martes, 11 de marzo de 2014

Savitri



ÇAVITRI
 Maha-Baratta

Pour sauver son époux, Çavitri fit le vœu
De se tenir trois jours entiers, trois nuits entières,
Debout, sans remuer jambes, bustes ou paupières :
Rigide, ainsi que dit Vyaça, comme un pieu.

Ni Çurya, tes rais cruels, ni la langueur
Que Tchandra vient épandre a minuit sur les cimes
Ne firent défaillir, dans leurs efforts sublimes.
La pensée et la chair de la femme au grand cœur.

-Que nous cerne l’Oubli, noir et morne assassin,
Ou que l’Envie aux traits amers nous ait pour cibles,
Ainsi que  Çavitri faisons-nous impassibles,
Mais, comme elle, dans l’âme ayons un haut dessein.




El poema de Paul Verlaine que acabamos de leer aplica una rara ortografía a las palabras en sánscrito. La protagonista no es otra que Savitri a la que Verlaine, además de la  Ç, coloca un acento circunflejo sobre la última I. Así mismo, Vyaça es Vyasa, el mistico poeta del Mahabharata; Çurya, el dios del sol entre los hindúes, es Surya, y Tchandra es Chandra, dios de la luna. La traducción al castellano de Antonio Martínez Sarrión (Poemas saturnianos - Fiestas galantes. Hiperión, Madrid, 2011), conserva la ortografía de Verlaine. Helo aquí:

ÇAVITRI
 Maha-Baratta

Para salvar a su esposo, Çavitri prometió
Permanecer en pie tres días con sus noches
Con piernas, busto y párpados inmóviles,
Rígida como estaca, según escribe Vyaça.

Ni Çurya con sus rayos, ni el torpor que derrama
A medianoche Chandra sobre las altas cimas,
Hicieron vacilar, en su imponente esfuerzo,
La carne o el espíritu de mujer tan leal.

Que nos cerque el Olvido, ese asesino oscuro,
O que la amarga Envidia nos use por diana,
A ejemplo de Çavitri seamos impasibles
Mas como en ella, dentro, triunfe un alto designio.



Paul Verlaine
(1844-1896)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada