sábado, 22 de junio de 2013

Un presidente catire toma güisqui en la carretera

José Gil Fortoul (1861-1943)
28° Presidente de Venezuela (1913-1914)
Foto de Wikipedia, fechada en 1909

Revisando material para un artículo que pronto saldrá en esta bitácora, me encontré con varias anécdotas de los presidentes que designaba Juan Vicente Gómez de cuando en cuando para que asistieran a ceremonias, pero, eso sí, reteniendo el Benemérito el control del ejército y el poder real. Uno de estos nombrados fue el intelectual positivista José Gil Fortoul, quien fue "Presidente" entre agosto de 1913 y abril de 1914. Veamos qué nos dice Luis Cordero Velásquez en su libro Gómez y las fuerzas vivas (Editorial Lumego, Caracas, 1972). El libro fue un éxito editorial cuando fue publicado por vez primera en 1971, por lo que pronto salió la segunda edición:
Para mostrar gráficamente "las atribuciones" de esos Magistrados, modelados únicamente para concurrir a las ceremonias y pronunciar discursos (se refiere a José Gil Fortoul, Victorino Márquez Bustillos y Juan Bautista Pérez), basta con narrar los pasajes siguientes:
José Gil Fortoul en 1932.
Nótese el bisoñé "flor de parcha"
que le tapa la calva.
El primero, Gil Fortoul, daba cuenta regularmente al General Gómez de sus gestiones. En la ocasión de uno de sus viajes periódicos a Maracay, ordena en Guayas a su chofer detener la marcha del vehículo para apagar la sed. Rubio y de ojos azules, Gil Fortoul es hombre de maneras y gustos refinados; enfundado en ropa oscura, chaleco, monóculo y rosa en el ojal, él mismo pide al dueño del bar ubicado al lado de la vía, su bebida favorita: whisky con soda.
El hombre del negocio se atortoja porque no encuentra la soda; finalmente, en un rincón halla la diminuta botella y la coloca sobre el mostrador. A todas estas, Gil Fortoul, molesto por la tardanza del servicio, reclama al comerciante:
-¡Ándese rápido, amigo, mire que soy el Presidente de la República!
El hombre se disculpa por la demora, y una vez que el Hudson del historiador se pierde en las curvas del camino, comentará a unos parroquianos que toman tragos en la barra:
-¿Ese musiú, y que Presidente? Tan pendejo que es. Se figura que yo no conozco al General Gómez. ¡A la cárcel puede ir derechito si repite lo que dijo aquí!
La verdad es que hay que ser bien pendejo (o muy estresado) para pedir un whisky con soda en una pulpería de carretera, y de paso exigir servicio como si estuviera en París. Ahora entiendo por qué era tan bobo un nieto suyo que conocí en el Ministerio.

Whisky con soda. Me imagino a Gil Fortoul
en una pulpería llena de moscas revolviendo
con el dedo su trago de escocés.

7 comentarios:

  1. Interesante, estare a la espera de ese articulo.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pronto lo verás. Te adelanto que se trata del asesinato de Juancho Gómez.

      Saludos.

      Eliminar
  2. "La verdad es que hay que ser bien pendejo (o muy estresado) para pedir un whisky con soda en una pulpería de carretera, y de paso exigir servicio como si estuviera en París. Ahora entiendo por qué era tan bobo un nieto suyo que conocí en el Ministerio".

    Eso de llamarle "bobo" o "pendejo" a una persona no es correcto. Cada quien tiene sus habilidades. "Pendejo" es una palabra altamente ofensiva, dijera lo que dijera el Dr Uslar. Yo jamás he sido inclinado a despreciar a nadie y nadie merece desprecio. Nadie es bobo, puede que alguien sea menos avispado que otro y eso de avispado es un término muy relativo. Esa es una de las bases del "chalequeo" y del "bullying" que no son mas que formas de saciar la crueldad en el mas débil, en quien carece de recursos psicológicos para defenderse
    Una vez le oi a un funcionario policial algo tan lapidario, veraz y simple como la "ley" de Murphy
    "Ni los vivos son tan vivos ni los bobos son tan bobos"

    Además el Dr Gil Fortoul escribió una Historia de Venezuela que según los entendidos, es excelente

    En último término, somos criaturas de Dios y Dios sabe lo que hace

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sólo escribió la Historia Constitucional de Venezuela, sino otros libros, entre ellos uno de esgrima. Tal vez no era pendejo o bobo -aprovechó muy bien la tiranía de Gómez y la sobrevivió-, pero por lo menos. El nieto si era medio bobo, no por incapacidad mental, sino por maltrato familiar.

