martes, 5 de noviembre de 2013

Cine insano



Hace unos día compré, sin hacer muchas ilusiones sobre su contenido, el libro Cine insano (T&B Editores, Madrid, 2012), obra de Luis Miguel Carmona, quien a través de la reseña y análisis de 400 películas nos pasea por la historia del cine desagradable. Al llegar a casa y comenzar a hojearlo, y ojearlo, me fue capturando por su bien informado contenido. En suma, Carmona nos deleita con sus comentarios de cinéfilo sin entrar en detalles técnicos que harían del texto una cosa árida.

De la contraportada:
A través de 400 películas, algunas célebres como "La naranja mecánica" o "irreversible" y la mayoría poco conocida para el gran público, pero que son todo un descubrimiento en este tipo de cine de "mal rollo", se irán analizando, y en ocasiones pormenorizando, los títulos más relevantes de unas obras que provocan y hacen reflexionar al espectador sobre la crudeza del mundo en el que nos desenvolvemos diariamente.
Desde el expresionismo alemán de los años 20 con cineastas como Murnau y Fritz Lang, a la depresión que llevaron los nazis en los años siguientes reflejada en títulos agobiantes como "La zona gris"; las películas prohibidas de "exploitation", "gore" y LSD en los 50 y 60; la aportación italiana de los documentales salvajes iniciados por "Ese perro mundo", así como el cine de caníbales en películas tan célebres como "Holocausto caníbal"; el mundo desasosegante de las torturas, violaciones y asesinatos reales, todo bajo la influencia del Marqués de Sade; las perniciosas producciones norteamericanas sadomasoquistas para adultos de la década de los 70; las películas extremas realizadas en Japón como la infame saga Guinea Piga en los 80... Así hasta llegar al sufrimiento supremo de los últimos y polémicos títulos como "A Serbian film" y "Martyrs".
En consecuencia, todo un catálogo de calvarios físicos y mentales que han convertido en mitos de lo enfermizo a cineastas como David Cronenberg y Michael Haneke. Se podría decir "que lo disfruten", pero quizá se trate de todo lo contrario.
Al revisar este amplio catálogo, apercibo que he empleado algo de mi tiempo en ver películas de este género, aunque no el suficiente para ser un experto. El libro de Luis Miguel Carmona se hace interesante para quienes deseen explorar este repertorio de desesperación.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada