lunes, 1 de abril de 2013

Una fábula actual

Ilustración de Chagall para esta fábula


LA RANA QUE QUISO SER
TAN GRANDE COMO EL BUEY

Una rana vio un buey
de buen tamaño, a su parecer.
Ella, apenas mayor que un huevo,
envidiosa se estiró, se infló y se esforzó
en igualar la talla del cabestro,
diciendo: "- Mira, hermana, ¿ya llego?
¿es bastante? Di: ¿lo alcanzo ya?
- Nanay.
-¿Y así?
-No llegas.
- ¿Y asá?
- Ni pizca te acercas."
El enclenque animalejo
se infló tanto que reventó sin remedio.

El mundo está lleno de gente sin seso:
todo burgués construye como un señor,
todo príncipe tiene embajador,
todo marqués quiere paje tener.


Fuente:
Fábulas.
Jean de la Fontaine - Marc Chagall
Libros del Zorro Rojo, Barcelona, 2011.

La fábulas se hicieron con un fin moralizante y están dirigidas a los adultos; los niños parecen tener más sentido común. Las amenazas de Corea del Norte me han recordado esta fábula de La Fontaine. ¿Con qué rabo se sienta la cucaracha? ¿Qué piensan los vecinos, que todos son grandes como bueyes?


Desfile belicista en Pyonyang



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada