domingo, 20 de enero de 2013

Fiestas patronales en Nirgua

Nuestra Señora de la Victoria del Prado de Talavera de Nirgua
Foto cortesía del Padre Elieser Rivero
La imagen de Nuestra Señora de la Victoria que encabeza este artículo es la que se venera desde hace siglos en Nirgua, estado Yaracuy. Lamentablemente, el Niño Jesús no es el original; debió haberse dañado en el curso de los últimos doscientos años. Hace unos ocho años fue víctima de un robo sacrílego en el que se perdió para siempre un rosario antiguo de oro. Tiene dos años de ser restaurada a su antiguo esplendor, conservando la media luna y la palma originales, gracias a la diligencia del párroco, mi amigo el padre Elieser Rivero.  Es una imagen que corresponde a la iconografía de Nuestra Señora del Rosario, como se la representó luego de la victoria de las fuerzas cristianas sobre los turcos en la batalla de Lepanto.

Nuestra Señora de la Victoria de Nirgua no aparece en el listado de devociones marianas en Venezuela que hizo el padre Pedro Pablo Barnola, ni en el libro de Alfredo Armas Alfonzo, mas por su antigüedad y valor patrimonial debería figurar entre las más destacadas.  Su fiesta es el 25 de enero, fecha de la fundación de la ciudad. Como no podré asistir, y en homenaje a la celeste patrona de Nirgua y a sus habitantes, extraigo de mi biblioteca algunas noticias que tal vez sean de su interés.

El Obispo de Caracas y Venezuela, Mariano Martí, realizó la visita pastoral a Santa María de la Victoria del Prado de Talavera (hoy Nirgua) en noviembre de 1781, procedente de Montalbán:
...Día 27 de noviembre de 1781, salimos del sitio  o casa de Villegas a las seis menos quarto de la mañana, y llegamos a esta ciudad de Nirgua a las ocho y tres quartos, distante quatro leguas. El camino malo, por motivo de los barreales, y no faltan algunos cerros.
Iglesia de Nuestra Señora de la Victoria, Nirgua
Foto cortesía del Padre Eliser Rivero
Esta iglesia es baxo la invocación de la Madre de Dios de la Victoria, que tiene Niño en los brazos. Está de continuo colocado su Divina Magestad en solo el Altar Mayor. Es de una sola nave, con una puerta a cada lado, y la puerta mayor, que es de las más grandes que he visto en este Obispado. Sus paredes de tapias y rafas, cubierta toda de texa y obra limpia. Tiene Coro alto. La Sacristía, tras del altar mayor, no más que medianamente provista de ropas, y no tiene más que un cáliz. Inmediatas al Presbyterio hay una Capilla honda a cada lado, que casi forman un cruzero, y la una de estas Capillas, que es la de la banda del Evangelio, sirve ahora de Baptisterio, que deve estar baxo el campanario, empezando a la banda del Evangelio, al entrar a la Iglesia, y con esto quedará desembarazada la sobredicha Capilla honda para un altar al Santo Christo, de que tiene una imagen muy buena (ahora en un armario en la Sacristía) una imagen de la Soledad (sic). (...) En el altar mayor nada más hay que el Sagrario, y la Virgen de la Victoria, titular de esta Iglesia, está situada en la Capilla honda de la banda de la epístola.
Para aquella época era Cura Felix Joseph Figueroa, natural de San Felipe:
Nada se ha sabido acá contra sus buenos procederes. Es activo y eficaz, enseña la Doctrina, predica y administra los Santos Sacramentos. 
El otro sacerdote también era sanfelipeño, Don Juan Joseph Bustillos, y ejercía desde una semana antes un interinamente en la sacristía de Nirgua. Al parecer era persona problemática:
No se sabe ni he tenido noticia en esta ciudad contra sus procederes. Está muy pálido y como opado. Está lleno de gálico y tiene varias llagas. Como es natural de San Felipe, tal vez sería más conveniente dexarlo en su patria para curarse. Parece de genio, y ahunque emendado como lo supongo, arrepentido, no conviene dexarle la mano.
El Obispo observó cosas interesantes durante su visita citemos primero su impresión sobre el lugar, la suavidad de su clima y la feracidad de sus suelo:
Valle de Nirgua
Imagen de Aporrea.org
Este pueblo o ciudad está colocado en una mesa o sitio, que tal vez sea el más alto de esta provincia, bastante despexado, y a distancia de una legua y media del picacho nombrado de Nirgua, que se descubre de muy lexos, y desde este pueblo no parece ni en realidad es muy alto. Este sitio es más fresco que Caracas, y el Teniente Governador me dize que ahun es menos tempestuoso que Caracas. Estas tierras son buenas y producen algodón, caña dulce, legumbres y antes se cogía tabaco, con el cual esta gente remediava sus necesidades, y ahora procura remediarlas con el algodón, texiendo lienzos y haziendo hamacas, y con esto algunos tienen con que vestirse. Y respecto que estas tierras producen buen trigo, he animado a este Cura y a este Teniente Governador y a don Basilio Ochoa, alcalde de este año, para que siembren trigo y empiezen ya este año a sembrarlo y con este exemplo se moverán tal vez los demás vezinos a sembrarlo y a todos se les seguirá grande utilidad conduciendo el trigo o harina a Caracas como la conducen desde Truxillo. A distancia de quadra y media de la plaza corre un río o una buena quebrada de agua muy buena. Esta ciudad tendrá tal vez ciento y cincuenta casas, casi todas ellas cubiertas de paja. Los feligreses de esta Parroquia, según me dize este Cura, passan de tres mil y tresientos (...) El sitio del pueblo es llano, con un declive muy suave para que no se empozen las aguas. En el circuito de algunas leguas. En el circuito de algunas leguas por todos lados de esta ciudad, ahunque hay muchos cerros, no son de arboleda, sino de hierva para animales, de manera que en estos cerros y en las sabanas se pueden criar muchas mulas y ganado vacuno, como en effecto ya hay algún ganado, y las carnes, según me dizen, son muy buenas o sabrosas y a mi me han parecido también buenas.
Pero eso no fue todo lo que se encontró el andariego Obispo en Nirgua; el vicio predominante en la feligresía era la embriaguez, "que es casi continua". Bebían aguardiente de caña que hacían en los trapiches. No había guaraperías, ni se vendía guarapo. "No se descubre acá devoción alguna entre estas gentes..."

Se percata de la situación social de la población, las disputas entre pardos y blancos por el poder municipal. La población blanca terminó mudándose a Montalbán porque sus prejuicios no les permitían compartir el poder con zambos y mulatos por muchos privilegios reales que tuvieran.

Veinte años después, Francisco Depons, agente francés en Venezuela, refiriéndose a esta ciudad, que no veía próspera explica más claramente que el obispo lo que había sucedido:
Nuestra Señora de la Victoria en su trono
Foto del P. Elieser Rivero
Nunca hubo allí muchos blancos; pero éstos disminuyeron grandemente después que los zambos de Nirgua, por sus servicios a la soberanía real, obtuvieron del Rey el título se sus fieles vasallos, los zambos de la villa de Nirgua. Los blancos hubieron de abandonar el sitio, pues el favor concedido a los zambos únicamente, no les prometía sino inconvenientes y discordias; se fueron retirando paulatinamente y en la actualidad no existen sino cuatro o cinco familias, las cuales se tendrían por muy felices si por su color pudieran gozar allí de las mismas consideraciones que se conceden al negro o al cobrizo. Todos los individuos del Cabildo son zambos; sólo el Justicia Mayor, nombrado por el Gobernador de la provincia, es blanco.
Nota el obispo la presencia en la zona de un comunero procedente del Socorro, Nuevo Reino de Granada, implicado en esa insurrección del virreinato y tal vez agente de aquellos para sublevar a la población de la provincia de Venezuela.

Mariano Martí nos da también noticias de la fundación de Nirgua:
Esta ciudad de Nirgua fue erigida por tal en 25 de enero de 1628 por don Juan de Meneses, cavallero del hábito de Santiago, del Consejo de Guerra de su Magestad, Governador y Capitán general de esta provincia, y mandó que tuviesse por nombre Santa María de la Victoria del Prado de Talavera; pero hasta el año de 1635 no consta que huviesse Cura, pues la partida más antigua es de un bautismo en dicho año de 1635, sin poderse leer el día ni el mes de dicha partida, siendo Cura don Bartholomé López. El año de 1667 fue visitada esta Parroquia por el licenciado don Andrés Román de Vera, cura y vicario de esta misma ciudad de Nirgua...
En otro lado agrega:
Respecto que esta Parroquia  de Nirgua es tan grande, se ha tenido por conveniente separar unos sitios o terrenos y erigir una nueva Parroquia en el sitio llamado Timerla, que es sitio sano, y agregarle los otros sitios de Cacote, Escondido y el sitio del Hato viejo, que todos son sanos y están muy distantes de esta Iglesia...
La fundación de esta ciudad fue complicada, debido principalmente a la resistencia de los jiraharas hasta su dominación completa por los castellanos. Tulio Chiossone en su Diccionario Toponímico de Venezuela (Monte Ávila, Caracas, 1992), lo refiere someramente:
Referencias cartográficas: Pueblo de Nirua, 1552; Nueva Xeres, 1634; Nirgua, 1762... 
(...) Se denominó Nueva Jerez de Nirgua ("Relación de la Gobernación de Venezuela y de la Nueva Andalucía, años 1571-1574" por Juan López de Velazco, en Relaciones geográficas...
Esta ciudad sólo tenía 30 personas cuando se fundó la ciudad de San Carlos de Austria por la misiones capuchinas, y faltándole tierra suficiente a esta última, ordenó el Rey que se le quitaran varias leguas a la provincia de Nirgua, colindante con la jurisdicción de San Carlos, para esa época. Nirgua fue varias veces poblada y despoblada.
Ruinas del fuerte San Vicente, testigos de la turbulenta
historia  de la conquista de la región
Foto de Yaracuy.net
Primero la pobló el gobernador don Juan de Meneses, y antes el gobernador Sancho de Alguiza (Mario Briceño Perozo). Según Codazzi, Nirgua o Nirua del Callado. También fue Nuestra Señora de la Concepción. "Fue fundada en 1552 sobre las reliquias de la ciudad de Las Palmas, abandonada por el capitán Diego Parada". "Después de varias vicisitudes, fue en 1628, con el general exterminio de los jiraharas, la pobló el gobernador don Juan de Meneses y Padilla en la parte en donde hoy permanece con nombre de Nuestra Señora de la Victoria del Prado de Talavera" (Agustín Codazzi).
(...) La dificultad existente para determinar el significado de los nombres indígenas  hace que sólo insinuemos posibilidades. Nirgua o Nirua, por su terminación gua o ua, puede ser "lugar del río" o "vertiente".
Otra posibilidad, que leí en la red, es que la palabra Nirgua derive de "nírvar", nombre de la tribu jirahara que poblaba la zona antes de su exterminio. Difícil saberlo porque los españoles no eran muy precisos a la hora de designar otros pueblos.

En Nirgua se celebran en grande sus fiestas patronales: toros coleados, riñas de gallos, bailes populares, música, platos típicos, y, lo más importante, el reencuentro con el terruño. Mis saludos desde este blog a Nuestra Señora de la Victoria y a los nirgüeños en su día.

3 comentarios:

  1. MUCHAS GRACIAS ABRAHAM. DIOS TE BENDIGA POR EL ESFUERZO QUE HACES POR EXALTAR NUESTRA HISTORIA... DOS COSAS ME GUSTARON PARTICULARMENTE: LA PRIMERA ES LA QUE SE REFIERE A LA OMISION, SOBRE LA IMAGEN DE LA VIRGEN DE LA VICTORIA, DE ESTOS DOS LIBROS POR TI NOMBRADOS. DE VERDAD LA IMAGEN DE LA VICTORIA NO SOLAMENTE ES HERMOSA, SINO QUE ES UNA DE LAS MÁS ANTIGUAS DE VENEZUELA. AL MENOS ES LA MAS ANTIGUA DE YARACUY.
    LO SEGUNDO, LO QUE SE REFIERE A LA NOTA DE MONS. MARIANO MARTÍ SOBRE LA FUNDACIÓN DE LA PARROQUIA DE NIRGUA. ES IMPORTANTE EL DATO SOBRE EL PRIMER CURA DE NIRGUA, LO QUE NOS HACE ENTENDER QUE ANTES DE ESA FECHA NIRGUA NO ERA PARROQUIA ECLESIASTICA.
    DE VERDAD AGRADECIDO. UN ABRAZO.
    P. ELIESER RIVERO (PÁRROCO DE NIRGUA)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue un placer, mi buen cura. Si quieres te envío más datos sobre el pueblo. Tuve que reducir porque se hacía muy largo para leer en pantalla. Dios y Nuestra Señora de la Victoria te mantengan. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Nirgua fue un pueblo muy acojedor alli vivio una linda viejicita Doña Librada de Gil mi bisaabuela paterna y también tuve el gusto de conocer a muchas gente pues alli nació mi papá Lino Ojeda y varios hermanos que con la busqueda de mejoras se fueron a Valencia. Una tia de alli también Virginia Ojeda de Pinto de los Pintos de la bodega frente a la antigua bomba José elias Pinto el del botiquín. Que tiempos aquellos recuerdo a un hermoso joven el de la Botica CRUZ VERDE Jose Luis Latuff. Un recuerdo que no se nos aparte del alma. Maruja Ojeda

    ResponderEliminar