jueves, 20 de septiembre de 2012

Estudia, trabaja, descansa


Elías Calixto Pompa
1837-1887
Elías Calixto Pompa, fue un poeta, dramaturgo, periodista y político venezolano, que escribía bajo el pseudómino de K-Listo. De él nos dice José María de Rojas en la Biblioteca de escritores venezolanos contemporáneos, publicada en 1877:
Nació en Guatire, pueblo correspondiente a la antigua provincia de Carácas, el 14 de octubre de 1834 y á los dos años le trajeron sus excelentes padres a la capital con el fin de educarlo. Allí terminó sus estudios filosóficos  y comenzó los de Jurisprudencia, que no concluyó por circunstancias que no son desconocidas.
Ha desempeñado algunos destinos públicos, siempre á contentamiento de sus Gefes, pero no es esta su carrera, sino la del comercio, que le proporciona su bienestar.
Dióse á conocer como escritor en 1863 en un periódico de Ciudad Bolívar y desde entonces hasta hoy ha publicado muchas composiciones poéticas en los principales diarios de la República. Tiene escritos varios dramas, en prosa unos y en verso otros, que aún conserva inéditos.
El juicio público le es sumamente favorable como poeta y como honrado y modesto ciudadano.
Estaba errado el Marqués de Rojas en cuanto a la fecha de nacimiento de nuestro poeta, puesto que su partida de bautismo indica que nació en 1837. Pompa sufrió exilio durante la autocracia guzmancista, hecho que tampoco cita la Biblioteca de escritores venezolanos contemporáneos, de donde tomo el tríptico de sonetos moralizantes, respetando la puntuación y acentuación original.


I
Estudia


Es puerta de la luz un libro abierto:
Entra por ella, niño, y de seguro
Que para tí serán en lo futuro
Dios mas visible, su poder mas cierto.

El ignorante vive en el desierto
Donde es el agua poca, el aire impuro:
Un grano le detiene el pie inseguro;
Camina tropezando: vive muerto!

En ese de tu edad abril florido
Recibe el corazón las impresiones
Como la cera el toque de las manos;

Estudia, y no serás cuando crecido
Ni el juguete vulgar de las pasiones,
Ni el esclavo servil de los tiranos.
  
II
Trabaja

Trabaja, joven, sin cesar trabaja;
La frente honrada que en sudor se moja,
Jamás ante otra frente se sonroja,
Ni se rinde servil á quien la ultraja.

Tarde la nieve de los años cuaja
Sobre quien léjos la indolencia arroja;
Su cuerpo al roble, por lo fuerte, enoja;
Su alma del mundo al lodazal no baja.

El pan que da el trabajo es más sabroso
Que la escondida miel que con empeño
Liba la abeja en el rosal frondoso;

Si comes ese pan, serás tu dueño,
Mas si del ocio ruedas al abismo,
Todos serlo podrán, ménos tú mismo!


III
Descansa

Ya es blanca tu cabeza, pobre anciano:
Tu cuerpo, cual la espiga al torbellino,
Se dobla y rinde fácil; ya tu mano
El amigo bordon del peregrino.

Maneja sin compas, y el aire sano
Es á tu enfermo corazón mezquino...
Deja la alforja, ve, descansa ufano
En la sombreada orilla del camino!

Descansa, sí, mas, como el sol se acuesta,
Viajero como tú, sobre el ocaso,
Y al astro que le sigue un rayo presta;

Abre así con amor tus labios viejos,
Y alumbra al jóven que te sigue el paso
Con la bendita luz de tus consejos!


1 comentario:

  1. Bendito sea el autor! Estas poesias las aprendi y he aplicado desde mi infancia y vale la pena recordarlas!

    ResponderEliminar