lunes, 8 de octubre de 2012

Los higos de Catón

Higos de las huertas de Venezuela


Desde niño, cuando escuché en clase de Historia Universal el tema de las Guerras Púnicas, cada vez que veo un higo fresco y sabroso me recuerdo de Catón el Censor y aquella ocasión en que se presentó al Senado de Roma con un cestillo de higos.

Según la historia que nos relataba el maestro en primaria, y más o menos recuerdo, sería lo siguiente: un día, luego de concluir la segunda guerra púnica, se presenta Catón al Senado portando un cesto lleno de higos jugosos y frescos; los distribuye entre los padres conscriptos y les pregunta:

- ¿De dónde creéis que proceden estos higos?...

Como el viejo Catón era amante de la agricultura, unos le decían que eran de su propia huerta, otros de las campiñas cercanas a Roma, y algunos se atrevieron a decir que el lugar de procedencia no podría ser más lejano que la Campania... Luego de un momento de silencio que dio más dramatismo al acto, les dice:

- ¡De Cartago! Si los higos llegan así de frescos, imaginaos cómo llegarán los cartagineses a las puertas de Roma.

En ese momento les habría soltado la frase que lo hizo famoso hasta nuestros días (no hay prueba de ello):

Carthago delenda est

A partir de ese momento, Catón, cada vez que se dirigía al Senado sobre cualquier asunto, siempre lo concluiría con esa frase, o tal vez con otra también muy conocida:

Ceterum censeo Carthaginem esse delendam


Catón, el Censor
o El Viejo, para diferenciarlo
de su nieto
234 a C - 149 a C


Me gustan los higos cuando están en su punto. Me los como al natural o con jamón curado. En Roma, donde se consiguen de muy buena calidad, los disfrutaba con pizza bianca e prosciutto. Una verdadera delicia. Los que vemos en la foto estaban como los de Catón, no me dieron tiempo de comprar el jamón serrano... tal era la tentación.




4 comentarios:

  1. Me quedo con el mensaje contextual de tu historia...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pronto comenzaré con los Repúblicos. Este es un inicio.

      Eliminar
  2. Por cierto, veo que la historia de la Virgen del Valle se ha vendido...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, en un mes ha tenido casi 700 visitas. Ya le será más dificil destronar a la hallaca y a George Foreman. La entrada N° 2 de la Virgen del Valle no ha corrido con tanta suerte.

      Eliminar