martes, 19 de agosto de 2014

Pescadilla al horno

Pescadilla real (Macrodon ancylodon), también conocido entre los pescadores venezolanos como Curvinata de mar.

La pescadilla con la que ilustramos el artículo de hoy se ve más buenamoza  que las que uno ve normalmente en las pescaderías. En persona tienen una cara feroz que recuerda un diablillo, pero tiene las aletas desarregladas como las de la foto, que acentúan su condición de fea. Quienquiera que la vea y no la haya probado, se imagina un pescado de mediocre calidad, armado de espinas por todos lados y difícil de comer. Todo lo contrario.

La pescadilla es uno de los pescados de carne más delicada y fina. A pesar de su tamaño, las espinas no son abundantes y son fáciles de evitar y no se da el feo espectáculo de luchar con el pescado en la mesa. Ayer, en la pescadería, vi unas hermosas catalanas y unos parguitos incitantes. Cuando empiezo a ver mi futuro almuerzo, el pescadero me dice: "Tengo pescadilla" y me muestra dos hermosos ejemplares. Como hacía unos 20 años que no comía esta delicia, decidí llevarme dos ejemplares que preparé al horno; la mejor manera de tratar esta especie.

PESCADILLA AL HORNO CON SABORES MEDITERRÁNEOS
2 porciones

Es esta una receta que se me ocurrió al momento, fácil de preparar y de un grato sabor mediterráneo.

Ingredientes

  • 2 pescadillas, evisceradas y limpias
  • 1 cebolla, cortada en cubos o medias lunas
  • 3 o 4 dientes de ajo pelados y cortados groseramente
  • 1/2 pimiento rojo ( tal vez se prefiera pimentón), en tiras delgadas
  • 3 tomates perita, despepitados y fileteados
  • Sal, pimienta hierbas de Provenza al gusto, pero no en exceso.
  • 6 o 7 aceitunas Kalamata
  • Una cucharadita de alcaparras, lavadas.
  • Aceite de oliva


Preparación:

  1. Se hacen tres cortes no muy profundos a los pescados por ambos lados para que el aderezo penetre. En una bandeja de hornear, se aderezan las pescadillas con sal, pimienta y hierbas de Provenza por todos lados, incluida la cavidad del vientre. Se le agrega un chorrito aceite de oliva se les deja reposar.
  2. Se precalienta el horno a 350°F.
  3. Se preparan los vegetales con los que se va a hornear: cebolla y ajo, que se mezclarán con el pimiento y se aderezarán con hierbas de Provenza y aceite de oliva. Se coloca la mitad de la mezcla debajo de los pescados, en la cavidad del vientre y por encima. La otra mitad se mezcla con los tomates y se cubren los pecados con los vegetales. 
  4. Se adorna con las aceitunas, las alcaparras y si se desea, un chorrito de aceite de oliva. Se lleva al horno hasta que estén en su punto. Queda delicioso y delicado.

Lo acompañé de un arroz con hierbas y zanahoria.

NOTA: Después colocaré la foto del plato terminado. Tengo dificultades para bajarla. 

6 comentarios:

  1. Te felicito. Yo soy incapaz de cocinar un pescado. Asi que admiro a quienes si lo hacen y, además, les queda bien

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. En verdad cocinar un pescado no tiene gran ciencia. El secreto está en retirarlo del fuego cuando está en su punto; un poco más y se seca.

      Otra día prepararé uno al vapor como lo hacen en Haití. Una verdadera delicia.

      Feliz tarde.

      Eliminar
  2. No es que no lo sepa hacer. Se hacer desde un sancocho hasta quibbe de pescado o pescado con salsa de piña, pasando por un buen mojito.

    Pero retrocedo ante el olor que invade la casa, la ropa y mis manos. A lo mas que llego es a hacerlo en papillote. Y renuncié al mojito cuando Viocar subió tanto el frasquito de leche de coco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, ya eso es otra cosa. Una vez a mamá se le ocurrió comprar cazón fresco y la casa se puso hedionda. Resolvió no prepararlo más nunca.

      Eliminar
  3. Te gustan los animales, ¿cierto? Estos no son comestibles pero...https://www.facebook.com/photo.php?v=10200387320826253&set=vb.1252454892&type=2&theater

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy lindos. En Haití le atribuyen poderes afrodisíacos al gato a la parrilla. Se le considera una delicadez.

      Eliminar