martes, 16 de julio de 2013

Algunas de mis orquídeas


Miltonia spectabilis. Es una orquídea brasileña que requiere días cálidos y noches frías (mínimo de 10°C de diferencia). La compré en una exposición y tuve que esperar 4 años para ver la primera flor.

Desde que cursaba bachillerato me entró la fascinación por las orquídeas y periódicamente compraba algún ejemplar en el mercado de Chacao, a tres cuadras del colegio en el que estudiaba. Pero sucede que para su cuido y cultivo exitoso se requiere de paciencia y algo de conocimiento, así como también llevar una vida sedentaria. Poco o nada de esto pude darles en los lejanos años 60 y mucho menos en la vida de gitano que lleva un funcionario diplomático. 
Volví a retomar esta afición a raíz de mi jubilación y hasta hice un curso en el que la mayoría de los participantes eran de la Tercera Edad (y a veces de la Cuarta). Ellas retribuyen el cuido que se les da y nos regalan con sus flores.
Cultivar orquídeas en un apartamento tiene sus trucos y limitaciones. A continuación fotos de algunas de mis plantas.
Lophiaris cathagenensis (Oreja de burro) Otra especie resistente y vigorosa que cada año produce una larga vara floral (la de este año medía 1,40 m y tenía más de 100 florecitas agrupadas en ramilletes)

Oncidium cebolleta (Rabo de lagartijo, por la forma de sus pseudobulbos). Las flores amarillas, moteadas de marrón claro son vistosas y permanecen en la vara por unas dos semanas, muy fácil de cultivar.

Prostechea fragans. Tiene un largo período de floración en el cual el ambiente se perfuma
con aroma de nardos y azucenas. Las flores permanecen en la vara por casi un mes.
Resistente y fiel

Dimerandra Sp. Estas florecen desde octubre hasta febrero-marzo. Los pseudobulbos se años anteriores siguen floreciendo cada año hasta que se agotan; mientras tanto, surgen nuevos con más flores. Da gusto verla cuando está en su apogeo, pues lo hace en abundancia. 

Pleurotallis Sp. La flor mide unos 3 mm. Requiere mucha humedad y es delicada (cuidado con el riego; ni mucho ni poco)

Desconozco el nombre de esta miniatura. Es muy fiel y resistente. Requiere bastante humedad. Las flores permanecen sin marchitarse por unas dos semanas y tiene un período de floración bastante extenso.

Catasetum macrocarpum (Cigarrón). La compré frente al Museo Jesús Soto en Ciudad Bolívar. Resistente, vigorosa y fácil de cuidar. Siempre me produce flores masculinas. Si la planta crece a pleno sol, las flores serán femeninas. Mucha gente las desprecia por lo poco vistoso de su aspecto, pero son muy interesantes.

Maxillaria camaridii. Hay que ser madrugador para ver las pequeñas flores de esta especie; abren poco antes del amanecer y a media mañana  ya están marchitas. Crecen rápidamente y son de fácil cuido.

Cygnoches chlorochillon. Su nombre quiere decir "cuello de cisne" por la forma curvada de la columna. Es una catasetinea, muy resistente. Requiere abundante agua mientras está en crecimiento y floración y agradece la sequedad durante su dormición. Cuando surge un nuevo brote, se comienza de nuevo el riego.  Tiene como particularidad que el pseudobulbo del año previo marchita cuando el nuevo ha rendido sus flores.

Coryanthes cataniapoensis. Esperé poco más de dos años para que se adaptara a las condiciones de Caracas. Tiene una estructura diseñada para atraer un tipo de insecto, atraparlo, perfumarlo y liberarlo luego de haber cumplido con su deber polinizador. Tiene un aroma limpio y penetrante entre producto químico y chicle bomba.

Stanhopea wardii. Resistente y fiel. Debe ser sembrada en cestas para permitir que la vara floral crezca hacia
un lado y luego las flores cuelguen. Da muchas satisfacciones

Cattleya mossiae (Flor de mayo) la flor emblemática de Venezuela.
Son plantas resistentes y que se adaptan rápido y bien. Fáciles de cuidar.

Brassia Sp. La compré como corte en una exposición en Maracay. Luego de dos
años produjo su primera floración. Da gusto verla.

8 comentarios:

  1. Hola, acabo de descubrir tu blog. Tiene muy buena pinta. Transmite sensibilidad, muchos conocimientos y eclecticismo. Y las orquídeas que muestras en esta entrada me parecen (como son las orquídeas, en realidad) hermosísimas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Bienvenido al blog. Se aceptan críticas y comentarios. Si te interesa algún tema, no dudes en comunicarte, que complazco solicitudes.

      Eliminar
  2. Siempre fui amante de las flores y de las orquídeas aunque siempre las consideré clase aparte y de trato exclusivo y de cuidado para las que merecen tiempo, paciencia, conocimiento y un excelente lugar donde tenerlas.
    La satisfacción es verlas crecer sanas y hermosas y el premio viene con los primeros botones y hojas nuevas.
    El otro sábado compré bajo el Puente de las FA el libro de Pierre Couret "Joyas en las Orquídeas Venezolanas" edición póstuma de 1982 cuya primera edición agotada es de 1977. No es que sea el libro más hermoso sobre orquídeas venezolanas porque en nuestro pais la orquideología está extendida a varios clubes, sociedades y jardines y libros editados aquí conozco una obra en 8 tomos que es bastante escasa, "Orquídeas para Aficionados" de 1964, el libro de Pierre Couret, uno del Dr. Gustavo Romero y otro que se me escapa. La colección más especializada son los ocho tomos entre 1959 y 1969 cuyo autor creo era norteamericano y que se pueden conseguir en El Buscón.
    Sobre Pierre Couret médico francés integrante de la expedición Venezolano Francesa de 1951 a las fuentes de Orinoco era el esposo de Enriqueta Pardo una de las encargadas-dueñas de Soberbia C.A la librería de Pte. Anauco quien vive bien lúcida a sus 89 años con su hermana de 86 más lúcida y chispeante que cualquiera (apartando a tus tías, las mías y a Cecilia Martínez)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Comencé mi afición por las orquídeas cuando era un muchacho de 14-15 años, pero las tuve que dejar. Es una afición de viejos con tiempo de sobra. Fui al curso de la SVCN y era de los más jóvenes. Se requiere no sólo tiempo, sino sedentarismo y mirarlas todos los días. De resto, son fáciles de cuidar.

      Otro buen libro, además del de Couret, es el de Dunsterville, quien publicó primero un catálogo general de orquídeas venezolanas (sigue siendo un clásico de unos 6 tomos) y luego varios libros con muy buenas fotos.

      Eliminar
  3. Son muy bellas sus orquídeas. Se ve que están bien cuidadas y consentidas. La verdad yo nunca había tenido orquídeas, pero desde que poco a poco fui trayendo algunas a casa me siento feliz, les dedico mucho tiempo, a veces de sólo contemplación, les hablo, las mimo y las cuido mucho. Me dan satisfacciones que no esperaba.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es lo principal: observarlas, limpiarlas, mimarlas, pero sin mucho jurungar. Deben mantener siempre la misma orientación y el mismo sitio. Dan sus satisfacciones.

      Eliminar
  4. hola, me regalaron una orqui orejas de burro en muy mal estado, si me pudieras orientar sobre sus cuidados, ge lo agradeceria mucho, saludos

    ResponderEliminar
  5. Excelentes Orquídeas, de todas tambien tengo las orejas de burro desde hace unos dos años, pero nada que florecen. Saludos y éxitos con sus orquídeas!!!

    ResponderEliminar