lunes, 1 de octubre de 2012

Nuestra Señora del Rosario del Paraute

Nuestra Señora del Rosario del Paraute
Estampa devocional.
La devoción por Nuestra Señora del Rosario fue introducida en Venezuela desde muy temprano en su historia por los misioneros de la Orden de Predicadores (dominicos). La fama de Nuestra Señora del Rosario experimenta un mayor ímpetu luego de la victoria de las armas cristianas frente a los turcos en Lepanto (golfo de Corinto), el 7 de octubre de 1570.

La iconografía varía, manteniendo una contante: la imagen de María con el Niño en los brazos, ofreciendo o mostrando un rosario. En Venezuela es muy popular la devoción por esta advocación, bajo diversas representaciones, como es el caso de Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá (en Maracaibo y en Aregue) o Nuestra Señora del Real, en Barinas. En la costa oriental del Lago de Maracaibo destaca la devoción por Nuestra Señora del Rosario del Paraute, que se venera en Lagunillas-Ciudad Ojeda, Sector Las Morochas.

Cuenta la tradición que el 28 de octubre de 1651, un indígena descansaba a la puerta de su palafito cuando vio que entre el agua remecida por la brisa y el marullo flotaba una tabla. El indio observó que el objeto golpeaba una y otra vez la misma estaca de tantas que tenía el palafito. La recogió y la guardó. El cura doctrinero de Paraute (o Pueblo Viejo, como también se le conoce) descubriría después que en la tabla aparecía pintada la Virgen del Rosario, y la dio al culto en la iglesia. Se asoció con el río Paraute, a cuya desembocadura estaba la población palafítica y que es también el nombre de una tribu de la familia lingüística arawak, tal vez de la etnia Añú.

El Obispo Mariano Martí , la visitó en marzo de 1774, luego de haber pasado por Valle Seco, Moporo, Tomocoro y Misoa, en el curso de su Visita Pastoral. Veamos lo que nos deja consignado:

Nuestra Señora de Paraute con su relicario de plata.
Se pueden observar la amatista y las aplicaciones de oro
a las que se refirió el Obispo Mariano Martí.
La Orden Udón Pérez le fue conferida
por el Consejo Legislativo del estado Zulia en 2011
El pueblo de Lagunillas antes estuvo dentro del mar también, en frente del río Paraute, que desguaza unas seis o siete leguas, internándose a esta Laguna azia Misoa. En dicho pueblo o río Paraute (no se sabe positivamente) se apareció o se encontró esta Imagen de Nuestra Señora del Rosario de Paraute. Este dicho pueblo de Paraute se trasladó acá en tierra firme donde estoy yo ahora, a distancia de una quadra tierra; y a distancia de una quadra tierra dentro tiene esta Iglesia su cementerio, que he visto y mandado cerrar de palos para impedir la entrada de bestias, y poner brazos a una Cruz de palo, que se le han caído. Esta Imagen de Nuestra Señora del Rosario de Paraute está colocada sola y sin ninguna otra Imagen de Santo en el altar mayor de esta Iglesia, dentro de un nicho elevado, que cierra y abre con sus puertecitas, con bastante aseo. Esta Imagen es de pintura, de un palmo de alto, con el ancho correspondiente. Dentro de este espacio hay un círculo de oro con rayos, y en el centro está la Imagen con el Niño Jesús en el brazo izquierdo y con un rosario en la mano derecha. Esta pintura tiene su guarnición toda de plata, con algunas esmeraldas, y sobre hay un ametisto que es casi como un huevo de paloma, y fue encontrado este ametisto dentro del tronco de un árbol, y todo este quadro con la guarnición tendrá ahora unos dos palmos y medio. Esta Imagen es muy milagrosa. (Le presen)tan las gentes sus dones y la invocan en sus necessidades y quedan socorridos, y le hazen sus (...)  y romerías. Sin embargo de que esta imagen de la Virgen de Paraute está sólo colocada en el altar mayor, no es esta Señora la titular de la Iglesia, sino la Virgen de la Candelaria, cuyo altar es colateral a la banda de la Epístola, y enfrente de este altar hay otro de la Virgen de la Concepción, a la banda del Evangelio.
Al buen Obispo Martí le impresionaron los palafitos y los pueblos establecidos sobre el "mar", que no es otro que el Lago de Maracaibo. Pero consideraba que los pobladores podrían ser mejor servidos si se les incentivaba a mudarse a tierra.
Palafitos como los que conoció Mariano Martí;
de tablas y techo de palma
Dizen que la provincia de Venezuela toma el nombre de estos quatro pueblos fundados dentro del agua a la manera de una pequeña Venezia; pero la Venecia de Europa  tiene sus casas dentro del mar en islitas o sobre tierra, según entiendo, mas estas casas de estros quatro pueblos están sobre el agua, de manera que los pisos de las dichas casas distan del agua unos seis palmos, y entre las rendijas de los tablados se ve el agua.
Los pueblos, a pesar de ser considerados Pueblos de Doctrina, están habitados también por blancos, mestizos y morenos libres. Están bien instruidos en la doctrina cristiana. Lagunillas para el momento de la Visita Pastoral tenía Cacique, un Alcalde y Regidor. Los habitantes destinaban 25 pesos para la fiesta de la Virgen del Rosario, mientras que para las de la Candelaria (la patrona del pueblo) eran 18, y para la Concepción 12 pesos y cuatro reales. Los contribuciones eran voluntarias y el obispo dispuso que se mantuvieran como tal, para que no fueran gravosas para los indios.

Iglesia donde se venera la imagen
de Nuestra Señora del Rosario del Paraute

Ni la iglesia ni el pueblo que visitó Mariano Martí existen. La sagrada imagen fue testigo de dos pavorosos incendios en el siglo XX: 1928 y 1939. Este último causó la destrucción casi total de Lagunillas de Aguas y la posterior fundación de Ciudad Ojeda, mas no causó daño alguno a la tablita de Nuestra Señora del Rosario. La iglesia actual está construida en la zona de Las Morochas, se mantiene en buenas condiciones y muestra pinturas murales en el techo de la nave. Lagunillas tiene un sitio donde, entre otros aspectos, podemos informarnos sobre la historia del lugar.


Imagen de Nuestra Señora del Rosario
Catedral de Cabimas
Nuestra Señora del Santísimo Rosario es también la Patrona de la Diócesis de Cabimas. Valga la ocasión para mencionar a Nuestra Señora del Rosario de Aránzazu que se venera en Santa Rita, retablo recién restaurado que llegó a Venezuela con la Compañía Guipuzcoana, y al cuadro que pertenece a la Catedral de Cabinas, del cual se dice que fue encontrado en un barco abandonado a orillas del Lago de Maracaibo. De ambas comentaremos en otra oportunidad

El Rosario del Paraute con su guardia de honor.
Tomada de http://yerimar.wordpress.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario