lunes, 7 de enero de 2013

Shortbread, la galleta escocesa

En la primera semana de enero de cada año es una tragedia tratar de hacer compras en abastos y supermercados en Caracas. Por su desabastecimiento, parece que hubieran sido sometidos al saqueo, o que la ciudad está sitiada; lo que se consigue es el remanente de las golosinas traídas para las fiestas decembrinas y algún producto de primera necesidad.

La sorpresa que tuve en un bodegón fue un buen surtido de confecciones británicas, entre ellas las galletas Shortbread. De inmediato recordé las primeras que comí en Trinidad hace muchos años. Venían en unas latas que, al abrirlas, mostraban unas galletas en forma de cuña con un patrón de decoración muy romántico. Su sabor y textura me recordaba a las polvorosas venezolanas (o polvorones). Recuerdo que en algún lado leí que en las bodas escocesas se distribuyen entre las muchachas presentes, quienes las colocan bajo la almohada para tener sueños románticos (con el hombre de sus sueños).

Me compré un paquete para merendarlas con un buen té at Teatime. El empaque dice: "Walkers Pure Butter Shortbread, se hornea en la recóndita villa de Aberlour, Seyside, en el corazón de la tierras altas de Escocia. El Shortbread se produce siguiendo una receta tradicional que ha sido pasada de mano en mano por generaciones en la familia Walker...", alega también que usan los ingredientes más finos, sin colores ni sabores artificiales, ni preservativos. Sí, es el mismo sabor que mis papilas rememoran de las probé hace más de 30 años.

Aquí dejo una receta que conseguí en mi biblioteca, que ojalá produzca galletas como las de la foto. La calidad de los ingredientes es importante.

Shortbread y Vintage Darjeeling tea, con el servicio de té de la abuela

SHORTBREAD
8 unidades

Ingredientes:

  • 150 gr. de mantequilla sin sal, temperatura ambiente
  • 100 gr. de azúcar
  • 180 gr. de harina para todo uso
  • 55 gr. de harina de arroz
  • 1/4 de cucharadita de polvo de hornear
  • 1/8 de cucharadita de sal


Procedimiento:

  1. Precalentar el horno a 325°F (o 170°C). Engrasar un molde bajo de unos 20 cm de diámetro, preferiblemente con un fondo removible.
  2. Con una batidora eléctrica, cremar la mantequilla junto con el azúcar hasta que la mezcla esté ligera y esponjada. Cernir las harinas, polvo de hornear y la sal y  mezclar bien con la mantequilla y azúcar.
  3. Apretar la masa en el molde preparado, alisando la superficie con la parte de atrás de una cuchara.
  4. Pinchar por toda la superficie con un tenedor. Marcar con un cuchillo 8 cuñas iguales.
  5. Hornear hasta que dore, 40-45 minutos. Dejar en el molde hasta que refresque lo suficiente como para manejarla, entonces voltear y recortar las cuñas mientras está aun caliente. Guárdese en un contenedor hermético.
Molde para Shortbread.
Se usa para imprimir los diseños en la galleta antes de hornearla


2 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar