jueves, 4 de octubre de 2012

Joaquín Crespo, el último caudillo militar

Joaquín Crespo, el último caudillo
militar del liberalismo venezolano
Carátula
A sus 94 años, Ramón J. Velásquez continúa produciendo para beneplácito de los lectores venezolanos. Hoy comentaré un libro de su autoría que salió al mercado hace poco más de un año y me ilustró sobre un período insuficientemente estudiado de la historia de Venezuela. El libro se titula Joaquín Crespo, el último caudillo militar del liberalismo venezolano (Ediciones Teura, Caracas, 2011), que el Dr. Velásquez enriquece con las hazañas del curandero Telmo Romero en Caracas, protegido del Presidente de la República.

El autor nos muestra la vida y obra del General Joaquín Crespo; desde sus comienzos en los años cincuenta del siglo XIX hasta el 16 de abril de 1898, cuando cae en acción, su personalidad crece y se consolida como la última gran figura del liberalismo venezolano.  Nos muestra las diversas etapas de la carrera de Crespo, primero con Guzmán Blanco y luego sin el control guzmancista; su forma de gobernar o "Cesarismo Plebiscitario", como lo llamó César Zumeta; la Revolución Legalista; las intrigas, lo conflictos, y los aciertos y desaciertos de su gestión,  que lo llevaron a morir en 1898 en la Mata Carmelera.


Telmo Romero
También nos regala Ramón J. Velásquez con la historia de Telmo Romero, quien que casi llega a ser rector Rector de la Universidad Central de Venezuela, y fue autor del libro El bien común, que ofrecía soluciones para todo: desde cómo montar un toro a pelo hasta la receta para un linimento antisifilítico, o curar para las almorranas. Por suerte, los estudiantes de la Facultad de Medicina requisaron todos los ejemplares del libro que pudieron encontrar en Caracas y los quemaron frente a la estatua del Dr. José María Vargas, en un acto de desagravio a la ciencia.

Un ejemplo de sus recetas:
Para repeler el sueño cuando se desee
Colóquese en un litro de ginebra de Holanda un corazón de vampiro disecado y pulverizado; tómese luego del líquido tres onzas divididas en tres dosis, cuando se quiera evitar el sueño de la primera noche; llevándose al efecto debajo del brazo izquierdo una bolsita que contenga un corazón de murciélago y quitándosela luego que no la creyere necesaria.
O esta otra para saber el estado interesante o normal de las señoras
Siempre que se quiera saber si una señora se encuentra recientemente embarazada o enferma de la sangre, dénsele a comer dos onzas de miel de abeja mezcladas con una de acíbar de zábila, tomando inmediatamente un vaso de agua natural del estanque. Si no apresurase el período ordinario, hágasele orinar en una vasija aseada y colóquese dentro de ella un dedal de plata o acero y si pasadas tres horas no se hubiere enmohecido es señal evidente de que no se encuentra encinta.
El texto es de grata lectura y repleto de información interesante, como nos ha acostumbrado el Dr. Velásquez. Se imprimieron 500 ejemplares de la edición y -buscando con detenimiento en las librerías de Caracas-, aún se puede conseguir. Me puso a pensar en lo degradante que es el caudillismo para un pueblo y cuán bajo se puede caer con la superchería. Valió la pena.

Ramón J. Velásquez
Autor
¿Quién no lo conoce?






8 comentarios:

  1. Interesante lectura, lo buscaré, me llamó la atención

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hace unos días lo vi en Tecniciencia del Sambil. Si no lo consigues, te puedo prestar el mío.

      Eliminar
    2. Si no lo consigo te comento. Gracias por la oferta

      Eliminar
  2. Ahora para no dormir no hacen falta remedios tan elaborados. Basta con pensar en la situación del país. Y si es viernes o sábado no faltará algún vecino que te aleje el sueño con pretexto de un cumpleaños u otra cosa.

