miércoles, 19 de febrero de 2014

Otro bicho de Internet: el Flamer o incendiario

La bomba incendiaria alemana B1E
Imagen tomada de decoartmunitis.wordpress.com
Hace unos días, cuando publiqué en esta bitácora un artículo sobre los trolls en Internet (aquí), quedó pendiente otro bicho agresivo que se esconde tras el anonimato.Lo encontré mientras buscaba el significado de Troll y es mucho menos inocente que éste. Me refiero a lo que en inglés se conoce como Flamer, que podría traducirse como Incendiario.

Recurriremos otra vez al diccionario de neologismos ingleses The Oxford Dictionnary of New Words (Oxford University Press, Oxford, 1998):
Flame.- Verbo transitivo: En la jerga on line, dirigir un mensaje electrónico a alguien, en cual es destructivamente crítico, abusivo, o encaminado a provocar el disentimiento o la controversia.
Pero lo que más nos interesa es su uso como sustantivo:
La naturaleza impersonal de las comunicaciones electrónicas pueden debilitar la conformidad hacia las convenciones sociales: los mensajes son más directos, el abuso o la crítica aparecen más rápidos e intensos en su naturaleza y las opiniones turbulentas se promueven y defienden con mayor fervor.. Los primeros usos registrados de flame en este sentido, datan de principios de los años 80. Sin embargo, el término sólo llegó a ser conocido fuera de la comunidad electrónica a inicios de los noventa , como resultado del crecimiento del interés en la Internet. Una persona que flamea (o incendia) es un flamer, el nombre colectivo para tales mensajes es flamage, y el sustantivo para la acción es flaming. Si el argumento a abuso se hace extensivo, con muchos individuos uniéndose, se dice que se desarrolla una flame war (también escrita flamewar). Un mensaje deliberadamente provocativo, designado para inducir a alguien a retaliar, es flame bait ( o flamebait). Necesariamente, la mayor parte del flaming tiene lugar en público, fora, grupos de noticias, pero a veces se envía a través del correo electrónico personal, o flame mail. Una persona que coloque un mensaje puede colocarlo en una sección entre las frases flame on y flame off, como una indicación de que contiene material que el lector puede considerar discordante o provocativo, o quizá para  atajar cualquier crítica. Los mensajes incendiarios dirigidos en sentido general son generalmente designados como trolls, y aquellos que los envían como trollers...

¿Qué hacer con estos bichos? Yo los veo peores que a los Trollers. Tal vez la mejor manera es bloquearlos. Hay redes sociales que permiten, además denunciarlos como abusivos. Así se les apaga la candela. ¿Cómo los llamaría en castellano? ¿Incendiarios? Mejor se deja el galicismo descriptivo. Así tenemos el verbo flamear y el sujeto flamea. ¿Será?

Hay otros animaletes agresivos que no respetan las normas de cortesía de la Internet. Destaca entre ellos los que escriben todo en mayúsculas (lo que equivale a gritar) y otros más inocentes, o tal vez torpes, que no siguen las normas gramaticales de sintaxis, prosodia y ortografía. A veces da horror leer una perorata llena de faltas gramaticales sin puntos ni como. A esos es mejor dejarlos tranquilos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada