miércoles, 3 de octubre de 2012

El ordeño

Faena de ordeño
Tomada de www.orinocopadrerio.blogspot.com


EL ORDEÑO

I

Recordad una hora de la vida llanera;
-¡ha llegado la aurora!- grita la guacharaca,
y con su matutina, jubilosa alharaca,
se despierta el muchacho de la grey sabanera.

Ha llegado la aurora. Y al saltar de la estera
de juncos, o del cuero que le sirve de hamaca
el mancebo se lanza de la pobre barraca
cobijada con pencas de redonda palmera.

Va a la acequia cercana, de corriente parlera...
Luego al prado cercano donde pace la vaca
y asegúrala -a soga- de una rústica estaca.

Del chiquero descorre la pesada talanquera;
y saludan sus coplas a la tierna ternera
cuando corre a la madre, con tenura bellaca.


II

La ternera de prisa, porque el hambre no es lerda,
se abalanza a la ubre, maternal seno henchido.
Mas apenas lo gusta, que con rápida cuerda,
de la res a las patas delanteras ha sido

luego atada. El muchacho con la borla de cerda
de la cola vacuna, que un plumero recuerda,
los pezones enjuga (por el jugo vertido),
y prolonga la vaca su materno mugido...

Suavemente se hincha como odre la ubre.
- ¡Odre vivo, precioso de su néctar salubre!-
a dos manos exprímela el mancebo inclinado...

Y cayendo en el fondo de la blanca totuma,
al isócrono ritmo del "ordeño cruzado",
hay dos chorros de nieve derretida en espuma.


Fuente:
Pedro Pablo Barnola SJ. Las cien mejores poesías líricas venezolanas (UCAB, Caracas, 2002)


Alfredo Arvelo Larriva
1883-1934
Alfredo Arvelo Larriva, autor de este poema, es uno de los mejores exponentes del Modernismo en Venezuela. Practicó su arte en la cárcel, durante la tiranía de Juan Vicente Gómez, y luego en el destierro hasta su muerte en Madrid. Colocamos hoy estos dos sonetos de su autoría, a propósito del cuento El garrafón de absintio, que publicamos ayer.

La estructura de este díptico y su lenguaje formal, parecen estar en contradicción con la escena rústica que describe, en particular si lo comparamos con poetas criollistas de generaciones subsiguientes, como su ilustre pariente Alberto Arvelo Torrealba; y sin embargo logra calzar a la perfección el lenguaje y forma universal en una escena local, que no es criollista, pero se la sabe criolla... de su nativa Barinas.

De él nos dice Rafael Arráiz Lucca, en su Antología de la poesía venezolana (Panapo, Caracas, 1997):
Su poesía fue afecta al juego y al ingenio, es considerada como la máxima expresión del modernismo venezolano, al menos así piensa Alexis Márquez Rodríguez, quien ha estudiado a fondo su obra: "Hoy ya no nos queda la menor duda de que Arvelo Larriva fue el más completo, auténtico y original exponente de la poesía modernista en Venezuela, al mismo nivel de calidad de muchos de los grandes representes del Modernismo en otros países del continente".
...La poesía de Arvelo Larriva revela a un lector que no se agotaba en autores del patio, suyos fueron los escritores europeos más relevantes; esto puede decirse de muy pocos poetas de su tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada