miércoles, 23 de abril de 2014

Historia de los venezolanos del siglo XX

El día que mi tía Imelda cumplió 89 años, le regalé dos libros. Generalmente le regalo poesía y narrativa, pero esta vez preferí regalarle algo de historia. Así que me acerqué a una librería y me puse a revisar. Tenían en existencia una obra de mucha claridad y de grata lectura que ya figuraba en mi biblioteca. Así que compré Historia de los venezolanos del siglo XX (Editorial Alfa, Caracas, 2010) del fallecido polígrafo venezolano Manuel Caballero.

Pues bien, la anciana tía se devoró el libro de una sentada y luego lo ha releído aquí y allá, de alante pa'tras, y me dice: "Todo esto es lo mismo que ahora con sus variantes". Y sé por qué lo asevera; la historia venezolana es repetitiva y ella recuerda como si fuera ayer todo el proceso venezolano desde la muerte de Gómez hasta hoy.

El siglo XX es casi ignorado por los venezolanos del presente y Caballero nos lleva a revisarlo, analizarlo y reflexionar. En la contraportada leemos:
Durante muchos años, Manuel Caballero ha investigado y reflexionado sobre su siglo, el XX, enfrentando tanto la tradición historiográfica venida del siglo XIX que confundía historia con épica como el utopismo que sacraliza un futuro donde toda perfección es posible a condición de sacrificar las generaciones presentes. Este libro resume, y a la vez completa, todo ese trabajo y ese enfrentamiento, lo cual le permite concluir que el siglo XX es el siglo de la política, más que de la paz y de la democracia.
Nacida de la paz, la política es más importante que la democracia. Ella parte de dos supuestos, dos principios ineludibles. El primero es el abandono del recurso a las armas, su sustitución por la palabra. El segundo es el reconocimiento de la existencia del adversario como tal, no como enemigo mortal. En las seis partes de este polémico libro, la lucha entre la política y la antipolítica recorre el siglo XX, el de mayor desarrollo material y espiritual de los quinientos que, a partir de 1498, forman el cuerpo de la historia de Venezuela.
El libro no tiene desperdicio y creo que debe leerse como lo hace la tía Imelda: de punta a cabo y de cabo a rabo. Muchas cosas buenas contiene que nos permiten explicarnos el presente y el pasado reciente. En el blog del amigo Carlos Balladares Castillo (recomiendo visitarlo, pues es uno de los más leídos de Venezuela) aparece una entrevista con el autor, la cual se puede leer por aquí.

Manuel Caballero
(1931-2010)
Foto tomada del Blog Venezuela y su historia

4 comentarios:

  1. Yo tengo dos libros de don Manuel. La peste Militar y Porque no soy Bolivariano, pero me parecieron algo ¿como explico? pues como si el autor estuviera deseoso de exponer muchos temas y al mismo tiempo tuviera un vago temor de exponerlos. En "Porque no soy..." la explicación del juramento del Monte Sacro, como efecto del calor romano de agosto y del vino, me parece un argumento satírico y sin mucha base. En cuanto a lo que dice Manuel sobre Mi Delirio sobre el Chimborazo, ahí si estoy de acuerdo plenamente con él. Bolivar escribía de un modo muy cortante y consiso y ese Delirio, un tanto delirante, difícilmente le puede ser atribuído. Por otra parte el famoso Chimborazo es una montaña muy imponente y prominente y requiere mucha preparación para subir allá "arribota"
    Veo muchas referencias a otros países, a otras sociedades. A veces me parece que no hablara de nuestra realidad, percibo también la narración algo fragmentaria. Por eso no me he animado a comprar mas obras de éste autor. Y también influye el alto costo de los libros
    Es mi opinión y otros podrán no estar de acuerdo conmigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las opiniones siempre son válidas.Tengo varios libros de don Manuel. Para mi, el mejor logrado es "Gómez, el tirano liberal", que es un libro sólido y bien investigado. Ayer compré "Dramatis personae" y me he deleitado con las semblanzas biográficas que presenta. Hay otros, como el "Por qué no soy..." que me ha costado entrarle y aun sigo sin leerlo.

      Feliz día.

      Eliminar