martes, 1 de mayo de 2012

Nuestra Señora de Coromoto II


Relicario de Nuestra Señora de Coromoto
Foto tomada del Blog de la Chef Ivette Franchi
http://www.cincopanesydospeces.blogspot.com
En una rueda de prensa celebrada este jueves el 3 de septiembre de 2009, la Conferencia Episcopal Venezolana presentó el informe relativo a la restauración de la Reliquia de la Virgen de Coromoto y lo que se pudo en el proceso.

En mi artículo anterior sobre la Virgen de Coromotodestaqué las observaciones que hizo en su oportunidad el padre Barnola con respecto a la Reliquia y la representación “oficial” de Nuestra Señora de Coromoto sentada en un trono románico, en pose hierática. La diminuta imagen mide 2,5 cm de alto por 2 cm de ancho. A través de los 357 años que transcurrieron desde su aparición, fue expuesta a diferentes factores que produjeron su deterioro.


Desde 2002, la Fundación María Camino a Jesús, con sede en Maracaibo, estado Zulia, inició una campaña en pro de la restauración de la Reliquia y recuperarla de los daños que ocultaban casi totalmente la imagen. La Fundación y Mons. José Manuel Brito, rector del Santuario Nacional de la Virgen de Coromoto, impulsaron el proyecto, buscaron los recursos económicos y se dedicaron a contactar al equipo de expertos que participaron en el proceso.


En el interim, en julio de 2008, se produce un intento de robo sacrílego de la custodia que guarda la Reliquia en el Santuario Nacional, causando algún daño. Esto decidió definitivamente a la Conferencia Episcopal Venezolana, que, luego de recibir el proyecto del obispo de Guanare, Mons. José Sotero Valero Ruz, otorgó el permiso para proceder a la restauración.


Entre el 9 al 15 de marzo de 2009, en un laboratorio instalado con este fin en la Casa la Bella Señora, sita en el complejo del Santuario Nacional de la Virgen de Coromoto, el equipo de trabajo compuesto por los restauradores Pablo Enrique González y Nancy Jiménez, que habían participado en la restauración del Acta de Independencia,  acompañados por José Luis Matheus, director de la Fundación zuliana y Mons. José Manuel Brito como custodios del proceso, se comenzaron los trabajos de conservación de la imagen. El proceso fue exitoso y arrojó interesantes resultados, además de la limpieza y recuperación de la Reliquia:

Detalle del rostro de la Virgen de Coromoto.
Se observan algunas perforaciones que, al parecer,
fueron un ocasionadas en un intento de copiarla.
Foto tomada del blog de Ivette Franchi
Lo primero que llamó la atención fue que, una vez analizada el agua empleada en el tratamiento, el pH resultó ser neutro, hecho inexplicable. Es decir, el agua destilada, luego de usarse, no dio muestra de trazas ácidas o alcalinas.
  • La tinta se mantiene firme, nítida y con suaves relieves y en un solo trazo.

  • Se detectó la presencia de símbolos de origen indígena al fondo de la imagen, detrás de la Virgen, los cuales según opinión del antropólogo Nemesio Montiel, son deben ser estudiados. Estas se ven en lo que el P. Pedro Pablo Barnola identificó como un camarín rústico, coronado por un arco cañizo en forma de portal y sostenido por finos soportes, que luego los pintores inexactamente transformaron en columnas enlazadas con un arco”. Allí, en las paredes de caña, se ven esos símbolos.
  • El Niño Jesús aparece sentado en el regazo de la Virgen y se observan con claridad las manos maternales que lo sostienen.

  • Por observación microscópica, se logró identificar en los ojos de la Virgen, de menos de 1 milímetro (aproximadamente 2 micras), la presencia del iris, hecho particularmente desconcertante pues hasta el momento se pensaba que los ojos de la imagen eran simples puntos.

  • Al profundizar en el estudio del ojo izquierdo de María, se pudo definir un ojo con las características de un ojo humano; se diferencia con claridad el globo ocular, el conducto lacrimal, el iris y un pequeño punto de luz en el mismo.
  • Maximizando el punto de luz, se pudo observar que el mismo parece formar la imagen de una figura humana con características muy específicas.
  • La corona de la Virgen y el Niño son típicamente indígenas. No es una corona real con joyas, sino de plumas, a la usanza aborigen.

Imagen de Nuestra Señora de Coromoto
Creo que corresponde a una ilustración
del libro del Hermano Nectario María
Hablar de la Virgen de Coromoto implica también comentar la obra del Hermano Nectario María, a quien se debe no sólo la investigación sobre la aparición de Coromoto y otros aspectos de historia religiosa de Venezuela, sino que también pasó muchos años investigando en el Archivo de Indias sobre Venezuela, su origen y su historia. Varias generaciones de venezolanos usaron el texto de HNM durante la escuela primaria.

Como comencé la historia por el final, en la próxima entrega contaré la historia de su aparición al cacique de los idios cospes, cerca de Guanare, resultado de las investigaciones del Hno. Nectario María. Para continuar a la tercera parte ingresar por aquí

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada