viernes, 16 de mayo de 2014

Canto a la colina de los pobres

Tres figuras en marcha, por Héctor Poleo (1943)

CANTO A LA COLINA DE LOS POBRES

Los veía ascender todas las tardes
con el sol de los venados.
Los veía descender en las mañanas
con el canto de los pájaros
por la vieja colina de los pobres.

Lloraban los niños
y soñaban las mujeres
al pie de los árboles dormidos.

Alegres iban mis amigos luminosos,
los amigos de Dios sobre la Tierra,
los que en las manos doloridas llevan
el rojo color de la caoba agraria
y la huella viva del cedro perfumado.

Los veía ascender todas las tardes
por la tierra ondulada y cariñosa,
que cada mañana de la existencia pobre
los hombres besan amorosamente.

-Besa esa tierra, dice una voz.
Y el labio inclinan fervorosamente.

-Besa esa tierra, dice otra voz,
y el ojo turbio del sufrimiento
mira la vida entre las hojas muertas.

-Besa la tierra, cantan en coro las lejanías,
y al corazón visitan jubilosamente
las palabras buenas de nuestro Señor.

Mañana devolveré todos los besos,
responde, al fin, la tierra bienamada.
Devolveré todos los besos
cuando en el costado de los hombres sangre
la rosa pura de una vida eterna.

De: Libro de los cantos (1954)
Por Oscar Rojas Jiménez

Una mañana de paseo por el centro de Caracas, me acerqué a los libreros del Puente de la Plaza España. Allí, en una mesa, estaban apilados, listos para la venta a precios irrisorios, los restos de una variada biblioteca. Al revisar me encontré con Libro de los cantos (Ministerio de Educación, Caracas, 1954), por el poeta Oscar Rojas Jiménez y tenía una dedicatoria que me decidió a comprarlo:
Con los deseos de que esta obra sea del agrado de mi amigo, Doctor José Giacoppini Záraga, abogado y buen gustador de las letras patrias.
(Fdo) Oscar Rojas Jiménez
Caracas, enero de 1955 
Me dio dolor verlo allí, huérfano de su antiguo propietario, recién fallecido. Ahora enriquece la sección Poesía de mi biblioteca.

Grupo Viernes, visto por Vicente Gerbasi
Oscar Rojas Jiménez es el primero de izquierda a derecha, en la segunda fila
Imagen tomada de www.vicentegerbasi.net
Oscar Rojas Jiménez fue miembro del Grupo Viernes, junto con una pléyade de poetas que dieron un vuelco a las letras venezolanas. Fue autor de varios poemarios: Los héroes (1937); Octosílabos (1939); Isla (1940); Tierras y hombres (1942); Canto al trópico americano (1954); Paisajes y hombres de América (1954).

De él diría Vicente Gerbasi:
Lo americano en la poesía de Oscar Rojas Jiménez no es expresado en forma directa, sino mediante la introspección y la indagación de sí mismo, después de haber escuchado sus hondas repercusiones. 
Y Pedro Grases:
En el paisaje se mueven personajes distintos, almas y figuras, que animan la geografía de colores y tonos tan intensamente ricos en el trópico venezolano. Oscar Rojas Jiménez juega con ellos y les hace vivir en este escenario.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada