martes, 16 de octubre de 2012

195 años del fusilamiento de Manuel Piar


General en Jefe Manuel Carlos Piar
El 16 de octubre de 1817 fue una fecha trágica en los anales de la patria. El amañado juicio al General en Jefe Manuel Carlos Piar, y su posterior fusilamiento, sembró la duda y salpicó la hoja de servicio de importantes oficiales del ejército libertador, reputados como gente justa y honesta; desde Simón Bolívar hasta los testigos falsos, pasando por Carlos Soublette y Luis Brión.
Celda donde estuvo detenido Manuel Piar hasta el día fatal
Una de las historias fabuladas de Francisco Herrera Luque es la novela, Manuel Piar, caudillo de dos colores (Pomaire, Caracas, 1987) tiene como tema la vida y obra de este importante jefe militar patriota. Usa como base para recrear la historia, su supuesto origen real por vía paterna (José Francisco de Braganza, heredero al trono de Portugal) y mantuano por el lado de su madre (Belén Xerez de Aristeguieta, una de las nueve musas de Caracas). Como nos acostumbró el Dr. Herrera Luque en sus novelas, hay un amplio Apéndice sobre la raza y origen de Manuel Carlos Piar y otro sobre las particularidades del relato.También indica dónde está la licencia literaria, lo rigurosamente histórico y lo posible. Esta novela fue reeditada en 2001 por Alfaguara en un grueso volumen de 599 páginas. Es un texto de lectura amena y ligera.
Placa de mármol adosada a la pared de la Catedral
en el sitio donde fe fusilado Manuel Piar.
Una de las balas permanece incrustada en la pared; los
peregrinos cívicos concurren a venerar esta reliquia.
La historia inicia en la celda donde se encuentra detenido en Angostura; allí conversa y juega ajedrez con el Capitán Juan  José Conde, su carcelero. Se acerca el momento de que el tribunal militar dicte sentencia. Llega la hora fatal y concluye el primer capítulo con el fusilamiento de Piar y la reacción de Bolívar, todo rigurosamente histórico:
En dirección a la habitación caminan Ibarra y Conde. Ambos se niegan a comunicarle la sentencia. El joven capitán ya levanta la mano para llamar a la puerta, cuando irrumpe en el patio José Ignacio Pulido, secretario del tribunal.
-Vengo a leerle la sentencia al reo -dice el barinés.
-General -dice Conde a Piar-. Afuera está José Ignacio Pulido. Viene a informarle del veredicto.
-Entonces ¿Se reunieron? Vaya, pues -respondió llenando su vaso con el brebaje-. Dígale que entre.
-¿Qué hay, Pulido?  -saludó al secretario sin mostrar la menos desazón, a pesar del rostro apesadumbrado que arrastraba el secretario. -¿Qué noticias me trae? ¿Son buenas o malas?
-No son muy buenas, mi General.
-¿Cómo cree, entonces, que debo recibirlas? -pregunta burlón.
-De rodillas -respondió Pulido con estudiado patetismo. Piar, sin abandonar el tono jovial, repuso:
-Vamos a complacerlo, entonces.
Con dificultad se colocó en la posición sugerida, apoyándose en la pierna izquierda de Pulido para mantener el equilibrio.
Con voz impostada y en presencia de Conde, Pulido comenzó a leer la sentencia. Piar no prestaba mayor atención, pero cuando escuchó la parte donde se le condenaba a ser fusilado aquella misma tarde, saltó enloquecido, gritando, llorando, clamando. Conde, lloroso, le recordó su condición de héroe excelso, para que en aquel momento reaccionase como un chiquillo. En un arranque y sin dejar de sollozar, intentó echarse sobre la hamaca. Calculó mal y rodó por el suelo. Conde y Pulido lo ayudaron a levantarse. Los anteojos que usaba para leer cayeron al piso. Conde intentó entregárselos.
-¡Guárdelos para usted! -le respondió en un susurro- ya no los necesito. Usted, en cambio, es muy joven para ser tan ciego.
Pulido se deslizó por la puerta sin despedirse. Luego de un largo silencio con un trasfondo agonizante de campanas, preguntó a su guardián:
-¿Qué cree, Conde, que debo hacer ahora?
-Ponerse en paz con su alma, mi General.
-Tiene usted razón. Mándeme a llamar al padre Remigio Pérez Hurtado, el vicario. Además de ser mi amigo, es un santo varón.
Figura alegórica de Venezuela. Plaza Bolívar.
Al fondo, la casa del Vicario
Ciudad Bolívar.
El cura acudió de inmediato. Luego de escucharlo en confesión se dirigió al último patio, donde permaneció un largo rato con expresión confusa y dando vueltas sobre sí mismo. Luego de beber un café que le obsequiara Pulido, entró de nuevo en la alcoba de Piar, encerrándose con él hasta el momento en que Juan José Conde abrió la puerta para decir entrecortado: 
 -¡Es la hora, mi General!
Salió de su celda trajeado con todas las galas de General en Jefe. Al llegar a la puerta de la calle un espeso silencio cayó sobre la multitud. El cura le presentó un crucifijo. Quebró la rodilla y lo besó con fervor. Luego de bendecirlo, el Vicario corrió hacia su casa.
Al otro lado de la plaza, Bolívar, quien ha seguido desde la ventana con celosías los últimos momentos de su adversario, camina nerviosamente de un extremo a otro de la sala, ante la mirada expectante de sus edecanes.
Salta confusa y desgarrada la voz de Piar. Restalla una descarga. Bolívar se detiene. Buscando apoyo en la gran mesa de su despacho, parece desmayarse. Con voz sacudida por el llanto exclama desgarrado "¡He derramado mi sangre!".

