domingo, 7 de abril de 2013

La Casa Fuerte de Barcelona, lugar de peregrinaje cívico

Ruinas de la Casa Fuerte de Barcelona
Cursaba yo el 4° grado de Primaria cuando el Hermano Petit nos hacía leer en clase algún capítulo de Venezuela Heroica  de don Eduardo Blanco. El dedicado a la Casa Fuerte de Barcelona tenía el poder de encogerme el alma. En mi inocencia de niño leído y miembro de la Cruzada Eucarística, me hacía muchas preguntas sobre la maldad humana y las virtudes de los buenos. No es lo mismo leerse versiones infantiles de la Ilíada o la Odisea, que entrarle a la épica criolla de la Guerra de Independencia y a los años negros de la guerra sin cuartel. Me entristecía en particular la muerte de tantos civiles inocentes en medio de aquel olor a pólvora y sangre.
Placa conmemorativa a los hechos del 7 de abril de 1817

Siempre quise visitar la Casa Fuerte hasta que hace unos tres años me quedé por mi cuenta en el casco histórico de Barcelona (del Neverí). Es una ciudad que, si bien descuidada por sus naturales, aún conserva muchos sitios de interés histórico y cultural en razonable estado de conservación. Es lugar de peregrinaje cívico y religioso (allí está la milagrosa imagen de Nuestra Señora del Socorro de Barcelona, conocida también como la Virgen del Totumito, que otro día visitaremos -por aquí-).

Altar construido donde estuvo el presbiterio del Convento de San Francisco

A dos cuadras de la Catedral de Barcelona, frente a la Plaza Bolívar y la Gobernación del estado Anzoátegui se encuentran las famosas ruinas que todo venezolano que se precie debería visitar. En ese lugar se llevó a cabo uno de los hechos más sangrientos de la historia de la guerra de independencia de Venezuela.   El 7 de abril de 1817, el feroz Juan Aldama (no confundirlo con el prócer mexicano del mismo nombre), toma a sangre y fuego el antiguo convento de San Francisco, convertido en Casa Fuerte, defendido por el héroe barcelonés Pedro María Freites. Veamos la escueta noticia sobre esta acción que da Vinicio Romero Martínez:
La Casa Fuerte, el antiguo convento de San Francisco, convertido por Freites y Mariño en Fortaleza, sirvió de refugio al pueblo que huía despavorido luego de la invasión de Aldama, que llegó a Barcelona con más de 4.000 soldados.
Estatua de Pedro María Freites, defensor del sitio
Los defensores del recinto, heroicos y crecidos en la acción, no pudieron resistir la furiosa acometida realista, quienes al penetrar vencedores, dieron muerte de la manera más cruel a los ancianos, mujeres y niños que estaban allí refugiados. El General Pedro María Freites fue apresado y enviado a Caracas donde fue fusilado en la Plaza Mayor (hoy Plaza Bolívar) el 17 de abril de ese mismo año. 
Visto así, el sacrificio de los patriotas no parece gran cosa, ni dice mucho sobre la importancia del antiguo convento defendido por Freites.  El Diccionario de Historia de Venezuela (Fundación Polar, Caracas, 1997) la completa:
(A su partida a Guayana, el 25 de marzo, Simón Bolívar)... ordenó que el general de brigada Pedro María Freites, con unos 700 hombre de infantería y algunos de artillería, quedase en el convento de san Francisco, de Barcelona, al cuidado del parque y otros elementos de guerra, en espera de la llegada de las fuerzas de Cumaná. Este convento había tomado el nombre de Casa Fuerte, en virtud de las obras de fortificación, construidas para la seguridad física de las tropas, de los civiles allí refugiados y del material de guerra almacenado. Las paredes exteriores habían sido acondicionadas con banquetas para los tiradores y sus correspondientes troneras. Al frente de unos 4.300 hombres, el coronel Juan Aldama invadió a Barcelona el 5 de abril de 1817 y el 7 procedió al ataque de la improvisada ciudadela, pero antes había intimado a sus defensores a una rendición incondicional, lo cual no fue aceptado. Vencida la resistencia inicial, los atacantes entraron al recinto fortificado y vencieron a los defensores en un combate cuerpo a cuerpo: las bajas fueron cuantiosas pues los atacantes no dieron cuartel.
Cuando nos leemos en el mismo diccionario los datos biográficos del Aldama nos enteramos de otros aspectos que no permiten conocer a esta bestia humana:

Cruz conmemorativa colocada en el centro del monumento nacional. Lamentablemente, los visitantes,
sin respeto alguno por la memoria de los caídos, lo usan como urinario público. El hedor es insoportable.
... El 5 de abril de 1817 invadió la ciudad de Barcelona y el 7, por orden del general Pablo Morillo, tomó por asalto a la Casa Fuerte de Barcelona donde sacrificó a quienes resistían. Se halló en la batalla de Matasiete (31.7.1817) al mando de la primera división; en octubre de ese año, pasa a ejercer el mando de la cuarta división del ejército en el bajo Apure, desde Nutrias hasta San Fernando. Combatió en los llanos; fue ascendido a brigadier; el 2 de mayo de 1818 se hallaba al mando de la caballería en la acción de la sabana de Cojedes, combatiendo a José Antonio Páez (...) El 1 de diciembre de 1819, el general Morillo envió a España una comunicación mediante la cual pide el traslado del brigadier Aldama a la Península por "tibieza e incompetencia" en el servicio y por innumerables actos de crueldad en perjuicio de algunas personas en Cumaná y otras localidades.
Aspecto del Claustro del convento
Si duda, otros vientos soplaban en España. Morillo no era particularmente clemente con los vencidos (lo había demostrado en Nueva Granada) y había que ajustarse a los cambios liberales que se estaban dando.

En los caídos estuvo Eulalia Ramos Sánchez de Chamberlain, conocida también como Eulalia Buroz, joven de apenas 21 años, viuda del patriota Juan José Velázquez y recién casada en segundas nupcias con el coronel británico William Charles Chamberlain, edecán del Libertador. Su cirta vida está llena de sacrificios por la causa de la libertad:
Monumento a Eulalia Buroz
...A principios de 1812 contrajo matrimonio con el patriota Juan José Velázquez, de quien tuvo una hija. Los acontecimientos políticos de ese año pusieron en peligro la vida de los jóvenes esposos y Velázquez partió dejando a su esposa en Tacarigua de Mamporal, la que sufriendo el asedio de los realistas huyó por los montes hasta Río Chico con su hija de apenas 40 días de nacida; la niña falleció en el camino y ella logró llegar a ese poblado. (...) Regresó con su padre a Caracas sin tener noticias de su esposo, quien fue fusilado en la plaza mayor de Río Chico en 1814. Eulalia Ramos, después de la pérdida de la Segunda República, se refugió junto con su familia en Cartagena de Indias, tuvo amistad con la familia Buroz, parientes del general Carlos Soublette, por lo que se la ha confundido a veces como miembro de la familia Buroz....
Aquí hay un aspecto interesante. La esposa de Carlos Sublette se llamaba Olaya Buroz. Eulalia y Olaya son dos formas de escribir el mismo nombre. Como datos interesante Santa Eulalia es copatrona de Barcelona, junto con San Cristóbal. Sigamos con la heroína:
...En 1815, regresó a Cumaná enterándose de la muerte de su esposo. En 1816, conoció al oficial inglés coronel Wllliam Charles Chamberlain, edecán del Libertador, con el que contrajo nupcias al año siguiente y se radicó en Barcelona. (...) El 7 de abril de 1817 irrumpieron los realistas en la fortaleza; allí pereció Eulalia Ramos junto con su esposo. Acerca de los detalles relativos a su muerte, hay varias versiones, las cuales no han sido confirmadas.
Una de esas versiones está inscrita en una lápida adosada en una casa cercana a la Ermita del Carmen, en la que dice que Eulalia, herida de muerte, fue trasladada a esa casa, donde murió junto con su niña nonata y que luego su cadáver fue trasladado a Margarita. Esta versión me parece fantasiosa porque en medio de la masacre general hubiera sido muy difícil rescatarla y ayudarla en el trance de muerte. Su posterior traslado a Margarita no tendría tampoco razón de ser. Algunas fuentes calculan que en la toma de la Casa Fuerte murieron unas 1.000 personas.

Casa donde, según una tradición, habría muerto Eulalia Buroz, luego de la toma de la Casa Fuerte.

Placa en memoria del Dr. Felipe Tamariz, caído en la acción

Niños estudiando historia patria in situ.

Aspecto de las ruinas del claustro.

Monumento a Eulalia Buroz, visto desde otro ángulo


5 comentarios:

  1. Gracias por la información. Estoy buscando material para el tema, pues, tengo intenciones de realizar un poema al respecto. Ya he consultado la escena de La Casa de Fuerte del libro Venezuela Heroica, además de consultar un libro de un escritor de la zona que también rememora la batalla. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Extraordinario trabajo William!!! Invalorable aporte al estudio y conocimiento de la historia local. Congratulaciones!!!

    ResponderEliminar
  3. !Extraordinario trabajo William! Invalorable aporte al estudio y conocimiento de historia local. Congratulaciones!!!

    ResponderEliminar