      UBICATEX, en solución salina intravenosa, debería haberse inyectado Gil Fortoul antes de pedir este güisqui de carretera. El pulpero tenía razón.

      Eliminar
    2. Eso es cierto lo del Ubicatex. Hay mucha gente que hace cosas peores. Como comer en un comedero proletario (valga la redundancia) y formar lio porque el plato tenía una ligera escachadura o por insignificancias por el estilo.
      Escribí la nota anterior en un tono ligeramente dramático (aunque 100% sincero) porque al leer lo del nieto de J.G.F (a quien no conozco de nada) me acordé de dos compañeros muy tímidos en el liceo.
      Uno era un muchacho sin recursos sicológicos, excelente estudiante, pero era la sopita de (casi) todo el mundo, era la oveja entre lobos. A el lo veían rápido como era: tímido, aislado, introvertido
      El otro era igualmente tímido, pero no carecía de viveza. Su apartado era echársela de sabelotodo, sin pudor, hasta interpretaba sueños. No era ni buen estudiante como el otro y además era perezoso. Todos sabían que era un farsante, pero le tenían un vago respeto por su capacidad para sobrevivir en un ambiente agresivo. Eso si, se cuidaba de no pontificar sobre lo que todos sabían que no sabía, como por ejemplo los deportes. No pertenecía a grupos pero no estaba del todo aislado: era una presencia en el aula. Frente al otro muchacho, cuando estaba en público, su trato era despectivo, pero quizá el otro era la única persona en quien confiaba. No peleaba, sabía que los mucho mas bajos que el (era alto) lo dejarían muy mal parado en un encuentro personal. Suplía el machismo agresivo con lo erótico: las revistas porno gringas...
      Confieso que no me agradó la alusión despectiva al nieto de JGF porque me hizo recordar aquel chamo, el otro, que ahora es profesional por cierto. Y no se fué del país, Del sabelotodo ni p... idea tengo de que hace ni mas nada ni si vive o murió
      Tengo entendido que el Dr. Fortoul era hijo de un militar que participó en la federación
      Vivió franciscanamente, haciendo lo que quería y sabía hacer
      Y disculpas ofrezco por ésta disgresión.
      Somos criaturas de Dios y Dios sabe lo que hace

      Eliminar
    3. El chalequeo o bullying es muy frecuente en la adolescencia. Es algo pasajero y, luego, en el camino se emparejan las cargas.En el Ministerio nadie fregaba al nieto; más bien le tenían lástima (tal vez eso es peor) su familia no lo supo tratar como correspondía.

      Feliz jornada.

      Eliminar
    4. Estimado Abraham Quintero, me confieso bastante sorprendido con la opinión que tiene sobre mi fallecido padre, José Eduardo Gil-Fortoul. Definitivamente no era perfecto, ni mucho menos, como no lo somos ninguno de nosotros, pero de ahí a decir que le tenían lástima... No sé, ni me interesa, que pudo haber causado esa impresión tan triste de mi padre en Ud. pero de lo que si estoy seguro es de la absoluta ética y moralidad de él y del gran afecto y aprecio que le tenían todos sus amigos y conocidos. De lo que también estoy seguro es de que él jamás denigró de otras personas. Más bien defendía los derechos de los que no sabían o no podían defenderse por su cuenta, especialmente personas humildes. Finalmente, solo decirle que si Venezuela tuviera más venezolanos con la mitad de las facultades de mi papá la historia actual seguramente sería otra.
      P.D: Sobre mi bisabuelo y la historia que narra del güisqui no le voy a rebatir nada, a mi también me parece una ridiculez y que le hubiera hecho falta efectivamente una buena dosis de solución salina de las que menciona.

      Eliminar