viernes, 2 de mayo de 2014

El diablo suelto

Catedral de Carora

Hace unos días, Olmar, asidua lectora  de esta bitácora me comentaba, a propósito de una leyenda caraqueña, un mensaje que había compartido con una amiga suya sobre el diablo suelto en Carora:
... entre los católicos existe una muy difundida creencia que cuando se acerque el final del mundo durante siete años no nacerá ningún niño, para evitar que sean juzgadas criaturas inocentes. Bien, en una región de Venezuela, Carora (si tienes curiosidad, está en el estado Lara) se dice que el diablo está amarrado a un árbol. Cuando por ahí pasa algún viajero el diablo le pregunta ai las mujeres aún paren. Y, ante la respuesta afirmativa, se enfurece, maldice y grita: "y seguirán pariendo" que repite una y otra vez, mientras el viajero huye al darse cuenta de quién es aquel al que ha encontrado...
Le prometí a Olmar escribir algo sobre la base histórica de esta leyenda. Esta mañana, mientras ponía un poco de orden en la biblioteca me encontré el el libro que se refiere al tema. Se trata de El diablo suelto en Carora; memoria de un crimen (Academia Nacional de la Historias, Caracas, 2007), trabajo de investigación del historiador Juan Carlos Reyes. Creo que lo compré hace unos años en la librería de la Academia, situada de San Francisco a Bolsa. Veamos lo que nos dice la contraportada:
En el año 1736 la ciudad de Carora se vio estremecida por un hecho sin precedentes. Los Alcaldes de la ciudad deciden apresar a algunos de los representantes de la Compañía Guipuzcoana que perseguían el contrabando en el llano venezolano y más en la ciudad de Carora que era su ruta de entrada -de allí su debe nombre El Portillo de Carora-; los representes de la compañía decidieron, en audaz acción nocturna, liberar a los detenidos; al mismo tiempo los Alcaldes reunieron cantidad de hombres para hacerles frente por lo que decidieron ampararse bajo el asilo de la Iglesia en la ciudad. El Obispo y los curas de la Iglesia niegan el acceso de los hombres de los alcaldes al recinto y estos hacen caso omiso por lo que son excomulgados; simultáneamente los hombres de los Alcaldes hacen entrada forzada a la Iglesia y sacan a los acusados y son fusilados delante de multitud de personas. Al Obispo no le quedó más remedio que afirmar que ese día se soltó el Diablo en Carora.
Redacción un poco extraña la que le da la ANH,  pero nos hace ver el origen de la expresión. El Obispo al que se refiere no tenía sede en Carora, sino en Caracas. Su nombre era José Félix Valverde, Obispo de Caracas y Venezuela entre 1728 y 1741. El caso fue grave pues, además de los delitos de contrabando y agavillamiento, se agrega la profanación del convento franciscano de la ciudad. El término de "diablo suelto" calló primero en boca de los arrieros que lo incluyeron en sus coplas y poco a poco en el habla popular.

Hay un valse criollo de Heraclio Fernández, compositor nacido en Maracaibo en 1851 y muerto en La Guaira en 1886, titulado El Diablo Suelto, que escucharemos en interpretación a la guitarra por John Williams (!941- ), quien fue alumno del caroreño Alirio Díaz. Es un guitarrista clásico que siempre incluye en su repertorio alguna pieza venezolana. Entre su discografía se cuenta un álbum titulado El Diablo suelto, dedicado completamente a la música venezolana.

Calle del centro de Carora



5 comentarios:

  1. Bueno acotar que el autor del vals de El Diablo Suelto Heraclio Fernández es un zuliano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por recordármelo, Ender. Ya lo corregí. Un abrazo.

      Eliminar
  2. La verdad que no he encontrado en el país gente mas amable que los caroreños (as)

    No me gusta la población en si, pero siempre me han encantado los paisajes secos, arenosos,. En Lara y Falcón los tenemos envidiables, aunque sin las imponentes montañas de los Andes del noroeste de Argentina y su contraparte chilena.

    Los pueblos de zonas áridas parecen tener un no se que en común, lo mismo en Lara o Falcón que en Sicilia o Murcia

    No hace mucho le oi por radio al Dr Guillermo Morón explicar el origen de "el diablo de Carora" En efecto, los contrabandistas eran, por asi decirlo, benefactores del pueblo de hace mas de dos siglos en Venezuela.Todo indica que fué un hecho histórico y el paso de las generaciones y el que hace muchisimos años no hay testigos de los hechos, se fué transformando, pasando paulatinamente de lo trágico a lo humorístico

    Jamás oi esa presunta creencia de los ¿católicos? de que siete años antes del fin del mundo no nacerían niños. A lo mejor estará en uno de los Evangelios apócrifos. No se. Pero de ser así, no estoy obligado a creer eso

    Ese diablo como que es medio rarón, parece que envidiase la condición de dar a luz de la mujer. Como que queria ser diabla. Que se haga un diabólico cambio de sexo y que sea feliz je je

    Una pregunta final ¿Ese John Williams no será un compositor y director de orquesta estadounidense, que compuso mucha música para películas? O puede ser otro con el mismo nombre

    Feliz domingo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Allí coincidimos. Los paisajes secos tienen su encanto y los caroreños son especiales. El primero que conocí fue mi pediatra, el Dr. Oropeza. Son gente de talento y dedicación.

      El caso es como el de Juan Francisco de León o el Zambo Andresote. Los guipuzcoanos abusaban y la única manera de hacerles frente era con el contrabando y la violencia. El libro de Juan Carlos Reyes es un buen trabajo de investigación en los archivos. El pleito se prolongó hasta 1758, cuando los descendientes de las víctimas requirieron que se les recuperara su buen nombre. Es interesante leer cómo un indio se defendía con todas las de la ley y ganaba el pleito.

      Tampoco yo he escuchado esa historia de los siete años sin parir. Tal vez, como tú dices, salió de algún evangelio apócrifo. Yo tampoco creo en eso. Más bien la Apocalipsis, si bien es trágica y hasta dolorosa, está llena de esperanza por la Segunda Venida, que es lo importante. También puede ser alguna creencia regional.

      Ya corregí lo de John Williams. Es un guitarrista clásico que fue alumno de Alirio Díaz, quien le enseñó a apreciar la música venezolana. Ya tiene más de 70 años.

      Feliz semana.

      Eliminar
  3. el contrabando era una actividad común en todas las provincias de Venezuela para el siglo XVIII, YA QUE LA COMPAÑIA GUIPUZCOANA, tenia un monopolio con la importación de ciertos rubros, y existian algunas personas que tenian contacto con las islas holandesas Aruba, Curazao, y vendian los productos a CIERTOS SECTORES, recordemos que teniamos contacto con Coro.Y loa Iglesia era un poder de asilo pero más era el poder de las autoridades españoles. Quedo como una leyenda de nuestro pueblo,por la violencia que se dió,.

    ResponderEliminar