de Caracas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo que tenga formado de guía telefónica: tapas duras, más bien delgado, tiene en la portada (creo) una vista de caracas desde El Calvario según grabado de 1834. He visto también el de Arístides Rojas.

      También en Alejandría, estuve a punto de comprar del libro sobre Castro, pero lo dejé para otro día.

      Eliminar
  14. Gracias Abraham, es el mismo, lo que pasa es que a veces la memoria te pone en dudas. Ahora no recuerdo si en este género y formato el de Carmen Clemente y el de Don Arístides son los únicos en la colección de El Nacional.
    ¿Por curiosidad preguntastes el precio del libro sobre Castro.?

    ¿Has visto el número de páginas de El Nacional en estos dias? y "El Impulso" iba a reducir a un cuerpo hace unos dias. Tengo dolorosa curiosidad cómo estarán dentro de un mes si la luz en el camino no se enciende.

    Una vez mas ¡Gracias!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hace siglos que no toco un periódico. leo las noticias por Internet. Muy lamentable la falta de papel; estamos regresando a la edad de Trucutú.

      No tuve oportunidad de preguntar el precio del libro sobre Castro. En el momento que iba a hacer la pregunta comenz[o el bautizo de la novela de Jason Maldonado. Cuando lo compre -si Dios quiere- ma;ana, te digo.

      Feliz jornada

      Eliminar
  15. "Caracas a través de su arquitectura" excelente libro sobre la ciudad (1567-1969) cuesta ahora en Tecniciencia los pocos ejemplares que reaparecieron Bs. 750 y "Nomenclatura Caraqueña" los ejemplares tienen ahora nuevo precio: 650.

    Excelentes megatrabajos capitalinos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando cerró Armitano Editores, Tecniciencia compró casi toda la existencia. Es la única librería que los tiene.

      Eliminar
  16. Buenas noches
    Sobre el origen del nombre de "el Silencio" que es como popularmente se conoce hoy dia la parroquia Santa Teresa, pero que antiguamente era un barrio popular, parece que a las orillas del riachuelo Caroata. Y digo parece porque yo no llegué a verlo ni he visto nunca ninguna foto del mismo
    Decía, retomando el tema, que hay varias versiones sobre el nombre Silencio

    Francisco Herrera Luque afirma que después del terremoto de 1641 el bullicioso barrio quedó destruído en su totalidad y en absoluto silencio. El obispo Tovar habría exclamado ¡que silencio!¡que silencio!
    También hay la versión de que ese suceso fue ciento y picote años después, en el terremoto de 1812
    Alguien dijo una vez, no recuerdo si Oscar Yanez o Amador Bendayán o el musiú Lacavallery o Billo o otra persona que ese nombre viene de un "toque de silencio" en la epoca de López Contreras. Esto, aún siendo cierto, despoetiza totalmente el asunto
    Lo del obispo Tovar ya tiene el sabor de lo antiguo, pero yo no se si la Caracas de 1641 que no era como Lima o México de la época, sino un simple caserio, llegaba hasta el Caroata y lo que es hoy la plaza O´Leary
    Yo me quedaría con la versión de 1812 y rechazo la del "toque" por prosaica y reciente, si se quiere

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El nombre de El Silencio, que no pertenece a Santa Teresa sino a San Juan, surgió de una peste que decimó a la población de toda la provincia de Caracas. Ese barrio, que estaba fuera del perímetro urbano y era conocido por su bullicio, quedó silencioso. En este blog puedes leer un artículo titulado "Silencio, un profundo silencio..." que narra la historia.

      Feliz noche.

      Eliminar
    2. Gracias. No sabía que existía ese artículo. En cuando tenga tiempo suficiente lo busco
      Feliz dia

      Eliminar
    3. Lo encontré rápido. La verdad que no lo había leído ni conocía la historia del padre Carabantes. Lo leí por encima, luego la leeré con mas detenimiento. Año 1658 como diría Ricardo Palma "356 años tiempo es"
      Seguramente pasé por el muchas veces sin percatarme. A mis problemas de miopia y astigmatismo se une ahora la presbicia, como "adulto contemporáneo" -- gringada horrible este término-- que soy. Pero palante es pallá

      Eliminar
    4. A todos nos llega la presbicia y siempre recordaremos el día en que se manifestó.

      Pa'lante.

      Eliminar