miércoles, 17 de septiembre de 2014

Anhelo

Cristo yacente, por  Gregorio Fernández (1576-1636)
Iglesia de San Miguel y San Julián, Valladolid

ANHELO

Es mi gloria mi esperanza,
es mi vida mi tormento,
pues muero de lo que vivo
y vivo de lo que espero.

Espero gozar mi vida
en la muerte que padezco,
y en cada instante que vivo
un siglo forma de deseos.

Deseo morirme y, cuando
efecto juzgo mi afecto, 
la muerte traidora huye
para dejarme muriendo.

Muriendo vivo y me aqueja
el dolor de no haber muerto,
que, ausente del bien que adoro,
ni salud ni vida quiero

Quiero en las aras del amor
sacrificar mis alientos,
y como el vital no rindo,
por rendirlo desfallezco.

Desfallezco, gimo, lloro,
y, triste como tórtola, peno,
siendo tristes mis arrullos
índices de mi tormento.

Tormento que me reduce
a llegar a tal extremo,
que, sin admitir alivio,
lágrimas son mi sustento.

Por Sor Juana María de los Ángeles, en el mundo María Josefa Paz del Castillo

Fuente: Antología de la poesía hispano y americana, Tomo tercero
Editorial Biblioteca Nueva, Madrid, 1958

Hay pocas noticias sobre la poesía venezolana anterior a la Independencia, a pesar de la activa vida cultural que experimentaron las provincias que hoy conforman a Venezuela. Casi todas las antologías comienzan con Andrés Bello, como si nada hubiese existido con anterioridad. Pocos ejemplos surgen aquí y allá, pero no dan un cuadro completo. Las editores de esta antología hacen una breve semblanza:
María Josefa Paz del Castillo nace en Coro a mediados del 700 (El P. Pedro Pasblo Barnola SJ , asegura que en 1770), e ingresa en el Convento de Santa Ana de su ciudad natal con el nombre de Sor María de los Ángeles. Su juventud encantadora, de extraordinario ingenio y gran belleza, fue lujo y gozo en los salones de la colonia. Recibió unas formación literaria nutrida de clásicos castellanos del Siglo de Oro, que asimiló con inteligente sensibilidad. El único poema que ha llegado hasta nosotros -Anhelo- tiene un fragante eco teresiano pasado por aires gongorinos (...)Sor María de los Ángeles es, sin duda alguna, una vez lírica transida de ardor místico, suave y delicada y la iniciación de la poesía femenina venezolana.
El P. Barnola ubica su fallecimiento hacia 1817

12 comentarios:

  1. Esto no es un comentario. Ni me gusta escribir esto aquí. Pero no tienes "mensajes". Asi que simplemente se trata de una forma de expresar mi preocupación por el hecho de que, sin aviso previo, tengas una semana desaparecido

    ResponderEliminar
  2. Abraham, por favor, escribe algo acá. Ese Cristo me tiene atormentada......y aterrorizada. Es demasiado realista. Y tu tienes demasiado tiempo fuera de tu blog y no me digas que es porque estas en cama, ya que yo lo estuve tres semanas y me las arreglé con un teclado y un ratón inalámbricos, ademas de que existen los laptops y hasta el celular.

    Y si no puedes o deseas investigar, para tu blog, vente conmigo a https://www.facebook.com/groups/lavenezueladeayer/705907256155987/?notif_t=like Es bastante simpático y puedes limitarte a comentar. Aceptas mi invitación?

    ResponderEliminar
  3. Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  4. Hola Olmar, soy una amiga y compañera de trabajo de Abraham de muchos años. Lamento informarte que nuestro amigo falleció anoche a las 12 am después de muchos días de hospitalización y gravedad. Tenía Amiloidosis, una extraña y cruel enfermedad. Que descanse en paz

    ResponderEliminar
  5. Adios gran amigo. Te voy a extrañar. Aquí quedo en mis manos el libro de comida mediterránea que quería compartir contigo. Tampoco pude recibir de ti el libro de los cocteles del que tantas veces conversamos. Sabia hace tiempo que estabas mal y siempre levantaba mi vista hacia el Centro Polo buscando una respuesta a tu ausencia y a nuestras charlas. Ya no me hablaras mas de la tia amada y tus escapadas al Lagar...

    ResponderEliminar
  6. y despues de varias semanas es que te estoy extrañando.......me cuesta saber que no estas mas aqui.

    ResponderEliminar
  7. Acá mi recuerdo del gran Abraham: http://venezuelaysuhistoria.blogspot.com/2014/11/yo-fui-amigo-de-abraham-quintero-1953.html

    ResponderEliminar
  8. !Dios¡ jamás pensé encontrar tan infausta noticia pero es que me llamó la atención que despues de todo este tiempo haya quedado este anhelo de vivir y recuperarse -así lo entendí yo- y el Santo Cristo agonizante, irónicamente. No llegamos a conocernos despues de todo sino intercambiando impresiones y recuerdos sobre el Colegio San Ignacio, Caracas, Chacao -su terruño-. Su página ojalá quede como un monumento a sus terrenales deseos de paz, felicidad y satisfacción y que este monumento quede para que siempre sea fuente de consulta y recuerdo. Es un honor a quien en este momento de sobrecogimiento se merece.

    Honor y Gloria a tí Abraham Loyaltarra A Mayor Gloria de Dios (AMGD)

    ResponderEliminar
  9. Ayer tuve contacto con alguien que fue tu amigo......la tristeza regresó.
    Me rodea un desierto. Descansa, amigo, descansa.

    ResponderEliminar
  10. El escrito de Sor Juana Inés de Los Ängeles es sobrecogedor si pensamos que Abraham en ese momento tenía y sentía la muerte cerca acaso porque ya le habían dictado el veredicto de los exámenes que desde hacía semanas se venía realizando. Sin despedidas en su página acaso con el anhelo de seguir con vida sentía con todo su peso la guadaña de la muerte cerca.

    AMGD Caracas y todos los que te seguimos sentimos realmente como trunca tu labor en esta tierra, una abrazo desde acá a tres meses y una semana de tu inesperada partida, esperaría que una misa en tu colegio con San Ignacio y la Virgen se celebrara, un poco más cerca de todo y todos quienes nos dejaron.

    ResponderEliminar