sábado, 23 de noviembre de 2013

Perseo y Andrómeda

Perseo y Andrómeda, por Pierre Mignard (1679)

El cuadro que vemos representa a Perseo liberando a Andrómeda. Se lo robé al amigo Naiffer Olivares, amante de la mitología griega. La escena se desarrolla en Jaffa, Palestina. Perseo libera de al princesa Andrómeda, condenada a morir devorada por un monstruo marino, y la pide en matrimonio a su padre, el rey Cefeo. Le acompaña su el caballo alado Pegaso; pero no todo es mansedumbre en Cefeo, quien tiene su plan B, como muchos gobernantes de siempre. Veamos lo que nos dice Higinio en su libro Fábulas mitológicas (Alianza Editorial, Madrid, 2009):
Para Casíope la belleza de su hija Andrómeda era superior a la de las Nereidas. Por ello Neptuno reclamó que Andrómeda, hija de Cefeo, fuera ofrecida a un monstruo marino.
Se ie que Perseo llegó volando allí con las sandalias de Mercurio y que la liberó del peligro cuando era ofrecida al monstruo. Como quería llevársela, su padre Cefeo y su prometido Agénor decidieron matarlo en secreto.
Pero él se enteró del complot, puso ante sus ojos la cabeza de la Gorgona y la forma humana de todos quedó transformada en piedra. Perseo regresó con Andrómeda a su patria...
Ese tal Agénor, es mejor conocido como Fineo, hermano de Cefeo, al menos así lo dicen Ovidio y Apolodoro. Este último, en su Biblioteca mitológica (Alianza Editorial, Madrid, 2004), ubica la escena en Etiopía; Perseo viene de matar a la Górgona y lleva su cabeza en la kíbisis...
Al llegar a Etiopía, donde reinaba Cefeo, halló a la hija de éste abandonada como presa a un monstruo marino. pues Casiopea, la esposa de Cefeo, había competido en belleza con las Nereidas y se jactaba de ser superior a todas ellas. Por eso se habían encolerizado las Nereidas y Posidón, que compartía su indignación, envió una inundación y un monstruo contra la comarca. No obstante, Amón vaticinó que se verían libres de la calamidad si la hija de Casiopea, Andrómeda, era ofrecida como alimento para el monstruo; Cefeo fue obligado por los etíopes a hacerlo y encadenó a su hija a una roca. Al verla, Perseo se enamoró de ella y prometió a Cefeo que aniquilaría al monstruo si, una vez a salvo, se la daba como esposa. Habiéndose realizado los juramentos en estos términos, se enfrentó al monstruo, le dio muerte y liberó a Andrómeda. Entonces Fineo, que era hermano de Cefeo y estaba prometido con anterioridad a Andrómeda, tramó un complot contra él, pero cuando Perseo tuvo conocimiento del mismo, mostrando a éste y a los que con él participaban con él en la conjura, la Górgona, a punto los convirtió en piedra.
¡Qué familia la de Andrómeda! La madre, Casiopea, ofende a los inmortales con su vanidad, mientras Cefeo no presta fidelidad a la palabra empeñada ni respeta las leyes de la hospitalidad. Nada queda sin castigo. Al final Perseo y Andrómeda se unieron y formaron familia:
... a Perses, al que dejó al lado de Cefeo, de éste se dice que descienden los reyes de los persas; y en Micenas tuvo a Alceo, Esténelo, Heleo (o Elio), Méstor, y Electrión y una hija, Gorgófone, a quien tomó por esposa Perieres.
Perseo y Andrómeda, por Francois Lemoyne (1723)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada