viernes, 20 de julio de 2012

La intelectualidad plural


En la casa del Cónsul de la Argentina E. Lascanotegui. De izquierda a derecha: Juan Iturbe, Augusto Mijares, Andrés Eloy Blanco, Pedro Sotillo, Enrique Tejera, Alfredo Machado Hernández, José Rafael Pocaterra, Gil Fortoul, desconocido y Lascanotegui. (Fuente: Apenas ayer... 
20 años de fotografía de Luis F. Toro. Editado por la Fundación Neumann. 2° Edición)
Esta foto, robada a una amiga de su álbum fotográfico, nos muestra a un grupo intelectuales venezolanos de la primera mitad del siglo XX en casa de E. Lascanotegui, Cónsul de la República Argentina en Caracas. Ignoro la ocasión, que tal vez fue informal, pero la imagen dice mucho del poder de convocatoria del Señor Cónsul, que supo combinar con sabiduría las tendencias políticas de los invitados (allí hay de todo como en botica) y su calidad intelectual. Estuve tentado de poner una breve semblanza de cada uno de los retratados, pero se hacía demasiado largo y árido. Mi recuerdo a estos venezolanos, a quienes la patria debe mucho, y a su amigo el cónsul argentino, que los reunió.

PS.- Me gusta el cinturón y la pipa de José Gil Fortoul. También vemos al pipófilo José Rafael Pocaterra (de traje blanco). Me pregunto qué picadura fumaban estos dos.

Actualización: 21 de julio de 1212

Me entró curiosidad con este Cónsul argentino. Gracias a Wikipedia conseguí su biografía, de la cual copio un fragmento:

El Cónsul

Emilio Lascano Tegui,
Vizconde de Lascano Tegui, fue un escritor, periodista y artista plástico argentino (Concepción del Uruguay, 1887 - Buenos Aires, 1966). Hacia 1908 decide transformar su apellido de origen vasco (Lascanotegui) en uno doble (Lascano Tegui) y, al año siguiente, comienza a utilizar el seudónimo por el que será conocido de ahí en más: Vizconde de Lascano Tegui. Después de viajar a pie por África y Europa, publica en Buenos Aires (con pie de imprenta apócrifo) su primer libro de poemas, La sombra de la empusa (1910), que escandaliza a los círculos literarios y es reconocido por sus contemporáneos como el iniciador local de la nueva sensibilidad. Leopoldo Lugones tilda el libro de "abracadabrante". Fue traductor en la Oficina Internacional de Correos (Bs. As.), dentista y pintor en París durante la Primera Guerra Mundial -ciudad en la que será uno de los miembros prominentes de la vanguardia artística de Montparnasse y donde expone en muestras colectivas sus cuadros junto a los de Maurice Utrillo, Raoul Duffy, Amedeo Modigliani, entre otros-, vendedor ambulante, diplomático, pintor muralista en Venezuela y exquisito maestro del arte culinario (entre sus comensales habituales durante el período de bohemia en París se encontraba Pablo Picasso). En 1934 fundó en Boulogne-sur-Mer el museo Casa Histórica de San Martín. Publicó ensayos, novelas, cuentos, poemas y miles de artículos periodísticos en diarios y revistas de Europa y América (L'Action Française, Paris-Montparnasse, La Nación, Crítica, Caras y Caretas, La Fronda, Plus Ultra, Patoruzú, Martín Fierro, El Mundo, El Universal de Caracas, etc.). Su obra maestra, la novela De la elegancia mientras se duerme (1925), ha sido reeditada en Buenos Aires y Madrid, y publicada en los últimos años en diversos idiomas (francés, alemán, holandés, inglés).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada