viernes, 4 de abril de 2014

Oda a la libertad

La Libertad guiando al pueblo, por Eugéne Delacroix (1830)


ODA A LA LIBERTAD

No armada del puñal de la venganza,
ni teñida la veste en sangre impura,
tal como la forjó nuestra locura,
o torpe iniquidad;
plácida cual la luz de la esperanza,
con la paz y el perdón en la frente,
blanda la faz, benigno el continente:
¡tal es la libertad!
Hija de Dios, de su bondad esencia,
don el más alto de su amor divino,
acaso en el mundano torbellino
al hombre se ocultó;
negra ambición, estúpida demencia,
el temor de los buenos, la osadía
de un tirano, el furor de la anarquía
tal vez la encadenó…
Mas no puede morir: lozana, fuerte,
crece encorvada bajo el férreo yugo;
ni el hacha enrojecida del verdugo
enerva su virtud.
del seno tenebroso de la muerte,
insultada tal vez, jamás vencida,
cual su padre inmortal, torna a la vida
con nueva juventud.
Poco son a humillarla los tiranos,
que el mundo ve y conoce sus derechos;
la oprimen, ¡ay!, con sus bastardos hechos,
mil émulos y mil;
que so el disfraz de nobles ciudadanos
en su nombre inmortal alzan pendones
y hacen servir los pueblos y naciones
a su torpeza vil.
Vos sois, apóstoles fingidos,
vosotros embusteros renegados,
vosotros, sí, los pérfidos soldados
del crimen y el error.
No ha menester la libertad, bandidos,
del estruendo y el rencor del fiero Marte;
símbolo del perdón es su estandarte,
¡su blando imperio, amor!
Y lidia, sí, pero en leal palestra,
atacada, jamás provocadora,
siempre grande en la lid, nunca opresora,
que es numen celestial;
y nunca armó su prepotente diestra
el odio, ni el temor, ni la venganza;
 ¡jamás para vencer urdió acechanza
ni usó traidor puñal!
¡Pueblos! No es el rencor ni la codicia,
ni la torpe ambición ni la impía guerra,
los símbolos que anuncien a la tierra
que ya lució su edad;
si veis orden, y paz, amor, justicia,
aunados reinar en grata calma,
alzad entonces al Creador el alma.

¡Esa es la libertad!

José Heriberto García de Quevedo
1819-1871
Hace ya algún tiempo, publicamos en esta bitácora, junto con su poema A Caracas (leer por aquí),  una breve semblanza de este poeta español nacido en Coro. Tuvo, entre otros méritos el haber sido el primer poeta en comparar a  Caracas con una "virgen mulsulmana" que luego utilizará José Antonio Pérez Bonalde en su Vuelta a la Patria. 

De él nos dicen Ginés Albareda y Francisco Garfias, en su introducción al tomo correspondiente a Venezuela de la Antología de la poesía hispanoamericana (Biblioteca Nueva, Madrid, 1958):
...conoce y estudia las principales literaturas europeas, y por eso su obra está llena de románticas influencias encontradas. Unas veces es Manzoni, otras Byron y siempre Zorrilla los poetas que más presencia hacen en su obra. Con este últuimo colaboró en "María", "Ira de Dios" y "Un cuento de amores". Acometió poemas de gran aliento, quedando frustrado casi siempre su empeño. Teníauna gran cultura y un enorme repertorio melódico logrador de estimables aciertos, pero en general su desmedida aspiración creadora no guardaba relación proporcionada con la calidad expresiva.

4 comentarios:

  1. Respuestas
    1. La libertad es siempre revolucionaria y es el terror de los tiranos.

      Eliminar
  2. No sabría decir que obra del arte universal representa alegóricamente a la Venezuela actual, si "La Libertad Guiando al Pueblo" de Eugene Delacroix o "Los Fusilamientos del tres de Mayo" de Francisco de Goya. Se dice que éstos ocurrieron poco antes del amanecer del 3 de mayo de 1808 y las víctimas fueron unas 40, por cierto el cuadro goyesco no es del todo exacto, pues en aquella ocasión no fué fusilada ninguna mujer, como aparece una en las sombras ¿truculencias del pintor? posiblemente

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco. Busqué una libertad con gorro frigio, pero lo más estético que conseguí fue el cuadro de Delacroix.

      Las pinturas épicas nunca son precisas. Siempre hay algo de propaganda heroica, no tanto truculencia.

      Eliminar