jueves, 3 de octubre de 2013

Sexo, pasión y muerte en Miraflores III

Domingo Alberto Rangel Burgoin , político, profesor universitario e intelectual venezolano (c. 1981), autor
de Gómez, el amo del poder, uno de los mejores textos sobre el Gomezato, según opinión de Arturo Uslar Pietri.
(1923-2012)
CONTINUACIÓN (segunda parte aquí)

Seguimos con esta historia de poder totalitario, corrupto y nepótico con una familia disfuncional. Debería servir de lección para los políticos de siempre. La cosas, que ya están feas por la rivalidad entre los juanchistas y los vicentistas, se ponen color de hormiga a medida que avanza 1923. Que nos siga contando Domingo Alberto Rangel, quien nos da una buena versión de los hechos, en particular el fatal conflicto entre Dionisia y Juancho:

"En uno de sus fundos en Maracay, Gómez recibe el saludo de un diplomático, en presencia del Jefe de
sus Edecanes, de Santos Matute Gómez, Itriago Chacín, Eleazar López Contreras y Efraín González, los tres
últimos miembros del Gabinete Ejecutivo".  (Luis Cordero Velásquez. Gómez y las fuerzas vivas)

Santos Matute Gómez -detrás del Benemérito-, unos años antes de esta foto, había pretendido
la mano de Margarita Torres, hija de Dionisia Bello. Las consecuencias de la ruptura del
noviazgo fueron fatales.
Dionisia Bello tiene una hija de su matrimonio en el Táchira llamada Margarita Torres. Es bella la mujer.  De sus encantos se ha prendado Santos Matute Gómez, miembro del viejo clan que ha venido del Táchira. Margarita ha visitado a Santos cuando éste desempeñaba la Presidencia del Estado Zulia. Hay promesas de matrimonio. Santos consulta a Juancho. Vos si serás pingo, le contesta el primo. ¿No ves que Margarita es una perdida? El otro palidece. Aquello constituye una afrenta a su honor. Tener relaciones y desposar a una perdida es el colmo de la necedad para hombres cuyo machismo es el primer atributo del señorío. ¿Cómo lo probás? Yo me he acostado con ella. El matrimonio queda desbaratado. Pero días después, Dionisia Bello irrumpe en Miraflores. calumniador, miserable, las palabras salen lentas pero cargadas de cólera como lava de estornudo volcánico Me las vas a pagar, termina la mujer, con la amenaza vengativa que ya no es palabra sino fulgor de ojos y espuma de labios enfriados por el goce de su determinación.
Margarita Torres cae de un balazo. El espejo que tenía en la mano rueda hacia el suelo. Y un hilo de sangre le mancha las sienes. Estaba acicalándose en su cuarto cuya ventana se abre hacia la calle. Nadie sabe de dónde vino la bala. Dionisia Bello cree que su hija se ha suicidado porque es la versión que acalla el escándalo. Y aquello acrecienta su odio hacia Juancho Gómez. La muchacha se ha matado porque Juancho la privó de su honor. Entre tanto, Juan C. Gómez, se ha prendado de un zagaletón que era la pasión de Barrientos, también aficionado a la homosexualidad. Dionisia Bello conoce la fiera cólera de celos que aborrasca el pecho de Barrientos. ¿Y por qué no valernos de este carajo para liquidar a Juancho? Barrientos acepta. Pero mucho cuidado. No vas a hablar. Dionisia llama al hijo que es Inspector General del Ejército. Mamá, cómo vas a hacer eso. Tonto, si desaparece Juancho vos serás Presidente. Y el hijo se deja traicionar por sus propias ambiciones. Dionisia vuelve a Miraflores. Pacto de sangré, sabés, Barrientos. No hablás. Pacto de sangre. Dionisia y Barrientos van a vengar sus agravios. Y José Vicente encontrará el camino de su ascenso definitivo en aquel crimen.
Las cosas se complican. ¡Qué gente más torcida!  Margarita estaba ya, según el criterio de la época, "quedada" o solterona... Se le iba el último tren en la persona de un viejo solterón también. El primo Santos no era un muchacho, pero comía casquillo con facilidad. Por algún lado leí que, luego de la conversación con Juancho, Santos se largó a Los Teques hecho una furia e insultó a las dos damas llamándolas de muérganas para abajo. Me imagino que el poco caballeroso comentario de Juancho tiene que ver con el equilibrio de poder en el clan; se siente la mano de Eustoquio en el asunto. Si Santos casaba con Margarita, entraba a fortalecer al grupo vicentista. ¿Una perdida? Lo dudo. Lleguemos a los hechos:
Juan Vicente Gómez en el fundo Tocorón.
Detrás a su derecha, el siempre fiel Coronel Tarazona.
Juancho ha ido la noche del 9 de junio de 1923 al teatro Olimpia donde hay una revista. Allí se exhibe con Vito Modesto Franklin quien luce corbata floreada, pantalón azul, chaqueta roja y zapatos de dos tonos. Es el figurín de la ciudad y Juancho ama aparecer junto a él para darse aires de tolerantes con las extravagancias. Vito Modesto, como árbitro de la moda, es personaje que baña de popularidad a quienes se le acerquen. A medianoche Juancho regresa a Miraflores. Encarnación Mujica le suministra un soporífero en el guarapo que don Juancho, fiel a las costumbres andinas, bebe antes de dormir. Después vienen las veintisiete puñaladas que le infiere Isaías Barrientos. Dionisia Bello, vestida de hombre, vigila de cerca los pasos de su cómplice. Y Juancho pasa a la eternidad.
El crimen es descubierto por una doméstica. Llaman a Tarazona que prepara en ese momento frente a Miraflores, un jugo de naranja para Juan Vicente. El indio regresa atónito. Don Juancho, lo mataron. Juan Vicente va a Miraflores. Ve al hermano inmóvil. Detengan a toda la guardia de palacio. Barrientos, Mujica y Andara, los ejecutores materiales pasan a La Rotunda y con ellos inocentes oficiales de la guarnición de Miraflores. José Vicente se ha paseado la noche del crimen por lugares notorios de Caracas. Es la coartada. Pero tiene que liquidar a un oficial de Los Teques que se asusta una vez perpetrado el homicidio. Era el oficial que había acompañado hasta Caracas a Dionisia Bello disfrazada de hombre.
Unas pocas palabras antes de terminar el capítulo de hoy. Indudablemente doña Dionisia tenía tabaco en la vejiga. Ella vivía en el sector El Llano de Los Teques. Eso de trasladarse de madrugada (a las 3 a.m. se consumó el hecho) hasta Caracas para asegurarse de que se cumpla la venganza dice mucho de ella, su fiereza y su rencor. Hay también otros detalles que Rangel no menciona, pero que son esclarecedores y abren otras interrogantes. Muchas cosas pasaron después con los presos y los esbirros; la valentía y silencio de Isidro Barrientos ante la crueldad de sus verdugos; la caída en desgracia y exilio dorado de Dionisia, etc. De eso hablaremos mañana.

CONTINUARÁ (por aquí)


3 comentarios:

  1. No diré nada sobre la parte histórica. Conozco el tema muy por encima. Por supuesto se que Juancho Gomez murió apuñalado en Miraflores mientras dormía en un chichorro y que se creyó lo habían confundido con Juan Vicente. Pero hasta ahí no mas llego

    Lo que quería comentarle es la foto de la placita de La Concordia. ¿Como se puede respetar a un partido que empieza por derrocar al presidente mas democrático que ha tenido Venezuela y tiempo después derriba su monumento a sus correligionarios caídos para substituírlo por un estacionamiento subterráneo?.

    Olmar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así son las cosas en Venezuela. Jamás se ha debido tumbar ese monumento, que era muy bonito, para convertir la zona en un muladar. La culpa no es del ciego, sino de quien le da el garrote.

      Eliminar
  2. Autor de la fotografía de DAR: Orlando Hernàndez. Cordialmente (y por aquello del derecho moral): el autor. Saludo...

    ResponderEliminar