viernes, 7 de septiembre de 2012

La Virgen del Valle II

La Virgen del Valle en procesión
Foto El Universal

Volvemos hoy a revisar, como lo ofrecía ayer, algunos datos sobre la Virgen del Valle que espero sean de interés.

La imagen que se venera en la Basílica Menor del Valle del Espíritu Santo, en Margarita, como lo indiqué anteriormente, perteneció a la Iglesia de Santiago Apóstol en Nueva Cádiz desde 1530, hasta que se produjo el despoblamiento de esa factoría perlera y los vecinos restantes se trasladaron a Margarita. Es una talla de manufactura española, tal vez gaditana, de tamaño mediano.
La imagen -nos dice Alfredo Armas Alfonzo-, es de las llamadas de vestir y corresponde a la representación de la serie de la Anunciación o Concepción. Cabeza y manos en oración están talladas, mientras que la estructura de listones es de cedro amargo, lo que no le supone exactamente un origen americano ni nacional. Muchas de las imágenes de culto venezolano son del tipo de la del Valle y sólo es obra del imaginero criollo la estructura y el montaje, pues cabezas, manos y pies tenían una procedencia española, quiteña o mexicana....
Virgen del Valle
Tomada del Grupo Virgen del Valle en Facebook

En efecto, hasta el bien entrado el siglo XVIII, los venezolanos importábamos imágenes no sólo de los lugares mencionados por Armas Alfonzo, sino también de Guatemala, que tenía una excelente escuela escultórica.Un caso interesante, que ilustra la importación de cabezas y manos, lo representa Nuestra Señora de la Guía, que se venera en la Santa Capilla, en Caracas, de la cual hablaremos en su oportunidad. Baste agregar que la imagen de la Virgen del Valle lleva peluca, como tantas figuras religiosas de la época.


Obispo Mariano Martí
1720-1792
La primera restauración de la que se tenga noticia, fue por orden del Obispo Mariano Martí, diligente prelado que a la sazón lo era de Puerto Rico bajo cuya jurisdicción caía todo el oriente de  Venezuela como Anexos Ultramarinos (situación que se mantuvo hasta la creación del Obispado de Guayana por desmenbramiento de la diócesis de San Juan de Puerto Rico). Posteriormente sería Martí Obispo de Caracas y Venezuela, y visitaría su diócesis con eficacia y celo apostólico. Nos legó un extenso trabajo que es obligatorio para quien desee conocer la vida de la colonia al oeste del río Unare. Volvamos a Armas Alfonzo:
El Obispo Mariano Martí estuvo de visita en el Santuario en 1767, examinó la imagen y le notó una fisura en la unión del cuello y la cabeza. Por instrucciones suyas, un platero local, Félix Peñalver, le hizo un sostén de plata que "abarca toda la parte superior de la cabeza, bajo la peluca" para fortalecer la unión con el cuello. Peñalver dejó allí su nombre, el del Obispo y el año del trabajo, bajo el trazo inciso de un corazón. La pieza se prolonga hasta la cintura, donde le fue atornillada. Una tela encolada recubre hoy el redondel.
Aspecto de la imagen en 1952.
Nótese la diferencia en la expresión de las cejas
Foto del Museo de la Basílica
Tomada del Grupo Virgen del Valle en Facebook
Que yo tenga conocimiento, ese es el trabajo más importante que se ha hecho para la conservación de la imagen. No dudo de retoques o "restauraciones" posteriores, unos más afortunados que otros, en los últimos 480 años; en particular si tomamos en consideración las condiciones precarias de la humilde capilla donde se la alojó desde un inicio. De hecho las cejas que presenta en la actualidad no se corresponden con las que tenía, por ejemplo, en 1952, lo que le ha cambiado la expresión del rostro.

La construcción original de la capilla donde alojaron la imagen, al parecer, precede a la llegada de la Virgen a Margarita. Debió haber sido una modesta choza de paja y bahareque, como la mayoría de las construcciones venezolanas de la época. Poco a poco y con mucho esfuerzo llegará a ser una edificación  de cierta calidad. No se sabe el aspecto que tendría en el siglo XVIII, pero no se diferenciaría mucho de la de Paraguachí o de la de Santa Ana del Norte. La Basílica que conocemos, de estilo neogótico, corresponde a las obras de los siglos XIX y XX.

Cuando, en 1585, Fray Diego de Salamanca, Obispo de Puerto Rico realizó la visita pastoral a Margarita, se internó en el Valle del Espíritu Santo y encuentra "una parroquia desatendida, en suma pobreza y ruina el santuario y sin un sacerdote fijo que velase espiritualmente por la necesidades del pueblo de doctrina". La población estaba integrada por castellanos pobres, mestizos e indios guaiqueríes, que por privilegio real eranlibres de todo tributo y servidumbre en premio a su valor y fidelidad al rey ("mis caballeros guaiqueríes" los llamó su Majestad Católica); vecinos pobres entre quienes sólo abundaba la fe, que solicitan al Obispo la designación de un sacerdote que vele por sus almas.

Valle del Espíritu Santo, Margarita.
Ubicado a medio camino entre Porlamar y La Asunción
Fray Diego se conmueve -nos dice Armas Alfonzo-. Que la parroquia es incongrua y un sacerdote ha de menester la provisión de sus gastos ordinarios; uno a uno los vecinos se comprometen a crear un fondo de trescientos pesos anuales. Fray Diego va anotando los repartimientos. Y acto continuo Su Señoría designa de Capellán del pueblo al Padre Alonso de Saavedra Escobar.
El Padre Saavedra reedificó  el templo y sirvió por 30 años en Margarita. Se desconoce si los vecinos pudieron cumplir permanentemente con el fondo ofrecido a Fray Diego de Salamanca, pues hacia 1608 surge un reclamo por parte del Mayordomo de la iglesia del Valle, Diego García, ante la corona española.  En esa oportunidad surge un dato interesante: "... digo que en el dicho Valle está la dicha iglesia fundada de más de noventa años porque fue la primera que se hizo al tiempo que se pobló aquella isla y en el dicho Valle hay más de treinta vecinos españoles que viven en él con sus casas y familias y otra mucha cantidad de negros e indios...". El problema surgía por la falta de un sacerdote que confesara, comulgara y asistiera espiritualmente a esa feligresía en crecimiento, pero sin recursos que no podían  trasladarse hasta el Pueblo de la Mar (Porlamar) o La Asunción, ni cumplir con lo del fondo acordado, exponiéndose a excomunión.

Catedral de La Asuncion, Margarita
Construcción de estilo plateresco
Lo importante aquí no es el problema económico, que resurgiría constantemente hasta bien entrado el siglo XVIII, sino la antigüedad del templo. Si sacamos la cuenta, la capilla original fue construida en 1518; es decir, 22 años antes de recibir la imagen de la Virgen. De allí que Armas Alfonzo dude que la ésta haya pertenecido a Cubagua, aunque descarta cualquier hecho portentoso al respecto. Consulté con mi amigo el padre Alexander Castro, valioso sacerdote cumanés con un postgrado en Historia y Patrimonio Eclesiástico de la Pontificia Universidad Gregoriana (Roma), quien me confirmó la información sobre su procedencia de Cubagua, indicándome, además, el nombre completo de Nueva Cádiz: Santiago de Nueva Cádiz.

Otro aspecto importante que surge en la reclamación nos lo refiere Alfredo Armas Alfonzo:
... cubre las noticias de la nueva fábrica hecha en 1603 y el poder milagroso y divino de Nuestra Señora del Valle, sobre la devoción en que se la tiene en toda la isla, de que dan  testimonio las constantes visitas de los fieles agradecidos. Solicita asimismo, que se deje dicho y escrito el suceso de la prodigiosa lluvia del año 1608 que acabó con la sequía aún antes de que la rogativa concluyese con el retorno de la procesión al templo, de vuelta ya desde La Asunción hasta donde fueron. Ese año sobró maíz en las despensas.
En suma, lo que se estaba tramitando era la creación de una parroquia. Desde Madrid llegó la orden de disponer que no faltase misa ni doctrina. Las gestiones contaron con la oposición del párroco de La Asunción, Bernabé Diaz Andino, quien vería disminuir de su renta los diezmos. Sin embargo, tanto el gobernador como su escribano, apoyaron el proceso.

Pero eso no es todo. En 1674, Fray Bartolomé Escuañuela, Obispo de Puerto Rico, en su visita pastoral nota que en ninguno de los pueblos de doctrina se cumplía el precepto de mantener expuesto el santísimo Sacramento. A esta situación no escapa el Valle del Espíritu Santo:
Carlos II El Hechizado
Dio la orden de dotar de copones, sagrarios
y custodias las iglesias de doctrina
en Margarita
...Al Obispo Escuañuela  no ha de escapársele, porque está a la vista de todos, la indigencia indígena. Si apenas tienen para malvivir, sobra pensar que dispongan de los medios para costear copones y custodias para el culto del Santísimo Sacramento. Si Ilustrísima cree de su deber moral denunciarlo así  al Rey y se lo escribe el 22 de febrero de 1675. El celo del Soberano produce entonces una Real Cédula de primero de septiembre de 1676, imponiendo al Gobernador de Margarita la atinente medida para que en todas las iglesias de las conversiones se expusiese el Santísimo. El costo debían sufragarlo las cajas reales.
Sin embargo, la medida real no se cumplió sino entre 1698 y 1699, durante el gobierno de don Diego Suinaga y Orbea. Suinaga dispuso el cumplimiento de la orden real y buscó los fondos. Es a partir de entonces cuando la iglesia del Valle tiene copón, custodia y sagrario.
ASpecto de la Iglesia de la Virgen del Valle
Finales del siglo XIX
Tomada del Grupo Virgen del Valle en Facebook
La bendición del sagrario la fijaron Suinaga y Orbea, El Vicario de la isla y el párroco del Valle para el 8 de septiembre (de 1700). La iglesia se plenó de fieles. En e mismo acto se fundó la Hermandad del Santísimo Sacramento, con veinticuatro miembros, que se llamaron a si mismos Esclavos del Santísimo, El Gobernador iba de primero en la lista que se inscribió en el libro becerro de los estatutos de la Cofradía. En su comunicación al Rey, de 20 de septiembre de 1700, Suinaga y Orbea no olvida mencionar que la iglesia de la Virgen del Valle es "la más acomodada para mantener lámpara encendida", como es del uso ante el Santísimo Sacramento. Ya no está sola la Patrona Margariteña.
Para 1728 la iglesia presentaba un avanzado estado de deterioro. Su reconstrucción se debe a las esfuerzos del padre Phelipe Martínez, que buscó refugio en la isla procedente de Cumaná. Se dolió de que la imagen de María ocupase una "corta capilla". Com empeño y dedicación, se consagró por cuatro años a la reconstrucción del templo y la renovación del culto a María. Puso de sus propios recueros y hasta su fuerza de trabajo. Cuando regresa a Cumaná, siendo gobernador don Carlos de Sucre, estaba pobre y casi arruinado, por con la satisfacción del deber cumplido. Nos dice nuestra fuente:
Durante casi dos siglos quedó en la pedana de la Virgen del Valle, incisa por el Padre Martínez, el año de reinstalación de la imagen en el altar que le erigiera el empeño y el amor del esforzado Vicario de Sant Inés de Cumaná: 1731. Todavía en 1904 la vería Francisco Izquierdo Martí.
El aspecto actual de la Basílica Menor, se debe en gran medida al esfuerzo e iniciativa del padre Joaquín Rivas, quien comenz´po las obras  sobre el sitio de la antigua iglesia, que fue demolida en 1894:
Postal Antigua de la Iglesia del Valle
Tomada del Grupo Virgen del Valle en Facebook
El maestro albañil León Fermín asumió la responsabilidad de los trabajos, con la ayudantía principal de Plácido Marcano y Hermenegildo Espinosa. El Ingeniero Carlos Monagas vino desde Trinidad para elaborar los planos y dirigir la obra. Don Jerónimo Ortega fue el de la idea de encargar a un profesional la concepción y ejecución del proyecto.
El Gobierno del entonces Gran Estado Miranda, de que era parte Margarita, contribuyó con ocho mil bolívares, con cuyo aporte se alcanzó a costear la nave central y mandar a Trinidad al maestro carpintero José Lorenzo Narváez para adquirir las maderas de techos y puertas, las planchas de pizarra que irían en lugar de la teja, y los vidrios para las ventanas. La goleta nacional Flora se encargó de transportar los materiales.
Culminaría la obra el Padre Eduardo de Jesús Vásquez, que, por cuarenta años, de 1900 al 40, sirvió la parroquia del Valle del Espíritu Santo. (...) El falso gótico de la iglesia, tan divulgado en fotografías del turismo nacional proviene ... de la administración del Padre Vásquez.
Aspecto actual de la Basílica Menor de
Nuestra Señora del Valle
Tomada del Grupo Virgen del Valle en Facebook
Existen planes de construir un templo votivo nacional para Nuestra Señora del Valle. Espero que se tome en consideración la relevancia histórica del lugar, las necesidades del culto y el respeto por el monumento. Siempre hemos tenido la tendencia a demoler lo que no vemos "tan bonito", para luego construir un mamotreto de concreto.

Mañana en el Valle
Tomada del Grupo Virgen del Valle en Facebook


6 comentarios:

  1. Como siempre, excelente post, estimado.

    Espero que el templo que se construya no sea un mamotreto, de los que abundan en el mundo. En un blog que visito hicieron un concurso de la iglesia más fea del mundo y lo que daban era ganas de llorar...

    Prefiero un arquitecto desconocido pero creyente y conocedor del acervo arquitectónico de la fe que uno renombrado, ateo o agnóstico, que no comprende la hondura del Misterio.

    Y eso que el gótico no es mi preferido...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El gótico gótico de la edad media, era una cosa auténtica. El neogótico parece producto de un curso de pastillaje del siglo XIX. Le presté a mi tía un libro de Mons. Juan fFancisco Hernández en el que, entre otros temas, se toca el de la arquitectura religiosa. En Maracaibo hay una que parece más bien una sala de conciertos que una iglesia, invento de Ocando Yamarte. A veces los ateos lo hacen mejor porque no se ponen a inventar.

      Eliminar
  2. Vete esta entrada...

    http://infocatolica.com/blog/espadadedoblefilo.php/1110180747-i-concurso-de-arquitectura-ac

    ResponderEliminar
  3. O esta otra, que habla de Moneo... http://infocatolica.com/blog/espadadedoblefilo.php/1110151224-a-mayor-gloria-de-moneo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Ya las visito. Estoy escribiendo sobre el Infierno.

      Eliminar
    2. Muy buena la página. La puse entre los favoritos. La iglesia minimalista es horripilante.

      Eliminar