sábado, 25 de agosto de 2012

Las crecidas del Guaire

El Guaire a la altura de Colinas de Bello Monte
24 de agosto de 2012 a las 12:30 pm.
El torrencial aguacero que se desató ayer sobre Caracas me impidió hacer las diligencias bancarias que tenía previstas. Llovía a cántaros y, por supuesto, pensaba en los daños que causaría el río Guaire desdordado de su cauce, en Petare, Las Mercedes, u otras zonas de la ciudad que tradicionalmente se inundan. Como no tenía nada más que hacer, y a la espera de poder salir de casa, me senté ante la computadora. Al rato leo que el río se había desbordado en Petare. Después salí y me acerqué al río y aproveché de tomar una fotos con mi celular. Para cuando capturé las imágenes ya había bajado un tanto su cauce, pero aún se veía peligroso.

El Guaire a la altura de las Nalgas de Rómulo
En la tarde, vi un artículo sobre los destrozos que la crecida a la altura de la Plaza Venezuela y lo compartí en mi perfil de Facebook. Mi amiga Mary Heras comentó que era increíble y se preguntaba si eso ocurriría en los años 50. Mi hermana Flora le respondió que eso era el "calentamiento global". Pues bien, ambas tienen razón y no la tienen. El Guaire tiene una larga historia de salirse de su madre y causar destrozos, pero también existe el calentamiento global que hace que el fenómeno ocurra con más frecuencia y sea más evidente. Les prometí a ambas publicar en este Blog algo sobre el tema.

Voy a transcribir de un artículo de Carmen Clemente Travieso, titulado El Guaire era un bello río, lo relativo a las crecientes (fue escrito en los años 50 del siglo XX):
Cuando interrogamos a un caraqueño que sobrepasa los cincuenta años, sobre sus recuerdos del Guaire, éste, indefectiblemente, pone una mirada romántica, casi perdida en ensoñaciones, en recuerdos que se esfuman en los tiempos ya idos. Pero al regreso, también, indefectiblemente, expresa con voz un tanto temblorosa:
- El Guaire era un río precioso... Le daban belleza al paisaje, las vegas, los sauces, las siembras verdes en todos los tonos que pueda imaginar un pintor.... Y los pozos... Los pozos... Dígame ese pozo de La Vieja, ¡era una delicia! Yo siempre me iba a bañar ya pasadas las doce, que era cuando el agua estaba tibiecita... Por la mañana estaba muy fría.


Joaquín Crespo. Entró a Caracas durante
la inundación de 1892.
En el año 1892 se recuerda la más tremenda creciente del Guaire, que tumbó ranchos y casas, y arrancó de cuajo árboles, dejando sus raíces afuera, y tendiéndolos de una a otra orilla... Los muchachos lo atravesaban caminando sobre los troncos. En esta crecida, que fue la más terrible, el agua llegó hasta la esquina de La Palmita, por un lado, y por el otro hasta la desembocadura del túnel del cementerio, según explican quienes lo presenciaron. Comenzó con un fuerte aguacero que duró una semana.
Algunas personas que presenciaron este aguacero y la gran corriente que arrolló todo lo que encontró a su paso, dicen con voz que tiene tonos de admiración:
Plano de Caracas de 1897. En el recuadro azul la zona
afectada en 1892: al norte entre las esquinas de Palmita
y Peláez y al sur el túnel del Cementerio
- Parecía el diluvio universal. La vida de Caracas se paralizó entera. Los vecinos estaban todos ocupados en auxiliar a las personas damnificadas con la creciente. Porque no era nada el aguacero, sino el ruido de ese monstruo que cada día iba creciendo más y más... Y pasaron muchos días antes que la vida se normalizara.

La otra crecida que recuerdan fue la de 1900. Y cuentan que esta creciente se efectuó en momentos en que se alzaba el Mocho Hernández. El doctor y General Acosta salió a incorporarse a la revolución del Mocho y se aventuró en su caballo por el río Guaire, pereciendo ahogado junto con su cabalgadura. El acontecimiento causó general expectación, angustia y espanto, entre los habitantes de Caracas. Y los enemigos, naturalmente, lo consideraron un castigo del cielo por "haberse alzado" contra el poder constituido: el castrismo y su secuela de vicios y atropellos.
José Manuel Hernández, El Mocho
Otras inundaciones importantes han sido las de 1949 y, que yo recuerde, 1959. No es nuevo, pero sí se ha agravado no sólo por el cambio climático (tenemos ya dos años sin estación seca), o la falta de mantenimiento a las obras de embaulamiento del río y sus afluentes, sino también por el incremento de la población; la deforestación de lomas y cerros circunvecinos, y la gran superficie del valle de Caracas pavimentada y asfaltada, que impide que el suelo absorba agua y que discurra toda directamente al Guaire.


Para leer el artículo sobre el derrumbe en la Plaza Venezuela ingresar por aquí.


Mapa de las zonas de riesgo de Caracas: A (en azul) zonas inundables; B (en verde) zonas de deslaves y
C (en amarillo) riesgo sísmico.

9 comentarios:

  1. Muy buena explicación y exposición! Muchas gracias primo!
    Marga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Gracias? las que te adornan, primocha. Me impresionó la altura del río cuando salí a almorzar cerca de casa.

      Eliminar
  2. ¡Molleja primo!
    Abrí este artículo por el Plano de Caracas que lo ilustra. Ese Plano patrocinado por mis antepasado Gathmann cuando tenían su joyería en la esquina de Mercaderes es realmente una belleza, se conocen no pocos porque este fue reproducido y obsequiado como un suelto de una edición de la revista desaparecida y maravillosa El Farol creo 1963 o 1964. El original del que solo he visto un ejemplar es más hermosos aun y posee otros colores. No recuerdo si ese ejemplar está en la Biblioteca Nacional o en la colección privada de un conocido Banco caraqueño.
    Hubo ciertamente la famosa crecida que se llevó el primer Puente de Hierro inaugurado por Guzmán Blanco, pocas son las fotos que existen de aquel y cuando la Fundación Boulton se mudaba desde El Paraiso a la entonces nueva y flamante Torre El Chorro creo en Enero 1982, (Hoy la Torre es "un nido de ratas") tuve en mis manos y casi lo hago mio el Album fotográfico de la casa creo belga de hizo aquel puente y que fue obsequio a GB. Entonces se regalaron libros que desincorporaron con poco cuidado por lo que previa consulta por supuesto que no me obsequiaron el mencionado album que tenía entre otros puentes una foto de nuestro Primer Puente de Hierro que llevaba un nombre pero el pueblo lo rebautizó como lo que era. Leontine Roncajolo en un libro de recuerdos por Venezuela edición de principios de la década de los 90 del siglo 19 tambien lo ilustra con una imagen del Puente y Auguste Morisott tambien lo fotografió.
    El segundo puente creo que estuvo desde la época de Crespo hasta finales de la época de Gómez y el tercero desde 1935-6 hasta la primera mitad de la década de los 60 cuando se trazaba la Francisco Fajardo hacia Antímano y Caricuao.
    Muchos fueron los dolores de cabeza para los responsables de la contrucción del llamado "Segundo Piso de la Autopista del Este" cuya imagen incluyes al principio de este artículo. Entre 1971 y 1973 muchas crecidas se llevaron maquinarias, estropeaban la canalización de concreto y sometían a una total paralización hasta que las aguas bajaran y la lluvia se disipara para recoger y reconstruir o rehacer.Con la naturaleza no se podía y rogaban a los cielos para que las lluvias respetaran inclusive en las cabeceras porque el dique que habían hecho a la altura de Sears mantuviera controlada la situación puesto que habían obreros y maquinarias en el lecho del rio.

    Con respecto a la crecida de 1960 no estaba seguro del año pues siempre creí había sido en 1959 cuando el río inundó Las Mercedes y un viejo conocido nuestro excelente persona y filatelista perdió entre otras su colección invaluable de Venezuela

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En efecto, la inundación fue en 1959. Lo del 60 fue el incendio del Ávila. Ya lo corrijo.

      La joyería Gathmann hacíabuenos obsequios. Tengo en la biblioteca un ejemplar de "las sabanas de Barinas", editado en ocasión del centenario de la empresa (1953), con introducción y comentarios de Juan Uslar Pietri. El mapa es una verdadera belleza y buena muestra del nivel de las artes gráficas del momento. Creo que lo tengo en un formato grande en un libro sobre mapas y planos. Internet no le hace justicia.

      Me pregunto quién se habrá quedado con el álbum de Puente Hierro, o si los Boulton lo conservaron para la Fundación.

      Eliminar
  3. Sí supongo que el Album estará allí, poco tiempo despues de mi visita hace 32 años Alfredo Boulton paró toda esa regaladera pero en fin parte del daño ya estaba hecho. Sin embargo la señora Cira quien hizo despues si mal no recuerdo un trabajo bibliográfico sobre ediciones de la época de Guzmán Blanco y quien seguro conocía de la materia reaccionó a tiempo. Ahora piensa tú, hace 30 años Alfredo Boulton vivía y el Museo con la Fundación Boulton y todas las empresas Boulton ocupaban la Torre El Chorro. Aquello era una taza de plata en el piso 11 hoy es para llorar pues fallecidos los viejos Boulton todo ese imperio se vino al suelo y el Museo con todos los valiosísimos objetos y libros estuvieron en el limbo durante unos años. Una descendiente que simpatizaba con el chavismo y los contactos que fueron oportunos sea del color que fuere obtuvieron creo en comodato la casa que ocupan frente a lo que queda de la Plaza Panteón ( Una de las dos últimas casas que de chiripa quedaron de todos los desmanes de 1981 pa'lante). Creo que fue el año pasado cuando asesinaron a sangre fria un colaborador y amigo del museo a las puertas de esa casa y yo despues de todo no he visitado la primera vez su actual ubicación donde tienen ya creo cerca de 10 años, ruego a Dios porque todo esté allí y OK pero acaso nada como aquel inolvidable piso 11 de la Torre El Chorro donde estuvieron cerca de 20 años. Recuerdo por ejemplo Seguros La Seguridad cuya sede y entrada miraba casi al Pasaje Linares, el enorme portón de la antigua casa Boulton en esa esquina de El Chorro la que no sé en que año terminaron de demoler adornaba la pared oeste del lobby de aquella compañía del grupo Boulton. Si me extiendo en recuerdos no pararía. Los Boulton establecidos desde 1826 en Venezuela tenían un enorme patrimonio histórico cultural que habiéndolo conservado durante más de 150 años hoy ni me imagino despues del derrumbe del Grupo. Tanto en La Guaira como en Puerto Cabello existen creo aún las antiguas sedes y sé que HL Boulton existe (Henry Lord Boulton Sucesores) Pensar en lo que fue y en lo que es hoy me dá como una puñalada.
    La Casa Gathmann luego Joyerías Unidas es otra gran historia con un triste final. Estuvieron en la esquina de Mercaderes desde 1853 hasta acaso principios de los 1960. Tuvieron una sucursal en el Este en un distinguido pequeño centro comercial que le dió renombre y caché a una parte de la ciudad que todavía conserva solo el nombre: La Gran Avenida. Las Joyerías Unidas pasaron a una casa en Altamira cerca de donde me encuentro y allí en 1974 acabaron estafados y embargados.
    Y sobre el Plano mi amigo ese es producto creo de dos artistas el dibujante Ricardo Razetti hermano de Luis Razetti el médico y una si no la más distinguida casa impresora de aquellos tiempos :Tipografía y Litografía del Comercio-Caracas y que compitió con otras dos memorables:Tipofrafía y Litografía de El Cojo de Don Jesús María Herrera Irigoyen-Caracas y Tipografía Americana-Maracaibo sin menospreciar otras tantas como la Tipografía de El Lápiz de Don Tulio Febres-Cordero.
    El libro de mapas y planos debe ser indudablemnte el famoso "Materiales para el Estudio de Los Planos de Caracas" formidable trabajo de la escritora Irma de Sola Ricardo de Lovera, edición del Cuatricentenario de nuestra ciudad (1967).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Después te digo en qué libro está. No tengo el de Irma de Sola. Buenas tipografía y litografías había en Venezuela en aquella época, hasta en algunas ciudades de provincia.

      Muchas empresas serias perecieron (o casi) por culpa de los herederos que no supieron mantenerlas como los viejos. Así pasa en todo. El caso de Eugenio Mendoza hijo es el más trágico, el imperio desapareció. Más de un Boulton terminó siendo chavista. Hubo uno catire de ojos azules que fue viceministro de no sé qué vaina. Seguro que una camisa colorá le sentará muy bien pa' cuando se junte con el pipiolaje... jajaja. El peligro del comodato está en que en cualquier momento le echan el zarpazo y le quitan los chécheres al museo, o pasa como al Museo del Transporte.

      Cada vez que paso por la esq. El Chorro se me agua el guarapo ante nuestra decadencia.

      Eliminar
  4. Vay pues, primo! Mi abuela me llevò a ver el Guaire (¿no será "waire", según la oltoglafìa actual?) crecido, en el 49. Quien lo ve y quien lo viò! No se si fue esa la crecida que se metiò en las caballerizas del viejo Hipódromo y creo que hasta algunos caballos y caballericeros se ahogaron. Pero hubo otra creciente, casi igual de fea, antes del 59 y lo digo con toda propiedad porque de esa lo único que recuerdo es una foto de Doña Flor de Perez Jimènez, tomada de espaldas, con los zapatos en una mano y con la otra recogiendo la falda (que debía estar, suelta, por lo menos a 25 cm. del piso), mientras atravesaba un piso inundado. En casa la opinión unánime fue que habían lanzado un tobo de agua al piso para poder tomar la foto pero, en todo caso, eso nos ubica antes del 58. Yo había olvidado esa foto, pero la recordè cuando la riada de Vargas durante la cual la Primera Dama ni siquiera se tomò una foto. Y, de paso sea dicho, tampoco el Congreso se tomò la molestia de modificar los artículos del Código Civil que establecen los lapsos para que se declare la presunción de ausencia, la ausencia y la presunción de muerte, se declare abierta la sucesiòn y se puedan cobrar los seguros de vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto. La crecida del 49 fue la que entré a las caballerizas del hipódromo de El Paraíso. La canalización del Guaire (o como lo quieran llamar) nos ha hecho olvidar lo frecuentes que pueden ser. A estos no les importó lo del deslave; al contrario, fue una oportunidad de oro para hacer negocitos.

      Eliminar
  5. Wow! excelente artículo y excelente blog, no lo conocía y realmente felicito a su creador por tan buena iniciativa. Caigo en el blog debido a que estoy buscando información sobre el Cementerio General del Sur de Caracas, porque estoy haciendo mis pasantías de Arquitectura y estamos desarrollando un proyecto en ese lugar, pero mi sorpresa está en que aparece esta hermosa imagen de un plano de Caracas del 1897 y hablan sobre las esquinas Palmita y Peláez, yo viví en Palmita, realmente impresiona la fuerza de la naturaleza y más el hecho de saber que el Río Güaire puede llegar hasta esas esquinas, las cuales están un poco apartadas y a unas cuantas cotas más arriba del río!. Feliz día y que sigan esta excelencia de artículos!

    ResponderEliminar