martes, 22 de enero de 2013

Flores y nubes

La rosa
Arturo Michelena

FLORES Y NUBES

-Dí, madre: ¿por qué la flor
hoy tan fragante y lozana,
habrá de perder mañana
su perfume y su color?

-Hija, porque en este mundo
de apariencias, inconstante,
todo pasa en un instante,
nada es firme ni profundo.

-Y esas nubes matizadas
de púrpura y topacio
que cruzan por el espacio
como de un ángel levadas,

¿por qué, madre, su hermosura
se trueca en sombras de duelo
que cubren de luto el cielo
y el corazón de tristeza?

Tal es, hija de mi amor,
la ley que al mundo domina:
tras la rosa la espina,
tras la dicha el dolor.

-¿Y ese amor, madre, ese bien 
del corazón que suspira
también será mentira?...
-¡Quimera el amor también!

Ensueño de una hora,
esperanza de un instante,
visión hermosa y brillante
que al tocarla se evapora.

Que esas pasiones que nacen
dentro del pecho y lo agitan,
son flores que se marchitan,
son nubes que se deshacen.

-Mas ¡ay! si todo es falsía
en torno de la existencia,
¿en qué ha de tener creencia
mi corazón, madre mía?

-En Dios, que no engaña nunca
y en tu madre que te quiere:
ese es el amor que no muere,
que el engaño no trunca;

Flor que eternamente crece
en los jardines del alma,
nube de bonanza y calma,
que el viento no desvanece.

Porque en ese amir se encierra
toda verdad y consuelo...:
no hay más que Dios en el cielo
y amor de madre en la tierra.


Juan Antonio Pérez Bonalde
1846-1892
Juan Antonio Pérez Bonalde (1846-1892) es uno de los poetas más importantes de Venezuela. Su obra puede clasificarse en dos vertientes: su obra original, constituida mayormente por poemas de tipo elegíaco y de elevado sentido filosófico (Vuelta a la patria, Flor, El poema al Niágara, Primavera, Los tres, Flores y nubes, Pobre poeta, etc.) y su obra traducida (según Arturo Uslar Pietri, "tenía el don de lenguas y hablaba con impresionante perfección el inglés, el alemán, el francés, el italiano, el portugués. Hasta danés y chino parece que llegó a entenderlos"). En alemán hizo insuperables versiones de Heine, Uhland, Lenau, Herder. En inglés de Poe, Shakespeare; del portugués tradujo a Guerra Junqueiro, D'Abreu y Ferreira; del francés tradujo a Paul de Saint Victor. Su lenguaje y colores sobrepasaron a los otros poetas venezolanos de su generación, que quedaron, con pocas excepciones, enmarañados en una hojarasca sensiblera y pueblerina. Ya leeremos otras de sus obras por aquí; tal vez su traducción de El cuervo de E. A. Poe.

1 comentario:

  1. Gracias por publicar este poema, a la edad de 7 años lo recité en una actividad en la escuela, mi madre quien también fue mi maestra en mis primeros años me pidió que lo hiciera, aún lo recuerdo perfectamente pues me lo aprendí muy bien de memoria, no solo mi parte (que era la niña) sino también la parte de la madre quien lo recitaba una niña de nombre Katia.
    Gracias por rescatar la Historia 💐💐☁️☁️

    ResponderEliminar