jueves, 12 de abril de 2012

Las palabras raras de Romulón

Rómulo Betancourt
Revisando el otro día los cuatro tomos de BUENAS Y MALAS PALABRAS (Edición EDIME, Madrid, 1982) por el filólogo Angel Rosenblat, me encontré con un capítulo escrito en 1965, dedicado al habla caraqueña de los últimos 30 años (1935-1965); aparecen los anglicismos, las innovaciones a la lengua culta, y el vocabulario de Rómulo Betancourt, entre otros.
Cuando escribí el artículo sobre la "multisápida hallaca" mencioné que el adjetivo era aporte de Rómulo Betancourt, pero no especifiqué más nada. Ahora, de manos de Ángel Rosenblat, tenemos todo un léxico romulero que enriquecerá nuestro vocabulario:

Obsoleto: latinismo muy viejo que se ha generalizado gracias al inglés. Contemporáneamente a don Rómulo lo usaron Ortega y Gasset y Mariano Picón Salas. Mucha gente remedaba al presidente diciendo: "eso está obsoleto y periclitado". Con el tiempo se ha hecho más común en América Latina, pero en 1960 era una palabra rara.


Multisápida hallaca: La usó en su salutación presidencial de Año Nuevo, en 1960. Ya antes lo había usado Mario Briceño Iragorry (Mensaje sin destino) y en su novela Los Riberas (1957) "...servidos sobre su propia hoja de plátano, graciosamente recogida, aparecieron hoy los humeantes y multisápidos pasteles". Como se ve, no fue invento de Rómulo sino que usó una palabra poco frecuente y que se ajusta a los múltiples sabores de la hallaca. Ha corrido con suerte y, de adjetivo calificativo, se convirtió en nombre común, sinónimo del nuestro tradicional plato navideño.


Sicofante: Al parecer no lo usaba en el sentido castellano, procedente del griego, de delator, o calumniador, sino en el de vil adulador, frecuente en el inglés culto: sycophant. Es lo que en el siglo XIX venezolano se llamaba áulico y ahora, con nuestra decadencia cultural y moral, es chupamedias, jaleti, jalabolas, focas, o lambesuelas. Él no inventó la palabra, ni su acepción, sino que la popularizó. Un par de ejemplos, sacados de Venezuela Política y Petróleo: "En 1929, en pulcra y cuantiosa edición oficial, circuló Cesarismo democrático, de Vallenilla Lanz, sicofante cínico e inteligente..." o "el pequeño déspota y sus sicofantes de los Ministerios."

Parafernalia: Se le atribuye, pero no se le ha podido documentar. Rosenblat cree que la usó en alguna declaración de prensa al referirse a la necesidad de aligerar el protocolo presidencial. Es voz griega frecuente en inglés, con el valor de pertenencias u objetos personales, especialmente de adorno.

Falencia: En un discurso presidencial en abril de 1960, decía: Ya tendré oportunidad, al hablarle al Congreso, de exponer otros planes que tiene el gobierno para enderezar esta economía desarticulada y este fisco en vísperas de la falencia que nos dejaron diez años de dictadura. Es voz tradicional, nos dice Rosenblat, en el sentido de error o falla. No se conocía su uso en Venezuela, excepto en Andrés Bello. En ciertas ocasiones se usa como por ejemplo: falencia de memoria.

Minimizar: es el minimize inglés que se ha extendido en español y es aceptado por la Academia de la Lengua, y por analogía existe maximizar, también aceptado. Para los años 60 no era de uso frecuente.

Hampoducto: En uno de sus discursos presidenciales anunció, para combatir el hampa, que iba a establecer un hampoducto desde Caracas hasta la colonia penal de El Dorado (sería, tal vez, un puente aéreo o un flujo constante de hampones a la colonia penal, como si fuera por un oleoducto o un gasoducto)

Provento: Con el valor de beneficio o renta; por ejemplo, "proventos fiscales".

Pechos: Con el viejo valor de impuestos, y pechar como verbo. De uso clásico en Venezuela.

Insacular: Insacular el voto, es decir, depositarlo en la urna electoral.

Ripostar: Es seguramente un portuguesismo, nos dice Rosenblat, apoyado sin duda por el francés riposter y el inglés to riposte. Ejemplo: "ripostamos indignados", o "desde nuestro exilio en Washington ripostamos..."

Obsedido: Con el valor de obsesionado. Es un viejo galicismo, frecuentísimo en la generación previa a la de Betancourt. Ya está en desuso.

Exitoso: "Aventura exitosa", "empeño exitoso", "facetas exitosas"... Ahora es palabra de uso muy generalizado en América Latina, pero a principios de los años 60 era raro su uso.

Existen muchas expresiones de Betancourt que le dieron a su discurso un carácter entre culto y pintoresco. Alguien con la popularidad de Romulón podría darse ese lujo. A guisa de ejemplo:

Permisar (otorgar un permiso... aún se usa mucho en Venezuela); y otras de valor literario: vagaroso (la vagarosa oración perezjimeniana); caliginoso (una caliginosa tarde); factual (glosa objetiva y factual); pasatista (narcisismo pasatista); jingoista (jingoistas odios patrioteros). Se le atribuyen otras: nefelibatas (extremistas), turiferarios (los que echan incienso a los gobiernos dictatoriales), remotidades... y nos dice don Ángel: "...en su conjunto caracterizan la prosa y la oratoria de Rómulo Betancourt y han sido tema constante de asombro y de parodia." 

Era un lenguaje culto y clásico (Rómulo leía), nada comparable al lenguaje actual que recuerda a los sumideros de los bajos fondos y a las letrinas de barracas cuartelarias.

Ángel Rosenblat
1902-1984
Ángel Rosenblat (1902-1984) fue uno de los más grandes sabios e investigadores de la demografía histórica y lingüística de las Américas. Nacido en Polonia, que sin duda hizo mayores aportes en conocimiento e interpretación contemporánea de América.
En el primer periodo de su investigación y obra intelectual se dedicó a la demografía de los nativos de América en los tiempos postcolombinos.  Fue uno de los grandes investigadores, a quien debemos conocimiento de la dinámica demográfica de la población autóctona de América. A la vez trabajó sobre el desarrollo de la teoría del mestizaje como proceso principal de formación de modelos demográficos y culturales de América hispana. La obra magna de su trabajo en esta materia fue La población indígena y el mestizaje en América (Editorial Nova, Buenos Aires, 1954). Su gran mérito, dificil de valorar, fue introducir esta temática a los problemas de la investigación científica y la noción a la terminología de las ciencias sociales.

Simultáneamente realizó amplios y profundos estudios lingüisticos sobre el español en América, logrando en este campo los más grandes éxitos académicos. Fue destacado autor y eminente organizador de las investigaciones sobre dialectología del español en América. Desarrolló ese concepto en la Universidad Central de Venezuela en Caracas, donde se estableció después de la Segunda Guerra Mundial.

Reconocido en el mundo como gran sabio y hombre honrado, se desempeñó como profesor en las más famosas Universidades del mundo (como por ejemplo Harvard Univeristy), fue distinguido con los titulos del Doctor Honoris Causa por la Universidad de Salamanca, Universidad Central de Venezuela y Universidad Simón Bolivar de Caracas.

Buenas y malas palabras es un tesoro. Volveremos a él en varias oportunidades.

5 comentarios:

  1. Buen dia Sr. Abraham, cada Presidente ha tenido, independientemente de lo que hizo o dejo de hacer muchas anécdotas y una manera de expresarse caracteristica, es el caso de Don Romulo, del Dr Luis Herrera Campins, etc. Pero nada comparable con el "vocabulario revolucionario" reciba un saludo

    ResponderEliminar
  2. Buen dia

    Como es frecuente que los líderes políticos tengan alguna característica personal, es evidente que el uso de ciertas palabras era típico de Betancourt.

    Hay muchas palabras en el castellano que no son coloquialmente de uso común, por ejemplo nefelibata, oxímoron, somero, heteróclito y un larguísimo etcétera

    Para mi la figura de Betancourt se presenta algo desdibujada, por así decir, aunque cuando murió yo iba a ingresar en la Universidad

    Lo que si no entiendo es el ¿sobrenombre? de Romulón. Eso lo oí desde siempre y parece que los adecos o muchos de ellos consideraban esa palabra ofensiva

    Yo nunca lo ví en persona, pero en las fotos en grupo, aparece como una persona de baja estatura o al menos, mucho mas bajo que sus amigos. De aquí que el ",,,,lón" no pareceria muy adecuado

    Pero no quiero referirme a este caballero sino a algunas palabras, estas si de uso corriente

    FANATICO: Se emplea para designar los seguidores de un equipo deportivo. Esta palabra no me gusta para nada porque el fanático es sinónimo de sangre, candela, escombros, muerte. Recuerdo lo que hace años leí del jurista Francisco Canestri en un texto escolar
    "....el fánatico es un caso extremo del sectario. No retrocede ante el crimen para imponer su condición"
    Peor que fanático es "fanaticada" que en realidad sería una horda de sectarios en extremo, que vienen a no dejar piedra sobre piedra

    Dicen algunas personas que "Así es QUE se gobierna" . Yo nunca fuí sobresaliente en Castellano si acaso 14 o 15 pero a mi me suena lógico Así es COMO se gobierna. Porque la primera frase parecería señalar a un nombre "que se gobierna" y el COMO indicaría la forma correcta (así debe ser) según esta gente, de gobernar

    EXPERTICIA Palabreja que parece venir de "experto" pero como se entiende bien, ahi le dejo la experticia a los expertos

    APERTURAR Me parece un verbo que no tiene sentido. Aperturar es la acción de abrir. Yo no aperturaría una cuenta ni en tiempos de la Dra Krivoy al frente del BCV, en tal caso abriría una cuenta. El verbo aperturar está de mas

    HACER VIDA me parece como vegetar, sobrevivir, algo un poco penoso. Nada optimista

    SACAR EL CUERPO eso lo harán los toreros cerca de los cuernos del toro. Mejor es evadir

    Y como todo no puede ser rigor, dejemos a la CONCHUPANCIA en paz, para que nadie confunda la conchupancia con la impedancia (resistencia electrica)

    Y ahora la Real Academia dice que es correcto decir HAIGA, MESMO, MURCIEGALO, DESBORONAR, INCENSIO

    Asi que al que quiere que lo pongan donde haiga no es mal hablado solo corrupto

    No hay que regañar a la Negrita por mal hablada si se le desboronó el pastel

    Y si es una camioneta de esta sufrida ciudad, un muchacho le ofrece barras de incensio, no le reclame porque a lo mejor se lleva una respuesta desagradable ¡¡y está bien dicho!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchos de los apodos que se le aplicaban eran adversos y Romulón debió ser así como Rómulo Magno o el Napoleón de Guatire. Al parecer a él no le importaba.

      Ahí mencionas una larga lista de "machucadas" del lenguaje. Mientras más caemos en la ignorancia y la incultura, más abundan los horrores y el imperio de la neolengua.

      Eliminar
  3. Los adversarios decían que Rómulo era pato, le decían también Romulona, y creo que Romulón venia de una mezcla de Rómulo y otra que se usa en vzla para definir a los patos.

    ResponderEliminar