Casa del Congreso de Angostura
Otro lugar de peregrinación cívica en Ciudad Bolívar
Simón Bolívar decía que A la sombra del misterio no trabaja sino el crimen. Muchos misterios rodean el juicio a Piar, el principal es la causa del proceso: ¿Estaba confabulado con los Braganza para apoderarse de Guayana? ¿Estaba incitando al pardos y castas a una insurrección contra los blancos, como en Haití, en alianza con Alejandro Petión? ¿Era por insubordinación?  Vinicio Romero Martínez (¿Qué celebramos hoy?) al recordar la efeméride de hoy se hace otras preguntas:
¿Se justificaba esta ejecución? ¿Era Piar el único sedicioso? ¿Por qué no ejecutaron a los otros conspiradores que habían desacatado la autoridad del Libertador y hasta humillado, como Ribas, Mariño, Bermúdez, etc? Bolívar, al parecer, necesitaba un escarmiento, uno solo. Luego, irían los demás por el riel.
Terraza de la Casa del Congreso de Angostura, con vista al Orinoco
Ciudad Bolívar
La mojigatería de la historia oficial de Venezuela en su afán de presentar a Simón Bolívar como un héroe impoluto, lo que ha hecho es deformar la historia y mitificarla, logrando un efecto contrario al buscado. Bolívar no era un dios, sino un ser humano falible, con virtudes y defectos, y al restarle su condición humana lo convierte en un ser mitológico. Uno de los artífices de esta historia fue Antonio Guzmán Blanco, quien llegó a destruir uno de los volúmenes de las Memorias de Daniel Florencio O'Leary y a falsear documentos. Buscando en la Internet, encontré varios artículos sobre este tema, entre ellos me llamó la atención Raza y origen del General Manuel Carlos Piar.

Lápida sepulcral del siglo XIX, colección de la Catedral de Ciudad Bolívar

Ciudad Bolívar es un lugar de peregrinaje cívico. En las pocas manzanas que rodean la plaza donde fue fusilado Piar nos encontramos con la Casa del Congreso de Angostura, donde nació Colombia la Grande; del lado Este de la plaza está la Catedral llena de historia; al Norte la casa donde estuvo detenido el Libertador de Guayana hasta su fusilamiento; y bajando hacia el río, la antigua cárcel real y la Casa del Correo del Orinoco. Es una de las ciudades más gratas de Venezuela, con gente amable y excelente gastronomía.

Tal vez uno de los mejores momentos para visitarla es la última semana de julio y la primera de agosto cuando se celebran las fiestas patronales en honor a Nuestra Señora de las Nieves (5 de agosto); en esa fecha que coincide la salida de la sapoara (o zapoara), hay un festival internacional de guitarra y una buena exposición de orquídeas.


Superba del Orinoco (Cattleya violacea), flor emblemática
del estado Bolívar


12 comentarios:

  1. Pensar que Bolívar fue manipulado para aprobar la decisión del Consejo de Guerra y así refrendar la ejecución del General Piar, es pretender entrar en un espacio vacío de razón y lleno de especulación disfrazada de pensamiento crítico. ¿Acaso no había sido suficiente el incumplimiento de la Capitulación de Julio de 1812 por parte de Monteverde? ¿Acaso no cuenta la rebelión popular de 1814 impregnada de terror nacional de parte de Boves, Morales y Rosete que destruyeron la 1ra y la segunda república, para también soportar la subordinación de un General al que ya se le había perdonado su conducta divisionista?.. hay pasajes que no se nombran o se mencionan muy poco en la historia cómo el de el bombardeo que hizo Piar al navío donde viajaban Bolívar y a Mariño cuando estos abandonaron tierra firme tras la emigración a oriente y se dirigieron a Margarita.
    Claro que Bolívar firmó consciente la decisión de la ejecución para enviar un mensaje al resto de los sediciosos o inconformes. Permitir una insubordinación de un General en Jefe era en ese momento darle aliento a una guerra civil dentro de la guerra de independencia y más cuando era sabido de lo delgado que era el hilo que se mantenía entre las clases sociales que participaban en los ejercitos, porque había pardos, negros y mulatos tanto en las tropas patriotas como en las realistas y encender ese odio de clases podria convertir a Venezuela en una segunda Haití donde la independencia liderada por los negros acabó con todos los blancos y pardos de la isla.
    Hay que ubicarse en la realidad de los tiempos y en los resultados que ese tipo de decisiones puntuales, como el fusilamiento de Piar, resultaron efectivas para lograr un Don de Mando fuerte y cohesionado que hasta esa fecha venía sufriendo fracturas.
    Lean a Bolívar, estúdien a Bolivar, analicen a Bolívar y verán que mientras mas conocen de él más inmenso lo encontrarán.
    Reinaldo Ochoa C.

    ResponderEliminar
  2. Por otra parte, Como mencionas, Herrera Luque nos brinda una Historia Fabulada, al igual que la de Boves El Urogallo, Los Amos del Valle y en la casa del pez que escupe el agua. Es una visión personal condimentada de especulaciones, relatos y verdadera historia en las que se atrevió a despellejar la Historia rígida y romántica de las mayoría de textos en los que se glorifica a Bolívar pero que no nos colocan en esos maravillosos ambientes pintados por las letras de Herrera Luque.
    Pero esto no significa que esto sea la segunda historia oculta o algo por el estilo, ni que sus apreciaciones sean certeras, sólo nos pone a volar en la imaginación, tratando de sacarnos de ese túnel que era la historia oficial en la que Bóves era el malo sanguinario pero que nunca decían o reflexionaban el porque de esa conducta, cosa que si hizo H.L.
    Recomiendo "La rebelión Popular de 1814" de Juan Uslar Pietri. Excelente relato de lo que fué ese terrible año para la causa patriota, analizando la conducta de las diferentes castas y de las autoridades reales que de un modo u otro contribuyeron a alimentar ese monstruo sanguinario de ejercito realista comandado por Bóves pero que en realidad no era realista. interesante lectura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Existe la tendencia a deificar héroes o, por el contrario, a juzgarlos usando parámetros actuales tratando de deshacer su imagen. Ambos extremos son viciosos. Los romanos decían que las leyes silenciaban bajo las armas, luego no se puede juzgar una decisión tomada en tiempos de guerra utilizando criterios de tiempos de paz con 200 años de diferencia. La guerra obliga a muchas cosas.

      Hay gente que toma los cuentos de Herrera Luque como si fueran libros de historia. Para mi no pasan de consejas y cuentos viejos, con algo de historia para darles forma (y venderlos). Malo, malo... eso es simple literatura tremendista. De paso, recuerdo que en su época se consideraba a ese autor como un maniático.

      Estoy muy de acuerdo con tu opinión. Gracias por comentar.

      Eliminar
  3. Muy pedagógicos, reflexivos y críticos los comentarios entre ellos los de contextualizar en el tiempo y en las condiciones reales que derivaron las decisiones que permitieron el fortalecimiento monolítico y de conducción del ejercito libertador no era tiempo de permitir divisiones que pusiera en riesgo el objetivo estratégico de la independencia de la patria de allí la grandeza del libertador

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada cosa en su contexto, sin prejuzgar; esa es la clave de la historia.

      Eliminar
  4. Muy pedagógicos, reflexivos y críticos los comentarios entre ellos los de contextualizar en el tiempo y en las condiciones reales que derivaron las decisiones que permitieron el fortalecimiento monolítico y de conducción del ejercito libertador no era tiempo de permitir divisiones que pusiera en riesgo el objetivo estratégico de la independencia de la patria de allí la grandeza del libertador

    ResponderEliminar
  5. Es lamentable que despues de 200 anos todavia se defienda a ese acto de mezquindad de Bolivar. Despues de tanto tiempo deberiamos ver calmadamente y darnos cuenta que no puede ser una coincidencia que Bolivar y los otros proceres mantuanos hayan manejado las cosas de forma tal que todo el liderazgo pardo y no mantuano en general fuera eliminado. Eso no solo paso por la entrega de Miranda, sino por la asignacion de lo que llamaron, si mal no me recuerdo, "individuos indeseables" a las campanas de Ecuador y Peru. Eso incluyo a gente como Rondon, Flores y otros comandantes pardos patriotas que fueron enviados a morir en batalla. Eso lo cuenta Paez en su Autobiografia y se ve en su correspondencia con Bolivar. Lo cuenta tambien Vallenilla Lanz en su Cesarismo Democratico. No obstante, la historiografia venezolana se empena en defender el punto de vista de acuerdo al cual, todo era valido para evitar la llegada al poder de los pardos. Postergando la obtencion de derechos legitimos a la gran mayoria y fundando la republica sobre esclavitud y mal disfrazados privilegios de casta que tanto dano le han hecho al pais.
    Los historiados mientras tanto se han dado a la tarea de defender al mantuanaje como el unico grupo apto para gobernar el pais. Desdenando a negros, pardos e indios como un grupo destinado a ser el peonaje y la carne de canon de las multiples revoluciones que sufriria Venezuela. Se olvidan asi que gente como Piar estaban tan preparados como Bolivar para dirigir el pais y que profesaban ideas mas progresistas. Proceres civiles como Juan German Roscio o Miguel Pena eran pardos, pero mas importante aun era crear oportunidades para las mayorias. Resulta paradojico leer gente como el Abbe Gregoire en Francia defender la causa de los negros y pardos, mientras gente como Bolivar y los demas proceres que fueron criados en el tropico no vieron en la mayoria de los venezolanos sino servidumbre.
    Por ultimo, me gustaria recorder que 1814 fue una consecuencia natural de "las castas" contra el grupo mas conservador y opuesto al cambio como eran los blancos criollos. Basta con leer las oposicion a las Cedulas de Gracias al sacar o el mal trato a gente como el papa de Miranda para entender el resentimiento hacia los mantuanos. El otro argumento de los historiadores fue el fantasma de Haiti, este en mi opinion es uno de los capitulos mas oprobiosos de la historia bolivariana, luego de refugiarse y recibir ayuda en la Haiti de Petion, Bolivar no solo incumple su promesa de liberar a los esclavos, sino que apoya el bloqueo a la naciente Republica negra. Petion un mulato educado en Francia, amigo de Miranda y Piar, estaba opuesto a politicas de venganza contra los blancos y favorecia la democracia. No obstante, el terror a una rebellion esclava revela la agenda politica de la dirigencia mantuana de la Guerra de Independencia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es. Piar y Miranda no fueron los únicos. También trató de hacérselo a Arismendi, pero éste era un viejo zorro.

      La historia venezolana es mitológica y sesgada; la lucha por la independencia se ve como la obra de un solo hombre y no de una colectividad. Por eso vemos que al Congreso de Cariaco (que era civilista y constitucionalista) lo llaman "Congresillo.

      Muy de acuerdo contigo e con respecto a 1814 y tus apreciaciones sobre Alexandre Pétion, Papa bon coeur. Por allí podrás encontrar un artículo que le dediqué.

      Gracias por tus palabras, que son acertadas.

      Eliminar
  6. Siempre queriendo exaltar a Simón Bolívar y cambiar la historia para defenderlo como el máximo héroe de la patria. Se les olvida que gracias a ilustre y casi invicto General Carlos Manuel Piar es que pudimos recuperar el 50 % del territorio venezolano de manos extranjeras. Lo que Simón Bolívar le hizo al General Piar es imperdonable! Bolívar en su afán de mantener el poder y jerarquía mandó a asesinar a nuestro héroe guayanés. Para el momento que el General Piar ganó la Batalla de San Félix en Chirica, Simón Bolívar ni siquiera conocía a Angustura , San Félix y el resto de la Guayana venezolana, sus pies nunca habían pisado las tierras que tiempo atrás el General Piar había arrebatado a los españoles. Esos hechos históricos e importantes a muchos historiadores a favor de Simón Bolívar no les convienen decirlas. Digan lo que quieran y cambien la historia a favor de hombres como Bolívar, pero jamás van a cambiar la realidad y la verdad, jamás van a enlodar y minimizar la memoria de un patriota y guerrero como lo fue nuestro General Carlos Manuel Piar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soy admirador de Piar. Cada vez que paso por Ciudad Bolívar me acerco a la catedral y miro el muro fatal. Para septiembre preparo otro texto, esta vez basado en historia y no en novelas.

      Eliminar
  7. Muy de acuerdo con el anonimo, en verdad fue un excelente militar, y dio titulos invaluables al ejercito venezolano, asi seria su muerte que el mismo Bolivar temblo al momento de su muerte.. S e necesita guaramo para tomar esa decision, mucho mas el que la ejecuto. Piar Murio como hombre ..

    ResponderEliminar