    Pues hacía bastante tiempo que no tenía información de Don Ramón "Jota" He leído bastante "La caída del Liberalismo Amarillo" y recientemente encontré "Guzmán Blanco" de Tomás Polanco Alcántara, en un puesto de buhoneros culturales, como nuevo. En éste último se menciona mucho el Diccionario de Historia de Venezuela, de la Fundación Polar. Hasta ese momento yo desconocía por completo la existencia de ese Diccionario. Me trajo a la memoria una Enciclopedia Venezolana de los años 70 que yo no pude tener por ser un niño pobre pero feliz en aquel entonces. La editaba una editorial con nombre de cacique ¿Guaicaipuro? no yo se que era un nombre largo, Guaicaipuro no era, Mara, Tiuna, Chacao mucho menos

    Pero como la dicha Enciclopedia tal vez haya quedado desactualizada, porque de ella no he oido nunca mas, en cambio me gustaría saber donde se podría conseguir el Diccionario de la Polar, ya que según las referencias tiene una enorme cantidad de información.
    Gracias de antemano y feliz año

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era Editorial Guaicamacuto. El año era creo que el 73 el del Hombre que si Camina qepd que para mi el único que se ocupó del trabajador, me consta, pero no insistiré mas en el asunto. Desde ese ya lejano entonces no supe mas de la Enciclopedia. Parece que esos esfuerzos culturales están mas perdidos que la partida de nacimiento del Faraón Menes (3100 a. C.)

      Eliminar
    2. Ramón Jota sigue escribiendo. Hace poco compré su más reciente ttítulo: Caudillos, historiadores y pueblo (Fundación BanCaribe, 2013). Recuerdo la Enciclopedia, que a veces he visto bajo el puente de al Av. Fuerzas Armada (Romualda a Plaza España), pero como tú indicas, ya debe estar desactualizada.

      La Polar creo que ya sacó una edición más reciente del Diccionario de historia. Creo que se consigue en la casa que ellos tienen de Veroes a Jesuitas, pero recuerdo haberla visto hace unos meses en un Tecniciencias, pero no me creas como dogma de fe. Ese diccionario no tiene desperdicio. Trata de conseguirlo. También ellos prepararon una versión digital pero nunca la vi en las librerías.

      Los esfuerzos culturales deben ser continuados para que no perezcan.

      Feliz año también para ti y los tuyos.

      Eliminar
  3. El muy ilustre Ramón José Velásquez está cumpliendo 98 este año y uno de sus sobrinos me dijo que estaba "viejito" pero como una chompa.
    Tecniciencias no vende ediciones de la Fundación Polar y el Diccionario de Historia lo ví la última vez en la Feria del Libro de Baruta. Son conservadores con los precios en todas sus publicaciones además de que la Casa Mendoza es otra dimensión y otro mundo y la cuadra donde está consigue el visitante viejos caserones parapeteados pero rescatados por esta dictadura.
    Telmo Romero hizo tres ediciones de "El Bien General" pues fue llamado "El Brujo del Crespismo" y "El Héroe del Deber Cumplido" le tenía mucha fé. Hubo una reacción adversa no sé si por la muerte de Crespo o porque el hombre cayó en desgracia por los más sabidos y los ejemplares de El Bien General fueron quemados en el patio de la UCV. Es un librito rarísimo.
    Buscar en los puestos "Bajo el Puente" no me dá mucho tiempo para hacerlo pero cuando sí o casi siempre dá satisfacciones y estos libreros que ahora parecen estar alojados en lo que yo llamo "Barrio Librero" tiene otras sucursales: Padre Sierra a Bolsa, Bajo el Elevado de la Andrés Bello, Al inicio del abandonado Paseo Anauco en la Av México, Cerca de Los Antiguos Museos y en algún segmento del Boulevard de Sabana Grande.

    ¡Suerte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal cual. Se ve que estás bien informado.

      Saludos.

      Eliminar