jueves, 26 de julio de 2012

En los 485 años de Santa Ana de Coro

Balcón de los Arcaya, Coro
El 26 de julio de 1527, Juan de Ampíes fundó, sin autorización real, a Santa Ana de Coro, primera capital y primer obispado de Venezuela, declarada por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad. Como un pequeño homenaje a la Ciudad Raíz de Venezuela, transcribo algunos párrafos relativos a ella de la Historia de la Provincia de Venezuela (Libros El Nacional, Caracas, 2006), que contiene extractos de la Historia de la Conquista y Población de la Provincia de Venezuela, de don José de Oviedo y Baños. Como observo inconsistencias y errores en el texto, trataré de corregirlos utilizando el Diccionario de Historia de Venezuela (Fundación Polar, Caracas, 1997).
Capilla de San Clemente, Coro

Fundación de Coro
La noticia que la gente del navío de Cristóbal Guerra esparció por toda España de las riquezas que encerraba esta tierra firme causó gran conmoción principalmente en Andalucía, de manera que muchos mercaderes querían armar grandes navíos gozando de intereses muy crecidos. Por ese tiempo el emperador Carlos V dio permiso de que se hiciesen esclavos a los indios que se resistiesen a las conquistas españolas por lo que muchos comerciantes fueron a la isla La española y otras partes de la costa, desde Paria a Coro, tomando indios e incurriendo en abusos, por lo que se vio obligada la Audiencia de Santo domingo a procurar el remedio a los inconvenientes que se experimentaban en semejante desorden. Por lo cual se determinó enviar al capitán Juan de Ampíes, factor de la Real Hacienda de dicha ciudad, para poner fin a las vejaciones y malos tratos que ejecutaban los mercaderes con los miserables indios.
Monumento a Manaure.
Escultura de Alejandro Colina
Coro
Llegó Ampíes a Coro el año de 1527 y solicitó la amistad del cacique Manaure, poderoso en riqueza y vasallos, señor de toda aquella provincia habitada por la nación caquetía. Ampíes recibió el gran séquito que acompañaba a Manaure y el indio regaló al español diferentes piezas de oro, marta y otras alhajas cuyo importe llegó a once mil pesos, estableciendo perpetua alianza y prestando vasallaje a nuestro rey toda la nación caquetía, que observó después con toda lealtad, pese a que los desafueros de nuestros soldados dieron motivo de faltar a la obediencia. Por su lealtad continuada fueron siempre libres de tributos, hozando de libertad sin presión que los moleste.
Ampíes conoció la riqueza de la tierra, y su conveniencia, por la opulencia del cacique. Sin tener orden para ello, fundó, sin embargo, el día de Santa Ana de ese mismo año de 1527 la ciudad de Coro.
Patio de la Casa de las Ventanas de Hierro, Coro
Descripción de Coro
Esta ciudad tiene una temperatura cálida y en extremo seca, distante de la marina media legua. Su terreno es arenoso y falto de aguas, su comarca abundante y regalada. En ella se cría ganado vacuno y cabrío y considerable porción de mulas, tiene abundante salina y mucho trato con Cartagena, Santo Domingo y Caracas. El lugar es rico aunque la población corta. Su iglesia fue Catedral desde 1532, erigida por don Rodrigo de Bastidas, su primer obispo, hasta 1636 en que, por recelo de las invasiones enemigas, la trasladó a Caracas el obispo Juan López Agurto de la Mata. Hoy tiene un convento corto de la orden de San Francisco y una Ermita dedicada a San Nicolás Obispo.
El Diccionario de Historia de Venezuela nos amplía un poco la información:
Interior de la Catedral de Coro
Coro fue fundada con el nombre de Santa Ana de Coro por Juan de Ampíes hijo, quien actuaba en nombre de su padre. Fue el primer asentamiento que perduró en Tierra Firme. La ciudad de Coro es una de las que cuenta con más documentación histórica en Venezuela.
Decía de esta localidad el relator Pedro de Aguado: "Se hallan muy pocos naturales cerca de Coro que les pudiesen dar a los españoles el sustento que habían menester...". La presencia de aborígenes en las tierras corianas (del término curiana parece proceder el de Coro) era de varios siglos antes de la llegada de los conquistadores y ello se ha comprobado por los hallazgos arqueológicos que se han realizado en sus cercanías.
Iglesia de San Francisco y
Museo Arquidiocesano
Coro es una ciudad fácil de recorrer a pie y visitar sus numerosas casas señoriales, siempre y cuando se tomen las previsiones adecuadas: ropa ligera, protector solar y buena hidratación. Un buen paseo por la ciudad debería comenzar por la Cruz de San Clemente. En esa calle tenemos la Iglesia de San Clemente, la de San Francisco, el Museo Arquidiocesano, el Balcón de los Arcaya y más adelante la Casa de las Ventanas de Hierro (donde se puede organizar una visita al cementerio judío), la Casa del Tesoro y dedicarse a ver fachadas y ventanas.

Otro paseo debe incluir la Catedral, que tiene unas paredes como de fortaleza, la graciosa Casa de las Cien Ventanas, la Casa de los Senior y, en fin perderse por las diversas calles del centro. Los hoteles proveen a sus huéspedes planos de la ciudad y los corianos siempre están dispuestos a asistir al turista.

Si se desea visitar los Médanos, lo más recomendable es hacerlo temprano en la mañana o a la puesta del sol. Los pueblos vecinos y la Península de Paraguaná tienen un interesante atractivo.

Escudo de Armas de la
Muy Noble y Muy Leal
Ciudad de Coro


Médanos de Coro
Paseo Monseñor Iturriza


Columnas lobuladas
Patio de la Casa de los Senior

Patio del antiguo Convento de La Salceda (museo Arquidiocesano)
Visto desde el interior de la Iglesia de San Francisco


Casa del Tesoro o Casa del Obispo
(allí nació Mariano de Talavera y Garcés, IV Obispo de Guayana)


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada